¿Cómo consumir valeriana de forma correcta?

A pesar de ser un relajante natural, es muy importante respetar determinadas pautas al consumir valeriana, como no combinarla con otros medicamentos ni con la ingesta de alcohol.
¿Cómo consumir valeriana de forma correcta?

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 20 julio, 2022

Consumir valeriana de manera correcta puede servir como coadyuvante para calmar los nervios y mejorar la calidad de sueño. Esta planta, cuyo nombre científico es Valeriana officinalis, se popularizó en todo el mundo como un tranquilizante natural, ya que disminuye los episodios de ansiedad y estrés.

Se estima que concentra más de 120 componentes químicos, entre los cuales se destacan los antioxidantes, el ácido valerénico y el ácido isovalérico. Además, según una revisión de estudios publicada en Neuroscience, Neurology & Psychiatry, la raíz de esta planta es base de varias medicinas herbales contra el insomnio.

¿Qué es la valeriana?

Valeriana officinalis, más conocida como «valeriana», es una planta medicinal originaria de Asia y Europa. En la actualidad también se cultiva en otros países del mundo y, de hecho, es la base de muchos productos farmacéuticos con propiedades sedantes.

Sus flores también se emplean para la elaboración de perfumes y aceites esenciales. No obstante, su raíz es la que suele prepararse con fines medicinales. La misma tiene un olor a tierra fuerte, ya que concentra aceites volátiles y otros compuestos que le confieren sus propiedades.

infusión colitis ulcerosa
De la valeriana suele emplearse la raíz porque concentra aceites volátiles y otras sustancias con efecto sedante.

Propiedades de la valeriana

La valeriana se destaca por sus propiedades sedantes, ya que contribuye a relajar el sistema nervioso y el cerebro. Debido a esto, es uno de los remedios más populares a la hora de mitigar los efectos del estrés, la ansiedad, el insomnio y el nerviosismo.

Un artículo publicado en Farmacia Profesional atribuye dichos efectos a su concentración de sustancias como las siguientes:

  • Sesquiterpenos.
  • Iridoides.
  • Glúcidos.
  • Almidón.
  • Ácidos grasos.
  • Ácidos fenólicos.
  • GABA.
  • Glutamina.
  • Arginina.
  • Trazas de alcaloides.
  • Resina.
  • Flavonoides.
  • Triterpenos.
  • Aceite esencial rico en monoterpenos.

¿Cómo funciona la valeriana?

Sustancias como el ácido valerénico, el ácido isovalérico y los antioxidantes le confieren efectos sedantes a la valeriana. Así, su preparación en extractos y tés contribuye a controlar los trastornos del sueño y disminuir la ansiedad. 

La raíz de la planta, en particular, ha sido estudiada por su interacción con el ácido gamma-aminobutírico (GABA), un componente químico que se encarga de regular los impulsos nerviosos del cerebro y el sistema nervioso. Según una publicación en Neuropharmacology , el ácido valerénico disminuye la degradación del GABA cerebral y, por ende, brinda una sensación de tranquilidad.

Otras sustancias, como la hesperidina y linarina se han relacionado de forma positiva con la capacidad sedante y ansiolítica de la planta. Debido a esto, se le atribuyen los siguientes beneficios:

  • Control de los estados de estrés. 
  • Disminución de nerviosismo e inquietud.
  • Regulación de la frecuencia cardíaca. 
  • Reducción de los dolores musculares y articulares.
  • Alivio de los dolores menstruales.
  • Reducción del síndrome de fatiga crónica.
  • Mejor calidad de sueño. 
  • Control del síndrome de abstinencia entre quienes quieren dejar de fumar.
¿Qué es el ruido blanco y cómo te puede ayudar a dormir?
La valeriana es un coadyuvante contra el insomnio. Además, también reduce los estados de estrés y ansiedad.

¿Cómo consumir valeriana?

