Cómo cuidar los dientes de leche de los niños

Los dientes de leche deberían recibir cuidados similares a los dientes permanentes. De hecho, son más sensibles a las caries. Podemos ayudar a los niños a cepillarse correctamente y a conservar su salud bucal.
Cómo cuidar los dientes de leche de los niños
José Gerardo Rosciano Paganelli

Revisado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 02 marzo, 2021.

Escrito por Thady Carabaño, 16 enero, 2019

Última actualización: 02 marzo, 2021

Los dientes de leche de los niños empiezan a salir a los 3 o 4 meses y terminan de brotar por completo a los 3 años, aproximadamente. Acompañarán a nuestros hijos durante varios años, pero como no son permanentes, no siempre se les tiene el debido cuidado.

Se les llama dientes de leche porque son más blancos que los dientes permanentes, pero también son más frágiles. La dentina y el esmalte son más sensibles a la aparición de caries si no se tienen buenos hábitos de limpieza.

La higiene en la boca del bebé

Niño lavándose los dientes.

El cepillado, desde la cuna

El cepillado de la boca debe empezar incluso antes de que salgan los primeros dientes. Se debe limpiar y masajear las encías del bebé con una gasa húmeda por lo menos una vez al día. Y así lo evidencia este artículo publicado en la revista Odontología Pediátrica.

Esta medida, además de limpiar, ayuda a que el bebé se habitúe y sea más fácil introducir el cepillo de dientes a partir del primer año de vida.

Cuando el pequeño cumpla 1 año, hay que comenzar el cepillado de los dientes con los dedos de silicona o con los cepillos dentales para niños. Como tienen las cerdas más pequeñas, funcionan muy bien para sus bocas.

Esta limpieza lo más recomendable es que se haga siempre sin usar pasta dental, ya que los niños son muy pequeños para escupir los restos de pasta y tienden a tragarla, lo cual es perjudicial para su salud, precisamente por el contenido de flúor.

Cuando ya le salieron los dientes de leche a los niños

A partir de los 2 años se puede incorporar el uso del hilo dental para limpiar las caras de los dientes y eliminar la placa que se puede acumular en los espacios interdentales y evitar el riesgo de caries, como muestra este estudio publicado en Acta Pediátrica de México. Por supuesto, esto no lo podrán hacer solos sino con la ayuda de los padres.

Asimismo, se puede comenzar a usar la pasta dental fabricada especialmente para niños, ya que contienen menos cantidad de flúor o incluso hay versiones que no lo contienen.

Apenas necesita una pequeñísima porción de pasta en la punta del cepillo. Se tiene que cepillar primero sin pasta y luego con la pasta, durante dos minutos aproximadamente, después de cada comida y antes de acortarse. Es mejor que escupa antes de enjuagar la boca para prevenir que durante el enjuagado ingiera algo de la pasta.

Dibujo de un niño lavándose los dientes.
Debemos crear hábitos de salud bucal desde los más pequeños, incluyendo con ello la visita al dentista.

Aunque los dientes de leche aparecen en los primeros meses de vida del bebé, la primera visita al dentista no suele estar en la agenda de prioridades de los padres. Solo se recurre a este especialista cuando ya se detectó un problema.

Como señala el artículo que ya hemos mencionado de Odontología Pediátrica, esa primera visita debería ocurrir al aparecer los primeros dientes de leche en el niño o, a lo sumo, postergarla cuando ya se completó la dentición. Es decir, sobre los 30 meses de vida del bebé.

A partir de ese momento, sería bueno que el niño visitara al odontólogo cada 6 meses. La idea es habituar al niño a visitar al dentista con fines preventivos, no solo cuando ya haya aparecido una caries. Aunque los dientes de leche no sean permanentes, si no se atienden las caries, se pueden ver afectados los dientes permanentes que vienen en camino.

Otras medidas a favor de la salud bucal de los niños

Hay que limpiar los dientes de leche de los niños después del último biberón nocturno, aunque es distinto cuando el niño es amamantado. Los azúcares de la leche materna no dañan el esmalte de los dientes de leche. Además, hay que regular el consumo de alimentos azucarados. De nada sirve que estemos atentos a un correcto cepillado después de cada comida y que, a los pocos minutos, los niños estén comiendo alimentos ricos en azúcar.

Se cree que una manera natural de prevenir las caries es utilizar aceite de coco después del cepillado. Masajear las encías con aceite de coco durante unos 10 minutos, diariamente durante tres semanas, podría ayudar a reducir las bacterias que causan la caries y la placa, como muestra esta investigación llevada a cabo por profesionales de la Universidad Regional Autónoma de los Andes, Ecuador.

¡A cepillarse juntos los dientes de leche!

Niña lavándose los dientes.
Realizar este ritual en familia le ayudará a reforzar sus hábitos.

Como los niños aprenden por imitación, lo ideal es que se cepillen los dientes junto con un adulto. El primer minuto es recomendable que se cepille él solo, y el segundo minuto que lo cepille un adulto, para garantizar que el cepillado sea efectivo.

Tu ayuda en el cepillado dependerá de lo responsable que sea el niño y de cómo efectúe la limpieza. No obstante, a los 7 años, aproximadamente, empezarán a caerse los dientes de leche. A partir de esa edad sería conveniente que no le ayudaras; ahora tiene que sentirse mayor y cepillarse él mismo.

Te podría interesar...
6 trucos para evitar que los niños tengan un mal aliento
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 trucos para evitar que los niños tengan un mal aliento

Para evitar que los niños tengan un mal aliento se pueden mejorar sus hábitos de higiene y seguir algunos consejos extra. ¡Descúbrelos y ponlos en ...