¿Cómo afectan las bebidas gaseosas nuestra salud?

Thais Guillén Otero·
20 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
16 Noviembre, 2018
Los ácidos y la cafeína dificultan la absorción de hierro y de calcio en los huesos, por lo que favorecen la aparición de anemia y osteoporosis.

Las bebidas gaseosas tienen algo que atrapa y que te hace tomar una y otra y otra más todos los días. Puede que te estés preguntando qué puede haber de malo si se supone que son bebidas energéticas y que, además, reducen el apetito.

La verdad es que los estudios científicos más recientes indican que los refrescos pueden ser muy perjudiciales para la salud. Sigue leyendo para conocer cómo pueden afectar al organismo.

¿Qué son las bebidas gaseosas?

La mezcla de agua filtrada, dióxido de carbono, edulcorantes (sustancias que proporcionan sabor dulce) y acidulantes (sustancias que modifican o controlan la acidez) da lugar a los refrescos. Su inicio y desarrollo se dio en la industria farmacéutica, ya que eran utilizados como tónicos para aliviar el dolor de cabeza y la indigestión.

Muchos años han pasado desde aquel comienzo y muchas son las variedades de bebidas gaseosas de las que disponemos hoy en día. Ahora bien, desgraciadamente, cada día se descubren más efectos perjudiciales de los refrescos azucarados para el ser humano, sobre todo para los niños. 

Estos son algunos de los síntomas que sobrevienen si consumes demasiadas bebidas gaseosas:

Síntomas del consumo excesivo de bebidas gaseosas

  • Dolor de cabeza.
  • Temblores.
  • Arritmia cardíaca.
  • Ansiedad.
  • Problemas para dormir o insomnio.
  • Depresión.
  • Náuseas y vómitos.
  • Micción frecuente.
  • Disminución de la densidad de la masa ósea (por baja absorción de calcio).
  • Reducción del apetito.

No te olvides de leer este artículo: Bebidas ligeras y sanas para quitar la sed

¿Cómo afectan las bebidas gaseosas a la salud?

Cada vez existen más investigaciones que señalan los efectos negativos de numerosos productos que nos hemos acostumbrado a consumir. Es el caso de las bebidas gaseosas.

Impacto en el sistema nervioso

Muchas de estas bebidas contienen una alta concentración de cafeína. La cafeína es un alcaloide que tiene efectos estimulantes sobre el sistema nervioso autónomo y el corazón, por lo cual estimula el estado de vigilia y la resistencia al cansancio. Además, actúa como vasodilatador, pero hasta aquí llegan sus beneficios.

El consumo excesivo de cafeína provoca dependencia, dolor de cabeza, arritmia cardíaca, insomnio y ansiedad. Los mismos síntomas que experimentarás si tomas demasiado café o té a diario.

Puede interesarte: 6 trucos para fortalecer tu sistema nervioso

Efecto cancerígeno

A las bebidas gaseosas se les añaden numerosos conservantes, acidulantes y aditivos químicos para conservarlos durante más tiempo y para que nos resulten más adictivos y atractivos. Estas sustancias tienden a acumularse en los tejidos provocando la aparición de células cancerígenas y el desarrollo de tumores a largo plazo, además de problemas en el sistema renal.

Aumentan el reflujo durante la digestión

Al contrario de lo que se pensaba, los refrescos pueden tener un efecto negativo en el proceso digestivo. El dióxido de carbono presente en estas bebidas aumenta la acidificación de los jugos gástricos y acelera la digestión.

Al mismo tiempo, provoca reflujo gastroesofágico, acidez y problemas de absorción, lo cual puede afectar a las personas que padecen de gastritis y úlceras estomacales.

Pueden causar caries

También se ha indicado que el CO2 y el azúcar que contienen afectan la boca y dientes, ya que alteran las percepciones del gusto, corroen el esmalte dental y pueden causar la aparición de caries.

Provoca sobrepeso

Un exceso en el consumo de estas bebidas provoca aumentos en los niveles de azúcar en sangre, inflamación del páncreas y diabetes. Por otra parte, los carbohidratos que no se convierten en energía se acumulan en forma de grasas en tejidos y arterias, lo que provoca sobrepeso y arterioesclerosis.

Pérdida de masa ósea

Por si fuera poco, los ácidos y la cafeína presentes en estas bebidas también son dañinos para el esqueleto. Interfieren en la absorción de calcio en los huesos, lo que provoca la pérdida de masa ósea, los debilita y favorece la aparición de osteoporosis. Por otra parte, la combinación de azúcar y ácido dificulta la absorción de hierro.

Cuidado con los refrescos “light”

Para evitar los problemas de peso y la diabetes no basta con tomar bebidas light. Hay que advertir que los edulcorantes sustitutos del azúcar tampoco pueden ingerirse en grandes cantidades. Son sustancias que interfieren con diversas reacciones metabólicas y pueden provocan daños cerebrales, pérdida de memoria e incluso favorecen el desarrollo de enfermedades como el Alzheimer.

Y para terminar

Agua colon

A pesar de que puedan resultar deliciosas, te recomendamos que optes por tomar agua, zumos o batidos, pues así estarás protegiendo tu salud. Este consejo está dirigido especialmente a:

  • Embarazadas.
  • Personas que sufren de problemas nerviosos.
  • Afecciones en las mamas.
  • Úlceras gástricas.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Hipertensión arterial.
  • Migraña.

Tenemos que tener en cuenta que los refrescos llevan bastante azúcar, en especial los “light”, hay que consumirlos con moderación, ya que pueden provocar problemas como el sobrepeso. Recuerda, placer y salud deben ir de la mano.

  • Vartanian, L. R., Schwartz, M. B., & Brownell, K. D. (2007). Effects of soft drink consumption on nutrition and health: a systematic review and meta-analysis. American journal of public health, 97(4), 667–675. https://doi.org/10.2105/AJPH.2005.083782
  • Anjum, I., Jaffery, S. S., Fayyaz, M., Wajid, A., & Ans, A. H. (2018). Sugar Beverages and Dietary Sodas Impact on Brain Health: A Mini Literature Review. Cureus, 10(6), e2756. https://doi.org/10.7759/cureus.2756
  • Chazelas, E., Srour, B., Desmetz, E., Kesse-Guyot, E., Julia, C., Deschamps, V., Druesne-Pecollo, N., Galan, P., Hercberg, S., Latino-Martel, P., Deschasaux, M., & Touvier, M. (2019). Sugary drink consumption and risk of cancer: results from NutriNet-Santé prospective cohort. BMJ (Clinical research ed.), 366, l2408. https://doi.org/10.1136/bmj.l2408