Día Mundial de la Hipertensión, ¿por qué se celebra?

Los riesgos de la hipertensión arterial pueden contrarrestarse con la efectividad de la medición, el diagnóstico y el tratamiento oportunos. Por ello, te invitamos a conocer todo sobre el Día Mundial de la Hipertensión.
Día Mundial de la Hipertensión, ¿por qué se celebra?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 17 Mayo, 2021.

Escrito por Daniel Osuna Sisco, 17 Mayo, 2021

Última actualización: 17 Mayo, 2021

El 17 de mayo de cada año (excepto en casos extraordinarios) se celebra el Día Mundial de la Hipertensión. La promoción de este evento se debe a la Liga Mundial de la Hipertensión (WHL, por su identificación en inglés como World Hypertension League).

Los objetivos generales de la conmemoración están dirigidos a un aumento de la conciencia global sobre los riesgos de la presión arterial alta. Además de la transmisión de información oportuna y el perfeccionamiento de la técnica de medición, ya que este factor puede alterar las determinaciones clínicas.

A su vez, la importancia clínica de la hipertensión, que ha motivado el lema del 2021: «Mida su presión arterial con precisión, contrólela, viva más tiempo», nace de la estadística expuesta por la misma WHL. En ella, la Liga afirma que un 50 % de las personas con presión arterial elevada a nivel mundial no están al tanto de su condición.

Efectos de la hipertensión en la salud

La hipertensión arterial es una afección que se caracteriza por la elevación fuera de los límites saludables de la fuerza ejercida por la sangre contra las paredes de las arterias. Esto puede desencadenar enfermedades cardiovasculares.

Existen dos elementos para definir la presión arterial. Se trata de la presión sistólica (presión en las arterias durante los latidos del corazón) y la presión diastólica (presión en las arterias entre latidos). Los valores de ambas se expresan en milímetros de mercurio (mm Hg).

Por otro lado, los síntomas de la hipertensión no son específicos, ya que hay pacientes que no evidencian señales, sin importar que estén muy cerca de sufrir efectos graves, como los siguientes:

Asimismo, existen circunstancias en las que los signos sí hacen acto de presencia. Se manifiestan en forma de dolores de cabeza, sangrado nasal y problemas respiratorios.

Medición de la presión arterial.
La medición de la presión arterial es muy importante porque determina el diagnóstico. Debe hacerse de la forma correcta.

Causas y factores de riesgo

Antes de definir las causas y los factores de riesgo, es importante afirmar que hay dos tipos de hipertensión arterial: primaria y secundaria. En el caso de la primaria, no se han establecido causas puntuales y se atribuye a cambios que no se pueden determinar en concreto.

En cuanto a la hipertensión secundaria, se origina de una enfermedad preexistente. Por ello, sus orígenes pueden ser los siguientes:

  • Enfermedad renal.
  • Alteraciones de la tiroides.
  • Consumo de drogas.
  • Algunos medicamentos, como analgésicos, antigripales y descongestivos.
  • Tumores ubicados en la glándula suprarrenal.

Siguiendo la línea de las condiciones que son capaces de propiciar la afección que se busca visibilizar en el Día Mundial de la Hipertensión, podemos mencionar estos factores de riesgo:

  • Raza: existe un mayor riesgo de hipertensión y de consecuencias graves en personas de ascendencia africana.
  • Edad: entre los 64 (en hombres) y 65 años (en mujeres) se incrementa el riesgo de padecer hipertensión.
  • Sobrepeso: la cantidad de sangre requerida para llevar oxígeno y nutrientes a los tejidos es proporcional al peso que se tenga. A mayor volumen de cuerpo sin entrenamiento, mayor carga para el sistema cardiovascular.
  • Sedentarismo: falta de actividad física.
  • Tabaquismo: los químicos del tabaco generan estrechamiento en las arterias y aumentan las probabilidades de problemas cardíacos.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la hipertensión se hace a partir de una exploración física, junto a la medición de la tensión con la utilización de un tensiómetro. Se requiere realizar la medida en cada brazo para efectos comparativos y diferenciales.

