¿Qué es la desecación discal y cómo tratarla?

Dolor, rigidez y hormigueos son los síntomas más comunes de esta condición. Por fortuna, existen múltiples tratamientos disponibles y te los contamos.
¿Qué es la desecación discal y cómo tratarla?
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 05 marzo, 2021.

Última actualización: 05 marzo, 2021

La desecación discal es una condición médica caracterizada por la deshidratación de los discos intervertebrales. Estos conforman un tejido blando y flexible situado entre las vértebras, que son las estructuras óseas que forman la columna.

Algunas condiciones pueden provocar que estos discos pierdan su composición y elasticidad, provocando síntomas de gravedad variable. Si no se recibe tratamiento, hay pacientes que pueden desarrollar complicaciones, como las hernias discales. ¡Sigue leyendo para conocer más!

¿Cuáles son los síntomas de la desecación discal?

Las manifestaciones clínicas de la desecación discal son variadas e inespecíficas. Esto quiere decir que pueden presentarse en muchas patologías, por lo que el diagnóstico puede tardar un poco.

Como afecta a los discos intervertebrales, los síntomas más frecuentes son la rigidez articular, el dolor lumbar de leve a moderada intensidad y las sensaciones anormales (hormigueos). Estos pueden aparecer de forma episódica en un lapso de tiempo prolongado.

Si esta condición degenerativa avanza puede producirse una hernia discal. Esta patología se caracteriza por intenso dolor originado en la columna, que suele extenderse hacia los miembros inferiores, dificultando la marcha.

Hernia de disco por desecación discal.
Las lumbalgias intensas pueden deberse a hernias discales, sobre todo si el dolor llega a los miembros inferiores.

Principales causas

La desecación discal se produce cuando se pierden los fluidos que forman parte del tejido de los discos intervertebrales. Estos son así, de forma natural, para adquirir la elasticidad necesaria que soporte los movimientos de la columna.

El avance de la edad es la principal característica que desencadena esta enfermedad degenerativa. Es un evento esperable y se relaciona con la aparición de artrosis, una patología más común.

Por otro lado, existen factores de riesgo que aumentan la probabilidad de sufrir una desecación discal:

  • Haber sufrido múltiples traumatismos en la columna. Algo que es común en deportistas.
  • Levantar objetos pesados de forma constante. Propio de ciertas actividades laborales.

¿Cómo se puede diagnosticar la desecación discal?

El médico puede valerse de la historia clínica del paciente y los estudios de imagen para realizar un diagnóstico. El primer aspecto incluye los antecedentes personales o familiares de problemas en la columna, además de las características de los síntomas experimentados.

Los estudios imagenológicos son los que permiten establecer el diagnóstico definitivo. Algunos de los más utilizados son los siguientes:

  • Radiografía simple de columna: si bien es un método barato y que emite poca radiación, la calidad está limitada por la técnica.
  • Tomografía computarizada: permite obtener múltiples imágenes de la columna, aunque la apreciación de los tejidos blandos (como los discos intervertebrales) no es tan buena.
  • Resonancia magnética nuclear: es el estudio de elección para evidenciar signos de desecación y hernias discales. Tiene las ventajas de ofrecer mejor calidad de imagen y no emitir radiación, a pesar de ser la más cara de esta lista.

El diagnóstico suele realizarse con un equipo multidisciplinario que puede incluir a médicos radiólogos, traumatólogos y neurocirujanos, dependiendo del caso.

Tratamientos disponibles

Este aspecto depende mucho de la gravedad clínica del paciente y sus condiciones particulares. En un principio, suelen recomendarse medidas básicas destinadas a evitar que se desencadenen los síntomas, como mejorar la postura y mantener un estilo de vida saludable.

El médico podría indicar fármacos para aliviar el dolor, en especial antiinflamatorios no esteroideos (AINES) como el diclofenac o el ibuprofeno. Si estos no funcionan existen otros medicamentos, como los opioides, aunque su uso está muy reservado a casos intensos.

La terapia física es una opción válida y común que requiere la participación de fisioterapeutas, sobre todo cuando existen otras discapacidades asociadas. Por último, existen intervenciones quirúrgicas cuya indicación puede ser limitada, teniendo en cuenta la edad avanzada de muchos pacientes con desecación discal.

¿Se puede prevenir la desecación discal?

Evitar los traumatismos directos y mantener hábitos de vida saludables durante la juventud y adultez son los mejores métodos para prevenir casos de desecación discal. Estos últimos incluyen los siguientes:

  • No fumar o disminuir el consumo de tabaco: según estudios de revisión, dicho hábito se vinculacon una mayor incidencia de patologías de la columna.
  • Hacer ejercicio de forma regular: siempre con un estiramiento adecuado.
  • Cumplir con una dieta saludable y una buena hidratación: no olvides que el sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de sufrir desecación discal.

A pesar de cumplir con las recomendaciones antes mencionadas de forma prolongada, es probable que algunos pacientes desarrollen la enfermedad. Es necesario acudir al médico de forma temprana cuando empiecen los primeros síntomas.

Terapia física para la desecación discal.
La terapia física es parte del abordaje de los problemas de columna. Será un médico quien la prescriba.

¿Cuándo ir al médico?

En caso de que se presenten los síntomas de forma regular, es necesario planificar una consulta médica lo antes posible. El especialista apropiado es el neurocirujano, a pesar de que una evaluación en el sector de la atención primaria puede ser necesaria.

Las cosas que no se pueden olvidar para aprovechar lo mejor posible la visita al médico son las siguientes:

  • Recordar con la mayor exactitud posible la forma en la que se presentaron los síntomas.
  • Notifica en caso de tener alguna alergia a medicamentos.
  • Investigar si alguna persona en la familia directa ha sufrido de enfermedades en la columna.
  • Llevar estudios de laboratorio o informes previos.

Desecación discal: una patología prevenible y tratable

A pesar de que múltiples factores inciden sobre su aparición, la desecación discal puede manejarse de forma correcta si se acude de forma temprana. Esto disminuye la probabilidad de desarrollar complicaciones, como las hernias discales.

Te podría interesar...
¿Cuáles son las causas de la lumbalgia?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son las causas de la lumbalgia?

Las causas de la lumbalgia pueden ser múltiples y, en algunos casos, evitables. Te explicamos todo lo que debes saber sobre ello.



  • Boleaga-Durán B. Conceptos básicos de la enfermedad lumbar degenerativa. Anales de Radiología de México 2007;1:51-56.
  • Morales V, et al. Lesión degenerativa en operados de patología discal. Estudio histológico. Rev Latinoamer Patol Clin 2012;59(1):8-15.
  • Hanley E. Lumbar arthrodesis for the treatment of back pain. JBJS 1999;81(5).
  • Vicente Vega, Carlos. "Revisión sistemática de la evidencia actual respecto al tratamiento fisioterápico en la discopatía cervical degenerativa." (2020).