Desgarro del labrum de la cadera: causas, síntomas y tratamientos

El desgarro del labrum de la cadera suele provocar dolor, rigidez e incluso pérdida del rango de movilidad. Te explicamos por qué ocurre y cómo se lo repara.
Desgarro del labrum de la cadera: causas, síntomas y tratamientos
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 23 abril, 2021.

Última actualización: 23 abril, 2021

El desgarro del labrum de la cadera es una patología bastante frecuente, sobre todo en personas deportistas. Por ejemplo, en bailarines de ballet, jugadores de fútbol y de hockey sobre hielo.

El labrum es un anillo cartilaginoso que se encuentra entre el fémur y la cadera. Recubre el borde exterior de la cavidad articular en cuestión. De esta manera, ayuda a sostener el hueso más largo del cuerpo en una posición adecuada.

Además de su frecuencia, esta lesión es importante porque suele requerir cirugía. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre el desgarro del labrum de la cadera y cómo evitarlo.

¿Qué es un desgarro del labrum de la cadera?

Antes de explicar en qué consiste el desgarro del labrum de la cadera, es importante comprender cómo es esta articulación. La cadera es una articulación con forma esférica. El acetábulo es una cavidad del hueso coxal en el la que se encaja la parte superior del fémur.

Esa parte, que tiene forma de bola redonda, recibe el nombre de cabeza femoral. En el borde de la cavidad de encaje existe un anillo de tejido cartilaginoso que es el labrum. Tal y como señala un artículo de Sports Medicine Oregon, esta estructura aumenta la estabilidad de la articulación.

Cuando se produce un desgarro del labrum de la cadera, lo que sucede es que dicho tejido cartilaginoso se daña. Por lo tanto, deja de ejercer adecuadamente su función. Una de las consecuencias es que la cabeza femoral pierde parte de su sujeción.

Hay muchas causas que pueden dar lugar a este problema, tanto agudas como crónicas. Por ejemplo, puede ser a consecuencia de un pinzamiento femoroacetabular o de la osteoartritis. Como hemos señalado, es más común en deportistas.

Fútbol americano.
Algunos deportes representan un factor de riesgo para la lesión, como el fútbol americano.

Síntomas relacionados

El desgarro del labrum de cadera, en ocasiones, cursa de forma asintomática. Sin embargo, tal y como señalan los especialistas de la Clínica Mayo, es común que aparezcan síntomas. Por ejemplo, dolor en la cadera que se extiende hacia la ingle.

Ese dolor empeora al caminar o al pasar mucho rato sentado o de pie. Algunos pacientes experimentan rigidez en la articulación de la cadera, como si el rango de movilidad estuviera limitado.

También es posible que la articulación cruja con ciertos movimientos de la pierna o que parezca bloqueada. El problema es que, si no se trata, puede dar lugar a complicaciones. Aumenta la posibilidad de padecer osteoartritis con el paso del tiempo.

Causas del desgarro del labrum de la cadera

Como hemos señalado a lo largo del artículo, el desgarro del labrum de la cadera es más común en deportistas. Lo cierto es que existen múltiples causas que pueden dar lugar a esta patología.

El hecho de que sea más común en ciertos deportes es que algunas actividades físicas se basan en movimientos repetitivos con la articulación de la cadera. Esos movimientos pueden desgastar de forma progresiva la articulación.

Los deportes como el golf o el hockey sobre hielo son factores de riesgo. Los de contacto también se asocian con frecuencia al desgarro del labrum. Por ejemplo, el fútbol americano.

Según explica un artículo del Hospital for Special Surgery, esta patología se puede deber a anomalías estructurales. Las enfermedades que se asocian son la osteoartritis y el pinzamiento femoroacetabular.

Este último consiste en un contacto anormal entre la cabeza femoral y la cavidad de la cadera. Puede deberse tanto a una malformación en el fémur como a una en el acetábulo. La cuestión es que dicho contacto hace que el labrum se desgaste con más rapidez.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del desgarro del labrum de la cadera puede resultar complejo. Es fundamental que el médico realice una exploración adecuada de la articulación. Para ello movilizará la pierna en diferentes posiciones.

No obstante, se suelen requerir ciertas pruebas complementarias para descartar otras lesiones. Una de las más empleadas es la radiografía. Mediante la imagen se puede observar si existe alguna fractura o anomalía ósea. Es de especial utilidad si ha habido un traumatismo.

Pero con la radiografía no se pueden observar los tejidos blandos del organismo. Por eso, a veces se recurre a la resonancia magnética.

Tratamientos para el desgarro del labrum

El desgarro del labrum es una lesión difícil de tratar. Aunque en desgarros leves puede ser útil el abordaje médico o fisioterápico, no se descarta recurrir a cirugía para conseguir la curación.

Hay medidas que se suelen recomendar en todos los casos, independientemente de que se llegue al quirófano. Una de ellas es la pérdida de peso si hay obesidad. El objetivo es reducir la sobrecarga a la que está sujeta la articulación de la cadera.

En el caso de los deportistas, es probable que se recomiende modificar ciertos hábitos en la actividad física. En muchos casos se aconseja reducir la intensidad o buscar otras formas de entrenamiento.

Abordajes no quirúrgicos

El tratamiento médico busca aliviar el dolor y reducir la inflamación que se produce en esta lesión. Para ello se suelen recetar antiinflamatorios no esteroideos. Por ejemplo, el ibuprofeno o el naproxeno. En algunas personas sirven las infiltraciones de corticoesteroides.

Otro de los pilares del tratamiento es la fisioterapia. Debe ser llevada a cabo por un especialista. La idea es realizar ejercicios que ayuden a recuperar la amplitud de movimiento de la articulación.

También se busca aumentar la fuerza y el estiramiento, para que la cadera sea más estable durante las actividades físicas.

Radiografía por desgarro del labrum de cadera.
La radiografía debe complementarse con otras imágenes más específicas para partes blandas, como la resonancia.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía suele ser una de las mejores opciones para tratar los desgarros graves. También se realiza cuando han fallado los tratamientos no quirúrgicos. Es decir, cuando pese a los fármacos y la fisioterapia no se consigue controlar el dolor o recuperar la movilidad.

Según explica una publicación de la Clínica Cleveland, la cirugía del desgarro del labrum de la cadera se realiza mediante artroscopia. Es una técnica poco invasiva que se concreta mediante pequeñas incisiones. A través de ellas se introducen los instrumentos necesarios para reparar la lesión.

La artroscopia se hace de forma ambulatoria. La mayoría de los pacientes pueden irse a casa el mismo día. La idea es coser el desgarro o reconstruir la totalidad del labrum. Para una reconstrucción es necesario un injerto de cartílago sano.

A pesar de ser una técnica poco invasiva, también conlleva riesgos. Es posible que haya sangrado, infección o lesión de algún nervio.

¿Se puede prevenir el desgarro del labrum?

La recuperación tras un desgarro del labrum no es sencilla. El tiempo necesario para rehabilitarse varía en función de la gravedad de la lesión. Es importante destacar que, pese a la cirugía, probablemente se necesiten muletas para caminar en las semanas posteriores.

De hecho, algunos pacientes no se recuperan por completo hasta que han pasado meses. Por eso es fundamental tratar de prevenir esta lesión. Para ello se recomienda realizar ejercicios de fuerza y flexibilidad con las piernas y las caderas.

Te podría interesar...
Necrosis avascular de la cadera
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Necrosis avascular de la cadera

La necrosis avascular es un infarto óseo donde el tejido no recibe aporte sanguíneo y las células mueren. El lugar más frecuente es la cabeza del f...