¿Sabes si es malo para la salud no usar sujetador?

Yamila Papa Pintor·
20 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
11 Marzo, 2019
Es conveniente prescindir del sujetador varias horas al día para evitar la retención de líquidos, dolor de espalda y otras molestias.

¿Sabes si es malo para la salud no usar sujetador? Sin duda, el sujetador es una prenda que suscita polémica en la actualidad. Hay quienes indican que es bueno usarlo para prevenir la caída de las mamas y, por otra parte, hay quienes afirman que sería mejor reducir su uso a diario para prevenir otras molestias.

Teniendo en cuenta que cada quien valora según sus medidas, necesidades, estilo de vida, etc., a continuación te ofreceremos algunos datos para que puedas llegar por ti misma a una conclusión.

El sostén o sujetador: ¿es bueno o malo?

Hace más de un siglo (en 1907) que Pierre Poiret creó el sujetador. Al principio, se trataba un armazón con alambres y telas que tenía como objetivo liberar a las mujeres del corsé. En cierta medida, se puede decir que cumplió con su cometido.

Con el paso del tiempo su uso se popularizó y su forma fue cambiando para adaptarse a la moda y otros parámetros. Por ello, hoy en día, sigue siendo una pieza fundamental en el armario femenino.

Desde el primer modelo hasta los más actuales strapless (sin tirantes), lo cierto es que el sostén o sujetador ayuda a mantener las mamas en su sitio, independientemente de las actividades que se realicen. Se cree que esta prenda previene su caída a temprana edad, así como que la mujer se encorve al caminar, sentarse o realizar distintos movimientos.

Dicho en otras palabras: las mamas están sujetas por los llamados “ligamentos de Cooper”. Estos, con el paso de los años, van perdiendo su capacidad de sujeción y los pechos se empiezan a caer. Usar sujetador podría retrasar esta caída o bien mitigarla. Sin embargo, al mismo tiempo, se cree que podría provocar otros problemas de salud, sobre todo relacionados con la falta de respiración de los poros de la piel de las mamas.

¿Me lo pongo o no me lo pongo?

Con tantas modas, estudios y publicaciones realizados hasta la fecha, muchas mujeres dudan antes de colocarse esta prenda. ¡Y no es para menos! Como primer punto, está la inquietud en torno a si su uso favorece el desarrollo del cáncer de mama.

Según expertos del Instituto Oncológico Teknon, aún no hay estudios que demuestren una relación directa o clara entre usar sujetador, sobre todo los modelos que incluyen aros de metal, y padecer esta enfermedad. Por esto mismo, no se ha podido desaconsejar su uso, sino recomendar, para mayor tranquilidad, el uso de modelos que no tengan aros de metal.

Por todo lo anterior, antes de responder a la pregunta de ¿es bueno o es malo para la salud no usar sujetador? se deben tener en cuenta algunas cuestiones básicas. Por ejemplo, el modelo de sostén, el tamaño del busto, la higiene postural de la mujer y qué actividades lleva a cabo a lo largo del día.

Entonces, ¿es malo no usar sujetador? Según parece, lo que no resulta beneficioso es el uso de un modelo adecuado y no quitárselo al menos por la noche para descansar. Asimismo, se considera que no es beneficioso usar aquellos que estén hechos por materiales que impiden la transpiración y que quedan apretados.

No olvides leer: La cinta rosada, la unión frente el cáncer de mama

El tamaño del pecho, esencial para usar sostén

En las mujeres que tienen crecimiento anómalo o excesivo de los senos se recomienda el uso del sostén. De este modo, se mejoran los dolores lumbares y dorsales por el peso de las mamas. No obstante, si bien el sujetador reduce los síntomas, pasar por el quirófano podría ser una de las alternativas para evitar problemas mayores.

Por otra parte, se aconseja usar sostén al hacer ejercicio. Pero atención: solo los confeccionados de manera específica para la actividad física, ya que son los más cómodos. No son adecuados aquellos que están hechos con aros de metal, relleno y elementos decorativos.

Otra cuestión importante es no usar aquellos que tengan costuras interiores. Los sujetadores de este tipo pueden provocar roces en los pezones.

El tercer grupo de mujeres que sí o sí han de usar sostén son las embarazadas y en período de lactancia. Las razones están, más que nada, ligadas a la comodidad. Pero también al hecho de que en esa época las mamas crecen bastante y, al acumular leche, pueden doler si no están bien sujetas.

Y, si nos referimos a cuestiones estéticas, se dice que a partir de los 35 años la mujer no puede prescindir del sostén. De lo contrario, la naturaleza se encargarán de demostrar la ley de la gravedad.

¿Cuántas horas al día debo usar sostén?

Mujer usando sujetador.

