Cómo hacer un griego: descubre esta práctica sexual

¿Cómo hacer del griego o sexo anal una práctica placentera? En este artículo te contamos algunos de sus secreto así como los cuidados que se deben tener.
Cómo hacer un griego: descubre esta práctica sexual
Alejandro Rodríguez

Escrito y verificado por el psicólogo Alejandro Rodríguez.

Última actualización: 26 julio, 2022

Cómo hacer un griego y que resulte placentero, es algo que muchas personas se pueden haber preguntado en alguna ocasión. Esta postura sexual, tan tabú hace unos años, se ha vuelto popular, no solo reservada para los más atrevidos, sino que cada vez más parejas se deciden a probarlo.

Pero ¿en qué consiste exactamente? Pues con este nombre (“hacer un griego”) estamos hablando de la práctica del sexo anal, en la que el pene se introduce en el ano de la pareja.

Esto, que a priori tal vez parezca poco apetecible para algunos, puede constituir una experiencia placentera, si se hace bien. Si lo has considerado y te has preguntado cómo hacer un griego, a continuación te informamos sobre la preparación y cuidados necesarios en este caso.

¿Qué significa hacer griego?

Cuando se trata de sexo, pueden surgir en la conversación algunas posturas o variantes con nombres de países, tales como hacer griego, francés o ruso. Y no, no tiene que ver con el idioma que se usa durante el momento.

En el caso del francés, se refiere al sexo oral; el ruso, masturbación utilizando los senos y hacer el griego significa, sencillamente, sexo o penetración anal.

¿Y a qué se debe este nombre? Se piensa que esta denominación se adoptó en el siglo XIX, aunque se refiere más bien al hecho de que en la antigua Grecia las relaciones homosexuales entre varones eran bastante frecuentes, incluso entre discípulos y maestros.

¿Por qué hacer un griego?

Como señala un estudio dirigido por el Centro de Investigación del Comportamiento de la Universidad de California, las mujeres expresan relatos muy diferentes entre sí sobre el sexo anal. Algunas entrevistadas lo perciben como algo ‘doloroso’ o ‘poco agradable’, mientras que otras participantes cuentan justo lo contrario.

Lo cierto es que en torno al ano se encuentra una cantidad importante de terminaciones nerviosas. En consecuencia, dicha zona es muy sensible a la estimulación, por lo que es posible sentir placer y alcanzar un orgasmo con este tipo de penetración.

Hacer un griego significa dar sexo anal.

Por su parte, para los hombres esta práctica ofrece también ciertas ventajas. Y es que, al ser el esfínter un conducto más estrecho que la vagina, estos pueden llegar a sentir una gran excitación.

Además, ambos miembros de la pareja se benefician de una condición más: la atracción asociada a la variedad. Si están cansados de probar las mismas posturas en la cama, hacer un griego permite añadir un toque ‘picante’ al encuentro íntimo y reavivar la llama de la pasión.

8 secretos principales para hacer un griego

Si ambos se han interesado por hacer un griego, te diremos algunos ‘secretos’ para adentrarse en este mundo y disfrutarlo. Como ya hemos adelantado, existen ciertos pasos previos para que la experiencia sea lo más placentera posible.

¿Están decididos a probar el sexo anal? A continuación damos algunas claves para hacerlo correctamente.

1. Cuidar la higiene

Una de las reticencias más frecuentes al hacer un griego (y lo que más echa para atrás a las parejas que quieren probarlo) es que la zona anal se asocia con la suciedad y con algo desagradable.

Por eso, es fundamental cuidar la higiene antes de intentar practicar el sexo de esta manera. Una buena idea es darse una ducha en pareja, lo que nos hará sentirnos más cómodos y será, a su vez, un momento para disfrutar de los preliminares.

2. Relajarse

El ano es un músculo muy flexible, pero para conseguir que se dilate se requiere permanecer en un estado de relajación. De hecho, diversas investigaciones han identificado los factores contextuales y personales que entran en juego en las relaciones sexuales.

Tal y como se indica en una revisión del profesor Stanley E. Althof y colaboradores, entre ellos figuran variables como, por ejemplo, los horarios de trabajo o las preocupaciones que cada uno de los miembros de la pareja tiene.

Por este motivo, es mejor intentar hacer un griego en un día en el que ambos se encuentren tranquilos, con un ánimo positivo y deseos de experimentar.

