¿Cómo identificar red flags en una relación de pareja?

Escoger como pareja a una persona buena y compatible con nosotros es fundamental para nuestro bienestar. A este respecto, es importante que estemos atentos a las red flags.
¿Cómo identificar red flags en una relación de pareja?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 04 noviembre, 2021

Cuando iniciamos una relación de pareja, inevitablemente analizamos a la otra persona para evaluar en qué grado somos compatibles. Nos fijamos en sus virtudes y defectos, gustos, intereses e ideales y los comparamos con nuestras expectativas. Este proceso es fundamental, ya que nos permite identificar a tiempo las red flags que pueden hacer del vínculo una auténtica pesadilla.

El término red flags se ha popularizado en los últimos tiempos al ser utilizado, especialmente, en las redes sociales y por las personas más jóvenes. Sin embargo, viene a indicar algo a lo que todos siempre hemos prestado atención: los aspectos innegociables o líneas rojas que no pueden ser traspasadas si queremos que la relación llegue a buen puerto. 

¿Qué son las «red flags»?

Errores más comunes al entablar una conversación.
Prestar atención a las «red flags» permite salir de relaciones potencialmente dañinas para nosotros.

Las red flags son banderas rojas, signos de alarma que llaman nuestra atención respecto a un comportamiento o un pensamiento de la otra persona que puede resultar dañino o incompatible con nosotros. Estas pueden ser de diversa índole.

Algunas tienen un carácter general y afectan a cualquier tipo de relación; por ejemplo:  faltas de respeto, maltrato físico o verbal, manipulación, invalidación de los sentimientos…

Otras están relacionadas específicamente con lo que cada uno de nosotros buscamos en un vínculo afectivo. Se refieren a la existencia o la ausencia de un proyecto común, de ideales similares o de un estilo de vida compatible. Por ejemplo, si una de las personas quiere formar una familia y la otra no desea tener hijos.

En definitiva, el comienzo de una relación de pareja implica siempre un proceso de ajuste y negociación en el que ambas personas pueden adaptarse la una a la otra. No obstante, existen ciertos puntos en los que no es posible ceder, ya que atentan directamente contra la esencia del individuo. Este es el peligro del que nos alertan las red flags.



¿Por qué es importante identificarlas a tiempo?

No es posible conocer en profundidad a otro ser humano únicamente en unos meses. Sin embargo, es importante que clarifiquemos estos puntos clave de forma temprana para evitar futuros contratiempos.

En ocasiones, no es hasta que la relación ya está avanzada que salen a la luz ciertas incompatibilidades, ya que al inicio todos tratamos de mostrar nuestra mejor cara y el propio proceso de enamoramiento puede cegarnos ante estas banderas rojas.

Aún así, en la medida de lo posible, debemos identificarlas a tiempo por los siguientes motivos:

  • Es mucho más útil y menos dañino escoger personas que desde un inicio sean compatibles con nosotros que tratar de cambiarlas más adelante. Si no identificamos a tiempo las red flags o las ignoramos, es probable que los conflictos y las discusiones sean una constante en el día a día de la pareja y se generen, así, dinámicas negativas que pueden ir escalando.
  • La insatisfacción, la infelicidad y la frustración están casi aseguradas. Convivir y compartir nuestra vida con una persona irrespetuosa, manipuladora o, simplemente, muy diferente a nosotros llenará nuestro día a día de sufrimiento y amargura, y el desgaste emocional que padeceremos será importante.
  • A la larga, nos veremos obligados a abandonar la relación para salvaguardar nuestra integridad y felicidad. Sin embargo, este paso será mucho más difícil de dar tras años de convivir, construir y compartir, especialmente si hay hijos involucrados. Por tanto, es preferible reconocer y aceptar desde un inicio que es preferible no embarcarnos en este proyecto.
  • Las relaciones insatisfactorias o dolorosas pueden crear heridas psicológicas y emocionales que serán difíciles de curar. El maltrato, la infidelidad continuada o, incluso, la indiferencia pueden causar graves daños en la autoestima que no solo nos limitarán de cara a relaciones futuras, sino que requerirán de nosotros un trabajo personal para sanar.