El uso del sujetador lleva años siendo objeto de estudio y siempre podemos encontrar nuevos datos sobre él. Aunque aún es cuestionable si debe ser obligatorio o no a partir de la adolescencia o en la vejez, su utilización por periodos de tiempo prolongados podría suponer riesgos. Entre los efectos encontramos los siguientes:

Compresión de ganglios

Si usas sujetador durante todo el día podría estar presionando sobre los canales linfáticos. Esto hace que las toxinas no se eliminen de manera correcta. Tampoco se realizará el drenaje correspondiente a estos ganglios. Por el contrario, al permitir que los pechos estén libres algunas horas (por ejemplo, al dormir o al estar en casa) se evita la retención de líquidos.

Circulación y movimiento

El sujetador modifica la circulación de la sangre y no permite la libertad de movimiento en las mamas. Por este motivo, como máximo se indica usarlo 7 horas seguidas. Es muy importante hacer caso a esta recomendación. Además, las mujeres saben el alivio que supone quitárselo.

Transpiración y temperatura

Los sostenes están confeccionados en diferentes materiales y no todos son recomendables. De hecho, se recomienda darle siempre prioridad a los de algodón y licra. Los que están hechos de materiales como el poliéster y sintéticos evitan que la piel transpire como corresponde. Esto no resulta cómodo ni tampoco saludable.

Busca los modelos con aquellos tejidos que permitan una buena transpiración, sean frescos y suaves al tacto, y que le den prioridad la comodidad.

¿Quieres conocer más? Lee: Usa las flores de verbena para mantener esbeltos tus pechos

¿Cómo elegir el mejor sujetador?

¿Cómo elegir un buen sujetador?

Elegir el sostén adecuado ayuda a prevenir muchas molestias, además de las típicas relacionadas con la espalda y el torso en general. Para ayudarte a dar con la opción correcta para ti, a continuación te damos algunos consejos:

Tallas

Se miden en centímetros y pueden ir desde la 85 a la 110. Están relacionadas con el contorno de la espalda. Entonces, para saber cuál es la talla correcta, toma una cinta métrica y mide el contorno del torso, justo debajo de las mamas.

También debes tener en cuenta la talla de la copa. En este caso, se diferencia por letras de la A a la E. Para saber cuál es la correspondiente debes medir el contorno del pecho (igual que antes pero a la altura del pezón). Resta la primera medida con la segunda.

Según la diferencia es el correcto:

  • 10 centímetros: A
  • 15 centímetros: B
  • 17,5 centímetros: C
  • 20 centímetros: D
  • 22,5 centímetros: E

Probador

Es preciso que te pruebes la ropa interior antes de comprarla. En casi todas las tiendas lo permiten, siempre y cuando dejes la tuya debajo. Quizás esto sea algo incómodo, pero es la mejor manera de evitar enfermedades o infecciones.

En el caso del sujetador, puedes colocar un pañuelo en los pezones y alrededores. Asegúrate de que la copa no te haga daño ni que quede demasiado suelta. Comprueba que la tira de atrás no quede muy elevada (debe estar a la altura del pecho).

¿Es malo no usar sujetador? Conclusión

El uso del sujetador durante un periodo de tiempo prolongado puede resultar molesto. No obstante, se cree que el sostén contrarresta los efectos negativos del envejecimiento en el pecho y altera las percepciones del cuerpo. Lo mejor es elegir un sujetador que se adapte bien al pecho, que sea cómodo y que lo sujete bien sin causar molestias.

  • McGhee, D. E., & Steele, J. R. (2010). Optimising breast support in female patients through correct bra fit. A cross-sectional study. Journal of Science and Medicine in Sport. https://doi.org/10.1016/j.jsams.2010.03.003
  • McGhee, D. E., Steele, J. R., & Munro, B. J. (2010). Education improves bra knowledge and fit, and level of breast support in adolescent female athletes: A cluster-randomised trial. Journal of Physiotherapy. https://doi.org/10.1016/S1836-9553(10)70050-3
  • McGhee, D. E., & Steele, J. R. (2011). Breast volume and bra size. International Journal of Clothing Science and Technology. https://doi.org/10.1108/09556221111166284
  • Chen, L., Malone, K. E., & Li, C. I. (2014). Bra wearing not associated with breast cancer risk: a population-based case-control study. Cancer epidemiology, biomarkers & prevention : a publication of the American Association for Cancer Research, cosponsored by the American Society of Preventive Oncology, 23(10), 2181–2185. https://doi.org/10.1158/1055-9965.EPI-14-0414
  • Wood, K., Cameron, M., & Fitzgerald, K. (2008). Breast size, bra fit and thoracic pain in young women: a correlational study. Chiropractic & osteopathy, 16, 1. https://doi.org/10.1186/1746-1340-16-1