Teniendo los resultados, se debe considerar la siguiente clasificación:

  • Presión arterial normal: sistólica inferior a 120 mm Hg y diastólica de 80 mm Hg.
  • Presión arterial alta: presión sistólica de 120-129 mm Hg y menos de 80 mm Hg de diastólica.
  • Hipertensión etapa 1: sistólica de 130-139 mm Hg y presión diastólica de 80-89 mm Hg.
  • Hipertensión etapa 2: presión sistólica superior a 140 mm Hg y presión diastólica por encima de 90 mm Hg.
  • Emergencia hipertensiva: presión arterial superior a los 180/120 mm Hg.

Luego de dar con la clasificación, el tratamiento consiste en cambios del estilo de vida, como una dieta saludable y ejercicio. Si no se consigue una estabilización, entonces se recurre a medicamentos como diuréticos, inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA), antagonistas de receptores de la angiotensina II (ARA) y bloqueadores de los canales de calcio.

Celebración del Día Mundial de la Hipertensión

La conmemoración del Día Mundial de la Hipertensión parte del esfuerzo de la Liga Mundial de la Hipertensión; institución a la que se han sumado la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El lema para el 2021 es “Mida su presión arterial con precisión, contrólela, viva más tiempo”. Lo que se busca es cambiar la tendencia de desconocimiento sobre la enfermedad que existe en todo el mundo y que se hace más evidente en zonas que poseen escasos recursos.

Los objetivos son los siguientes:

  • Concientizar.
  • Informar sobre la medición correcta y los factores de riesgo.
  • Sensibilizar a la población.
  • Promover investigaciones para perfeccionar el tratamiento.

Actividades en el Día Mundial de la Hipertensión

Entre las actividades que se desarrollan en el Día Mundial de la Hipertensión están las conferencias informativas, los actos de recaudación de fondos, las jornadas gratuitas de atención, los cursos para perfeccionar la medición de la presión arterial y la entrega de reconocimientos de la International Society of Hypertension (ISH), entre los que se encuentran los siguientes:

  • ISH Franz Volhard y cátedra de investigación sobresaliente.
  • ISH Robert Tigerstedt Lifetime Achievement Award.
  • Premio ISH Paul Korner apoyado por la Fundación para la Investigación de la Presión Arterial Alta de Australia.
  • Reconocimiento Honorary Fellow.
  • Premio ISH a la excelencia para la Investigación en Salud y Enfermedad Cardiovascular en la Mujer.
Cambio de estilo de vida para la hipertensión arterial.
Los cambios en el estilo de vida son un pilar del tratamiento para los pacientes hipertensos. Dieta y ejercicio marcan el camino.

¿Cómo puedo participar en el Día Mundial de la Hipertensión?

Algunas de las formas más significativas de participar en el Día Mundial de la Hipertensión son las donaciones a organizaciones oficiales, además de la transmisión de testimonios en las redes sociales con la etiqueta #DíaMundialdelaHipertensión y #WorldHypertensionDay.

Aunado a esto, resulta útil formar parte de cursos para la medición de la presión arterial y utilizar el material para las redes que la OPS renueva cada año.

Monitorear la presión arterial para estar atentos

La adopción de las mejores prácticas mundiales comienza por el cambio individual en cuanto a buenos hábitos diarios y sensibilidad en relación con las pequeñas señales que pueda dar el cuerpo. Junto a esto, se recomienda monitorear con frecuencia la presión arterial desde los 50 años de edad en adelante.

En última instancia, las consideraciones más importantes pasan por la reducción del consumo de sal, la elección de una dieta saludable, la práctica de ejercicios, la evitación del alcohol y la meta de un peso acorde a la talla.

Te podría interesar...
Hipertensión en niños: síntomas, causas y tratamientos
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Hipertensión en niños: síntomas, causas y tratamientos

La hipertensión en niños es secundaria en el 85 % de los casos. Casi siempre se asocia a un fallo renal congénito o adquirido.