Hoy en día puedes encontrar extracto de valeriana en las siguientes presentaciones:

  • En cápsulas: se debe ingerir la dosis recomendada por un especialista, según las características y necesidades de cada paciente. Para poder dormir, se debe tomar media hora antes de ir a la cama y con un máximo de dos horas.
  • Como aceite esencial: es la opción más popular y recomendada, porque surge de la raíz de la planta. También se puede usar mediante un difusor aromático en el dormitorio o junto a la almohada; hay que consultar con un profesional para evaluar posibles alergias respiratorias ante sus compuestos.
  • En infusión: es la opción más natural, ya que se pueden tomar algunas hojas de la valeriana que tenemos en el jardín o patio. Se añaden a una taza con agua caliente, que se debe dejar reposar al menos cinco minutos. Por lo general, se recomienda no beber más de tres infusiones por día, pero el médico podría reducir esta dosis todavía más.
  • En extracto seco y fluido: en el caso del fluido, viene en forma de gotas, las cuales se añaden a un vaso de agua o a alguna infusión.

Dosis de valeriana según edad y tipo de síntomas

La dosis segura de valeriana no está establecida con claridad. Aún así, en sus diversas presentaciones se aclara qué cantidad tomar para evitar reacciones secundarias.

Por ejemplo, de acuerdo con el Centro de Información online de Medicamentos Autorizados (CIMA, de la AEMPS), la forma de consumir valeriana en extracto líquido es la siguiente:

  • Nerviosismo: de 2 a 6 ml, tres veces al día, como máximo.
  • Para inducir el sueño: una sola dosis entre entre treinta minutos a una hora, antes de acostarse.

Esto es lo que se indica para adultos, personas mayores y niños de 12 años en adelante.

Consumo excesivo y efectos secundarios

Aunque se trata de un producto de origen natural, la valeriana se debe consumir con moderación y en las dosis recomendadas para cada caso, sin excederse.

También es conveniente recordar que no se debe usar de forma continuada por más de diez días seguidos, ya que puede causar dependencia. Lo idóneo es ingerirla de manera puntual, tomando descansos de 15 a 20 días entre las tomas.

Como ocurre con otras plantas, una ingesta excesiva puede conducir a efectos secundarios indeseados, tales como como dolor de cabeza, mareos, problemas estomacales e incluso insomnio. Asimismo, esta hierba podría reducir la velocidad de acción de algunos remedios en el hígado.

Por otra parte, hay que tener precauciones con algunos fármacos que también contienen valeriana. Si se consumen de manera conjuntan, puede significar un exceso en la dosis, potenciándose el efecto. Entre estos se mencionan: Neurapas, Sabelin, Sedisleep y otros.

Contraindicaciones a la hora de consumir valeriana

A la hora de consumir valeriana es importante tener en cuenta algunas contraindicaciones. Por ejemplo, no se puede mezclar con alcohol, porque intensifica el efecto de somnolencia.

Tampoco se debe combinar con fármacos para la depresión o sedantes, así como hipnóticos, somníferos y otros medicamentos que afectan al sistema nervioso, incluyendo antiepilépticos.

Se desaconseja su consumo durante el embarazo, en la etapa de lactancia o en niños. El aceite de valeriana no está indicado para menores de 10 años ni para quienes sufren de alergias respiratorias. Consulta con el médico si tienes otras dudas.

Te podría interesar...
Eficaces tratamientos contra el insomnio
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Eficaces tratamientos contra el insomnio

Estos Eficaces tratamientos contra el insomnio te permitirán dormir "como un angelito" toda la noche o no despertar en la madrugada varias veces.



  • Baek JH, Nierenberg AA, Kinrys G. Clinical applications of herbal medicines for anxiety and insomnia; targeting patients with bipolar disorder. Australian & New Zealand Journal of Psychiatry. 2014;48(8):705-715. doi:10.1177/0004867414539198
  • Benke D, Barberis A, Kopp S, Altmann KH, Schubiger M, Vogt KE, Rudolph U, Möhler H. GABA A receptors as in vivo substrate for the anxiolytic action of valerenic acid, a major constituent of valerian root extracts. Neuropharmacology. 2009 Jan;56(1):174-81. doi: 10.1016/j.neuropharm.2008.06.013. Epub 2008 Jun 17. PMID: 18602406.
  • Fernández, S., Wasowski, C., Paladini, A. C., & Marder, M. (2004). Sedative and sleep-enhancing properties of linarin, a flavonoid-isolated from Valeriana officinalis. Pharmacology Biochemistry and Behavior, 77(2), 399–404. https://doi.org/10.1016/j.pbb.2003.12.003

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.