3. Tener unos buenos preliminares

Aparte de la relajación, tanto la mujer como el hombre tienen que estar muy excitados para poder hacer un griego de forma correcta. Por lo tanto, unos buenos juegos preliminares para el sexo son un paso casi obligatorio.

Por una parte, la chica logrará disfrutar más y sentir menos dolor. Y por otra parte, para el chico será más fácil alcanzar una buena erección, lo que resulta básico al tratarse de penetrar un conducto más estrecho.

4. Lubricar bien antes de hacer un griego

Debido a que el ano no se humedece de forma natural, un buen lubricante será un elemento indispensable para que hacer un griego aporte sensaciones placenteras.

Los mejores productos son aquellos diseñados de modo específico para este fin. Si por ahorrar dinero, se usa alguno de mala calidad, la experiencia puede ser algo desagradable.

Antes de hacer un griego hay que lubricar muy bien.

5. Tener paciencia

Las primeras veces que se intenta hacer un griego es posible que sean un poco frustrantes. Ten en cuenta que el ano no está acostumbrado a ser penetrado, por lo que llega a ser difícil conseguirlo. Lo importante en estos casos es mantener la calma. Intentar forzar las circunstancias tan solo llevará a que esta prueba resulte en un ensayo incómodo.

6. Abrirse paso poco a poco

De acuerdo con lo anterior, no debe haber una penetración de una sola vez. Lo aconsejable es intentar primero usando los dedos, cuando la pareja esté muy excitada. Luego, en otra ocasión, introducir un poco la punta del pene. A la siguiente vez, tratar de penetrar un poco más. También se puede probar con algún juguete.

7. Uso del preservativo

Para hacer el griego, es necesario usar el preservativo, ya que al ser esta abertura más pequeña, puede haber roces y fricciones que generen pequeñas heridas, lo cual es una puerta abierta a las infecciones.

8. El tamaño sí importa

Si has probado con tu pareja, pero ha resultado difícil o doloroso, tal vez hacer el griego no sea para ti. Es posible que tu conducto sea estrecho o su pene sea muy grande. En todo caso, no deben tratar de forzar la situación, para no producir un desgarre. Si quieres, le pide que introduzca sus dedos y te estimule.

La experiencia de hacer el griego

Estos son los pasos principales para aprender a hacer un griego. Como hemos apuntado, es importante aplicarlos si se desea disfrutar por completo de esta práctica sexual.

Recuerda que la experiencia puede ser excitante y divertida, siempre que se mantenga una buena comunicación con la pareja y se tomen las medidas y cuidados oportunos.

Te podría interesar...
¿El sexo anal duele?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿El sexo anal duele?

Muchas personas creen que la práctica de sexo anal es dolorosa. Por eso hoy queremos explicarte cómo llevarla a cabo para disfrutarla al máximo.



  • Althof, S. E., & Needle, R. B. (2013). Psychological and interpersonal dimensions of sexual function and dysfunction in women: An update. Arab Journal of Urology11(3), 299–304. https://doi.org/10.1016/j.aju.2013.04.010
  • Habel, M. A., Leichliter, J. S., Dittus, P. J., Spicknall, I. H., & Aral, S. O. (2018). Heterosexual Anal and Oral Sex in Adolescents and Adults in the United States, 2011-2015. Sexually Transmitted Diseases45(12), 775–782. https://doi.org/10.1097/OLQ.0000000000000889
  • Lewis, R., Tanton, C., Mercer, C. H., Mitchell, K. R., Palmer, M., Macdowall, W., & Wellings, K. (2017). Heterosexual Practices Among Young People in Britain: Evidence From Three National Surveys of Sexual Attitudes and Lifestyles. The Journal of Adolescent Health: Official Publication of the Society for Adolescent Medicine61(6), 694–702. https://doi.org/10.1016/j.jadohealth.2017.07.004
  • Morhason-Bello, I. O., Kabakama, S., Baisley, K., Francis, S. C., & Watson-Jones, D. (2019). Reported oral and anal sex among adolescents and adults reporting heterosexual sex in sub-Saharan Africa: a systematic review. Reproductive Health16(1), 48. https://doi.org/10.1186/s12978-019-0722-9
  • Reynolds, G. L., Fisher, D. G., & Rogala, B. (2015). Why women engage in anal intercourse: results from a qualitative study. Archives of Sexual Behavior44(4), 983–995. https://doi.org/10.1007/s10508-014-0367-2

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.