Hasta qué edad crecen los hombres y las mujeres

La pregunta es más común de lo que creemos y adquiere mayor relevancia cuando somos padres. Descubre en este artículo cuál es la edad promedio en que dejamos de crecer y los factores que lo determinan.
Hasta qué edad crecen los hombres y las mujeres
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 26 febrero, 2021.

Escrito por Ana Núnez, 26 febrero, 2021

Última actualización: 26 febrero, 2021

Hasta qué edad crecen los hombres y las mujeres es una pregunta que solemos hacerle al médico encargado del control y seguimiento del desarrollo de nuestros hijos. El tema ha dado motivo a múltiples estudios desde perspectivas que no solo incluyen los genes, sino que suman variables como los aspectos geográficos y socioeconómicos.

Una de las pautas que va quedando establecida en estas investigaciones es que el sexo influye. Por lo general, las niñas se desarrollan antes que los niños. Ya a los 8 años pueden existir variantes hormonales que en los varones aparecen alrededor de los 10.

Con esta diferencia de aproximadamente 2 años seguirán transcurriendo los cambios en el proceso para hacerse adultos. Por eso, durante la adolescencia hay un momento de la escolaridad en que ese margen se hace muy evidente entre los compañeros de clases.

Vuelven a un nuevo año escolar en el que parece que solo las chicas han crecido y se les ha distribuido el cuerpo de otra manera. Se ven más acentuadas sus caderas y son notorios los senos. Con frecuencia, un año después, serán los chicos quienes regresen con la musculatura fortalecida y más altos que las mujeres.

¿Por qué crecemos?

Los seres humanos crecemos como parte de nuestra evolución y desarrollo. Es un proceso fisiológico que se presenta de forma gradual a medida que se alargan los huesos, aumentamos de peso y alcanzamos la madurez.

Los estirones más notables suceden en el primer año de vida, entre los 5 y 7 años y luego en la adolescencia. A este se le conoce con el nombre de estirón puberal y constituye el último momento de crecimiento rápido de hombres y mujeres. Abarca desde los 10 hasta los 19 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta etapa viene acompañada de otros cambios emocionales y físicos. En paralelo al crecimiento acelerado de los huesos ocurre el de la laringe; esto produce que la voz se torne más intensa y grave. Por otro lado, los músculos están más definidos, crece vello en los genitales, el rostro y otras partes del cuerpo.

En el caso de las mujeres, la fecha de aparición de la menstruación parece que marca un ritmo que va poco a poco desacelerando el crecimiento. A partir de ahí suman entre 3 y 5 centímetros más.

En este momento se consigue la altura, sino definitiva, por lo menos muy cercana a la máxima que tendremos. Según el promedio, entonces, la edad hasta que crecen los hombres y las mujeres oscila entre los 14 y 16 años para las mujeres y entre los 16 y los 18 años para los varones.

En los hombres este margen se extiende. Algunos siguen creciendo, aunque muy poco, hasta los 21 años. Siempre de un modo mucho más lento que en la pubertad. El desarrollo de la masa muscular va hasta los 24 años, aproximadamente.

Adolescente con primera menstruación.
El inicio de los ciclos menstruales marca un hito en el desarrollo de las mujeres, con lo que se enlentece el estirón.

¿De qué factores depende el crecimiento de hombres y mujeres?

El crecimiento, tanto en hombres como en mujeres, depende en alto grado de la genética. Sin embargo, otros factores intervienen.

La talla que logra el ser humano está también condicionada por la calidad de su alimentación y de su sueño. La dieta sana y equilibrada redundará en vitaminas y minerales necesarios para el buen desarrollo de huesos y músculos.

Pero, ¿cómo es que el sueño influye en el crecimiento? Al dormir, el cuerpo produce hormonas; entre ellas, la del crecimiento, llamada somatotropina. Un motivo más por lo que debemos procurar crearles el hábito adecuado del descanso nocturno, según la cantidad de horas que requieren para la edad.

Hay otras hormonas relacionadas con la tiroides que tienen influencia directa en el desarrollo de los huesos. De ahí que el hipotiroidismo, a veces innato, se vincule con problemas en el crecimiento de los niños. Una persona sana crecerá desde el momento en que fue concebida.

Esto lo notamos con naturalidad en casa a medida que va cambiando la talla de ropa o zapatos. Si se detiene de manera intempestiva o inusual, tendremos que llevar a nuestro hijo o hija a que sea evaluado por un especialista.

¿Se puede estimular el crecimiento?

Hay médicos que afirman que sí se puede estimular lo que crecen hombres y mujeres si se hace antes de la pubertad o en sus inicios. Por ello indican suplementos proteicos y multivitamínicos.

Lo hacen con la finalidad de ayudar al adolescente, sea hombre o mujer, en el desarrollo de una estatura superior a la que en promedio podría llegar por la disposición de sus genes.

Otros creen en tratamientos hormonales o en la práctica de deportes. Incluso, siendo un mito la idea de que el básquetbol o la natación los hará ganar unos centímetros extras, lo recomiendan. En tanto, la actividad física es necesaria para la salud y para mantener un equilibrio entre cuerpo y mente.

A pesar de reconocer que el factor genético es clave, fomentarles hábitos saludables deportivos y de descanso será una buena idea. Todo ello si se realiza como acompañamiento de una alimentación balanceada.

¿Qué puede causar alteraciones en el crecimiento de hombres y mujeres?

Las principales causas de alteración en el crecimiento tienen que ver con enfermedades crónicas, como problemas renales, hepáticos, gastrointestinales, cardiopatías o alguna otra afección que se esté desarrollando en el sistema nervioso central o en los huesos.

Otras condiciones congénitas o enfermedades endocrinas, como la diabetes y las anormalidades del cromosoma X, también pueden ser el origen del estancamiento de la talla. Influyen factores socioeconómicos que conlleven una malnutrición, sobre todo en los primeros años de la infancia, esenciales para lo que será el desarrollo.

Padecer desnutrición los primeros años de vida y por un período prolongado determina la estatura final. Esto será así por más que se cuente con unos genes que apunten a una altura superior a la promedio.

Revertir estos efectos implicaría mantener un control con un médico especializado en desarrollo y crecimiento. El profesional podría llevar un seguimiento exhaustivo del caso. Sin que ello garantice que pueda lograrlo, valdrá la pena intentarlo.

Niña que mide su altura.
El crecimiento y el desarrollo no solo dependen de la genética, sino también de otros factores externos, como las condiciones socioeconómicas.

La edad hasta la que crecen hombres y mujeres es multifactorial

Si bien es cierto que la genética juega un factor principal para marcar cuánto mediremos, ya sabemos que el medio ambiente y la alimentación también son importantes. En función de ello, UNICEF ofrece un cuaderno sobre “Evaluación del crecimiento de niños y niñas”, en cuyo módulo 3 se dedica a orientar sobre una nutrición saludable.

El mismo documento contiene tablas con los percentiles promedio para niñas y niños. Son guías prácticas con las que podríamos llevar nosotros mismos en el hogar un gráfico con la evolución en talla y peso de nuestros hijos.

Te podría interesar...
Cirugía para aumentar la estatura: ¿es peligrosa?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cirugía para aumentar la estatura: ¿es peligrosa?

La cirugía para aumentar la estatura es cada vez más conocida, pero es una técnica compleja que puede conllevar riesgos. Te lo explicamos.