El sentido de la vista y las partes del ojo

Cristina·
14 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alfredo José Spath Porto al
14 Diciembre, 2020
Para el ser humano el sentido de la visión es el más importante, ya que es el más especializado y complejo de todos los que posee. Representa unas tres cuartas partes del total de nuestras percepciones sensoriales.

Los cinco sentidos son importantes para el ser humano por muchas razones. Sin embargo, hay quienes consideran que el sentido de la vista es uno de los que más información aporta (sobre el 80 % indican algunos profesionales de la oftalmología) y que por ello hay que cuidarlo. ¿Alguna vez te recomendaron que descansaras la vista después de haber trabajado varias horas en el ordenador o de jugar a la consola? Seguramente sí, pues está muy extendida la importancia de cuidar este sentido.

Para ser más concretos: el sentido de la vista es aquel que permite al ser humano conocer el medio de una manera gráfica; es decir, le informa del tamaño, color, volumen, posición, distancia, forma, etcétera, de aquello que lo rodea y se encuentra dentro del campo de visión. Todos esos datos le ayudan a integrarse mejor en el medio y, entre otras cosas, evitar peligros.

Los ojos

El sentido de la vista

Los órganos que rigen el sentido de la vista son los ojos. Estos son un par de órganos esféricos y simétricos de unos 2,5 centímetros de diámetro y que están compuestos por dos zonas, la zona anterior (que es la menor y visible desde el rostro), y la posterior (que es la zona que queda en la órbita interior del cráneo).

Los ojos son órganos muy frágiles. Por esta razón, se encuentran profundamente hundidos en las cavidades óseas del cráneo. Además están protegidos en su parte externa por las pestañas, párpados y cejas. Estos impiden que el sudor, el polvo y otro tipo de sustancias entren en los ojos.

El lagrimal también se encuentra en su parte exterior, en la unión de los párpados. Se trata un saco pequeño que tiene la función de lubricar el ojo y mantenerlo húmedo (para limpiarlo y amortiguar los golpes) mediante el parpadeo y el continuo movimiento del globo ocular.

Anatomía del ojo

OJ1

El globo ocular está formado por:

  • Esclerotida o esclerocórnea. Una membrana muy resistente, opaca y blanca, formada por colágeno, que además de proteger el ojo tiene regula el paso de la luz y mantiene la forma del este. En la esclerótica se encuentran los músculos que mueven el globo ocular.
  • Córnea. Es dura y transparente, tiene una curvatura apropiada para permitir la concentración de los rayos de luz en un punto para que el resto del ojo pueda procesar una imagen enfocada y con la luz apropiada.
  • Coroides. Es una membrana intermedia y pigmentada que oscurece el ojo para que se destaque la imagen, se encuentra entre la esclerótica y la retina. La coroides tiene una perforación en su parte visible que contiene en el centro la pupila y el iris.
  • Pupila. Es una abertura circular en el centro del iris, que se contrae o dilata para regular el paso de la luz que llegará a la retina. En la oscuridad, se dilata y se abre para conseguir la mayor cantidad de luz posible, en cambio en un ambiente muy luminoso  se contrae para no dejar pasar un exceso de luz.
  • Iris. Rodea la pupila, y a su vez está rodeada por la blanca esclerótica. Su contracción altera el tamaño de la pupila, dilatándola y contrayéndola. El iris es una membrana coloreada gracias unas células de pigmento que se llaman melanina y melanocitos.
  • Retina. Es la membrana más interna del globo ocular, lo recubre y regula el paso de la luz, mediante sus células receptoras: los bastones que se encargan de la intensidad de luz y los conos que se encargan del color. La retina es la responsable del sentido de la vista.

Otros componentes del ojo

Protege la vista

  • Conjuntiva. Es membrana mucosa transparente que cubre y humedece la esclerótica y el interior de los párpados.
  • Humor acuoso. Es un líquido transparente que se encuentra entre la córnea y el cristalino, que recubre el iris y la pupila. Mantiene la forma convexa de la córnea, ya que ejerce una presión sobre ella que la mantiene curvada hacia fuera.
  • Cristalino o lente. Se encuentra detrás del humor acuoso, de la pupila y el iris. Es una especie de almohadilla transparente, como una lupa, que se encarga de regular el enfoque, adaptando su forma haciéndola más cóncava o convexa y permitir una mayor nitidez por medio de los músculos ciliares que lo sostienen.
  • Humor vítreo. Es un líquido denso y transparente que rellena gran parte del globo ocular, manteniendo su forma redonda.
  • Nervio óptico. Es el canal nervioso que transmite la información recogida por los ojos, hasta el cerebro, donde será procesada por la corteza visual, el hipotálamo y el lóbulo occipital.

El sentido de la vista y la percepción de imágenes

El proceso que nos hace poseedores del sentido de la vista se da cuando la información visual es recogida por los globos oculares gracias a la vibración de la luz.

Para este proceso, el ojo se ajusta y modifica para así recibir el estímulo de luz apropiado. De esta forma, la información atraviesa el cristalino y el humor vítreo para entrar en las pupilas.

Una vez ahí, la información pasa a la retina en forma de imagen invertida. Gracias a ello, las imágenes se convierten en impulsos eléctricos que, posteriormente, serán enviados al cerebro. En el cerebro, las imágenes se interpretan, decodifican y se giran a su posición correcta.

Cabe destacar que, cada ojo, ve una imagen ligeramente distinta a la del otro, pero ambos campos visuales se superponen parcialmente, con lo cual se obtiene una única vista. Esta zona de visión binocular permite la percepción en profundidad y la capacidad para juzgar la distancia de un objeto con respecto al individuo.