Consejos para ser un buen esposo

Si deseas tener un matrimonio feliz y duradero es necesario que estés dispuesto a implicarte y a trabajar en equipo con tu pareja. Te ofrecemos algunos consejos para ser un buen esposo.
Consejos para ser un buen esposo
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 04 octubre, 2021.

Última actualización: 04 octubre, 2021

Conceptos como el de familia o matrimonio han sufrido grandes transformaciones en los últimos años. Lo que significan, lo que las personas esperamos de ellos, es diferente a lo que teníamos en mente tiempo atrás. Ser un buen esposo ya no está relacionado con proveer económica y materialmente; sí con colmar las necesidades emocionales del cónyuge.

El tiempo puede ser devastador para las parejas; si sus integrantes no logran transformar el enamoramiento en amor maduro, es probable que la relación termine en divorcio. Aun así, existen matrimonios que logran vínculos duraderos y felices. ¿Cuál es su secreto? A continuación te lo compartimos.

Características de un buen esposo

Como hemos comentado, ser un buen esposo es algo determinado socioculturalmente, por lo que puede variar en función del lugar y del momento en que nos encontremos. Aun así, en las sociedades occidentales actuales compartimos una misma visión y se han estudiado algunas de las características más relevantes que un cónyuge debe tener para disfrutar de una relación feliz:

  • Es agradable y amable, promueve las interacciones positivas en su relación de pareja. Esto implica dirigirse a la otra persona con tacto y simpatía, primando las sonrisas, los halagos y las muestras de afecto por encima de los reproches. Es evidente que todos tenemos días malos y nuestro estado de ánimo puede variar, pero es importante que la dinámica general de la relación sea fluida y placentera para ambos.
  • Tiene siempre en mente que él y su pareja son un equipo. Por lo mismo, se asegura de tener en cuenta sus necesidades y no pecar de egoísmo. Ante una discrepancia, recurre a la negociación para buscar el bien de ambos.
  • Presta atención a su pareja. Se interesa de forma genuina en lo que esta persona dice y hace, le dedica tiempo de calidad, escucha sus inquietudes y se muestra receptivo y emocionalmente disponible.
  • Es capaz de ver la mejor versión de su cónyuge. Pese a que todos tenemos defectos y cometemos errores, un buen esposo logra ver y apreciar las mejores cualidades de su pareja y sabe pasar por alto los pequeños fallos.

Claves para ser un buen esposo

Quizá todo lo anterior te suene un poco ambiguo. Si no sabes cómo aterrizar estas cualidades, te mostramos algunas claves importantes para implementar en tu día a día en pareja.

Matrimonio recién casados con un buen esposo.
El matrimonio tiene un alto componente sociocultural, por lo que las características deseables dependen de la época y del lugar.

Sé leal

Tu pareja debe saber que siempre estás de su lado y que pese a los conflictos o discrepancias no traicionarás su confianza. Esto no solo implica serle fiel, sino también evitar criticarla con personas ajenas, mantenerte a su lado en los momentos malos y priorizar la relación por encima de otros aspectos. Las personas leales y confiables logran vínculos más profundos y saludables.

Sé honesto

Decir la verdad puede generarnos problemas, conflictos o discusiones con la pareja; sin embargo, es imprescindible que tengamos el valor de ser honestos. Mostrarnos aparentemente de acuerdo y actuar de un modo diferente a las espaldas solo logrará crear desconfianza y daños cuando esa verdad salga a la luz. Así, si tienes convicción de que tus ideas o decisiones son válidas, llévalas a cabo, pero no las ocultes.



Valida sus emociones

Aunque dos personas tengan una relación amorosa, no siempre tendrán siempre la misma opinión y la misma perspectiva de las cosas. Por ello, puede que algunos de los reclamos o peticiones de tu pareja te resulten difíciles de comprender o no los compartas.

No minimices su tristeza, su ira o su frustración. No le digas que está exagerando. Por el contrario, escúchala sin tomar una actitud defensiva y trata de comprender por qué se siente así.

Emplea la comunicación asertiva

La comunicación es fundamental para que una relación de pareja funcione. Esta ha de ser regular, fluida y respetuosa y tener siempre el objetivo de alcanzar un consenso.

Así, practicar la asertividad puede ayudarte a exponer lo que piensas, sientes y quieres de forma que tu pareja pueda recibirlo y procesarlo bien. Gran parte de los problemas de pareja surgen por una falta de diálogo y otros tantos por no emplear unos buenos modos a la hora de expresarse o realizar peticiones.

Descubre su lenguaje del amor y utilízalo

Las relaciones de pareja necesitan nutrirse de amor, pero no todos los seres humanos lo expresamos de la misma forma. Existen 5 diferentes lenguajes del amor y cada uno de nosotros sentimos predilección por uno o varios de ellos.

Así, descubre de qué forma desea tu pareja sentirse amada y ofrécele tu afecto por esta vía. Puede que tú seas muy prolijo con tus palabras, pero si tu compañero o compañera necesita el contacto físico para sentirse apreciada y acogida y no lo recibe, experimentará una carencia.



Respétala como persona

Cuando nos vinculamos con otra persona a un nivel tan formal y profundo como el matrimonio, nos estamos comprometiendo a amarla y aceptarla tal y como es. Esto implica respetar sus aficiones e intereses, honrar el papel de sus familiares y amigos en su vida, permitirle expresarse como más cómoda se sienta.

En definitiva, es formar parte de su desarrollo personal sin entorpecerlo. El control, las prohibiciones y las limitaciones no tienen cabida en una relación de amor.

Un buen esposo que escucha.
El diálogo siempre es clave. Un buen esposo escucha y responde de manera asertiva.

Ser un buen esposo es un trabajo a largo plazo

Llevar a cabo todas las anteriores actitudes y comportamientos puede ser sencillo al inicio, cuando aún estás descubriendo a la otra persona y comienzan a construir una vida en común. Sin embargo, las parejas que perduran y lo hacen sintiéndose felices y satisfechas enfrentan una carrera de fondo.

Ser un buen esposo es saber estar presente cada día, cuidar y cultivar el vínculo con pequeños gestos y detalles. En tu matrimonio habrá momentos felices, duros y dolorosos. En todos ellos has de recordar que formas parte de un equipo y que tu bien pasa por el bien de tu pareja.

Te podría interesar...
Cómo mantener un matrimonio feliz
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo mantener un matrimonio feliz

La felicidad no es una meta, sino un camino. La unión para toda la vida es posible, pero para ello es imprescindible aprender cómo mantener un matr...



  • Gottman, J., Gottman, J. M., & Silver, N. (1995). Why marriages succeed or fail: And how you can make yours last. Simon and Schuster.
  • Hurtarte, C. A., & Díaz-Loving, R. (2008). Comunicación y satisfacción: analizando la interacción de pareja. Psicología Iberoamericana16(1), 23-27.
  • Chapman, G. (2009). The five love languages: How to express heartfelt commitment to your mate. Moody Publishers.