¿Cómo reconocer las «red flags» en una relación de pareja?

5 señales de posible violencia en las parejas adolescentes.
La incomodidad y la insatisfacción en una relación de pareja pueden ser «red flags».

Identificar las red flags a tiempo puede no ser sencillo. Por ello, a continuación analizaremos algunos aspectos en los deberíamos fijarnos para poder reconocerlas y actuar en consecuencia.



Tenemos que renunciar a nuestra esencia

Desde que hemos conocido a esta persona, hemos comenzado a abandonar nuestros pasatiempos, intereses y aficiones para amoldarnos a los de la otra persona. Hemos tenido que modificar nuestros ideales o renunciar a aspectos que para nosotros resultan importantes. En definitiva, nos vemos obligados a disfrazarnos para poder encajar con el otro.

Nos aislamos socialmente

Hemos dejado de frecuentar a nuestros familiares, nuestras amistades y nuestros conocidos; nuestra vida se reduce, cada vez más, a la pareja. Puede que sintamos que esto lo estamos haciendo voluntariamente, pero es probable que se deba a una manipulación sutil.

Quizá nos aislamos de los demás para evitar malas caras o actitudes hostiles o indiferentes de nuestra pareja que surgen cuando decidimos socializar.

Nos sentimos invalidados, maltratados o insatisfechos

Recordemos que nuestras emociones siempre son válidas y tenemos derecho a sentirlas, a expresarlas y a recibir empatía por parte de nuestro compañero. Si él nos acusa de dramáticos, exagerados o locos cuando exponemos desagrado o desacuerdo, estamos ante una importante bandera roja.

Incluso cuando esto no sea tan claro y visible, si generalmente nos sentimos insatisfechos en la relación, deberíamos prestar atención a esto. Analizar qué nos sucede es el primer paso para cuidarnos.

Mentimos respecto a la relación de pareja

Nuestros allegados nos conocen profundamente y nos quieren; por lo mismo, no dudan en avisarnos cuando perciben que algo nos está dañando. Si tenemos que ocultarles a nuestros seres queridos ciertos aspectos de la relación por miedo a que nos critiquen o nos insten a dejar a nuestra pareja, no lo pasemos por alto.

Vemos el futuro con miedo en lugar de con ilusión

En definitiva, de todas las red flags, una de las más significativas es percibir el futuro en pareja con miedo, tristeza o desesperanza. Crear una vida en común debe generar ilusión y tranquilidad, debe hacernos sentir que estamos en el lugar correcto. Si vemos el futuro como una lucha o una renuncia constante, es evidente que algo no está bien.

Las «red flags» nos ayudan a irnos a tiempo

Cuando detectamos una red flag, nuestro primer impulso suele ser tratar de solucionarlo. Pensamos que la brecha no es tan grande, que es posible acercar posturas o que no debemos ser tan exigentes. Así, seguimos adelante hasta que la situación se vuelve insostenible.

Sin embargo, cuando se trata de aspectos innegociables, la mejor decisión es abandonar la relación, ya que mantenernos en pareja con una persona incompatible, tarde o temprano nos conducirá a la infelicidad.

Te podría interesar...
¿Cuál es el tipo pareja más adecuada para mi?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es el tipo pareja más adecuada para mi?

No se trata de encontrar a la pareja perfecta, sino a la persona que más te complemente. ¿Cómo saber qué tipo de pareja es más adecuada?



  • Meyer, J. P., & Pepper, S. (1977). Need compatibility and marital adjustment in young married couples. Journal of Personality and Social Psychology35(5), 331.
  • Fernández, C., Pérez, M., & Hidalgo, N. (2020). Estrés postraumático complejo en mujeres supervivientes de violencia de género: un objetivo para la intervención psicosocial. ENCUENTROS, 137.
  • Crawford, D. W., Houts, R. M., Huston, T. L., & George, L. J. (2002). Compatibility, leisure, and satisfaction in marital relationships. Journal of Marriage and Family64(2), 433-449.