¿Es peligroso bajar de peso demasiado rápido?

Antonella Grandinetti·
18 Marzo, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo al
29 Marzo, 2019
¿Buscas una dieta para adelgazar? Acude a tu médico para que te ayude a escoger la más adecuada para tus necesidades. Bajar de peso demasiado rápido con una dieta "milagrosa" puede ser arriesgado para la salud.

Por lo general, cuando nos decidimos a iniciar una dieta para adelgazar deseamos que el proceso genere resultados evidentes en poco tiempo. Sin embargo, ¿sabías que bajar de peso demasiado rápido puede ser arriesgado para la salud?

Perder esos kilos de más puede llevarnos tiempo y esfuerzo, ¡y eso es totalmente normal! La manera saludable de alcanzar el peso ideal es hacerlo poco a poco porque sino, podemos dañar al organismo. Te contamos todo a continuación.

¿Bajar de peso demasiado rápido es arriesgado?

Iniciar una dieta restrictiva para perder peso suele ser complicado, sobre todo si eres de esas personas que disfrutan de la comida. Subir a la báscula y ver que la aguja está en el mismo lugar que el día anterior puede ser frustrante. No obstante, debes ser paciente y seguir las recomendaciones de tu médico.

Las dietas milagrosas en las que pierdes varios kilos por semana pueden ser realmente arriesgadas para el organismo y, por este motivo, no son indicadas por los profesionales de la salud.

¿Te estás preguntado qué se considera bajar de peso demasiado rápido? Por lo general, se considera que una pérdida de entre medio y un kilo por semana es saludable, más de un kilo por semana sería considerado “muy rápido”.

Merece la pena aclarar que, si padeces de retención de líquidos, es probable que pierdas más de un kilo por semana durante los primeros tiempos haciendo dieta.

Lee: 6 motivos por los que fracasa tu dieta para adelgazar

Efectos en el cuerpo

El cuerpo necesita una cierta cantidad de calorías diarias para realizar sus diferentes funciones. El exceso de peso se produce cuando la ingesta de calorías es superior a las necesidades y, para bajar de peso saludablemente, lo ideal sería reducir la ingesta progresivamente a la vez que aumentamos la actividad.

Las necesidades calóricas varían de una persona a otra en razón de su sexo, su edad y su nivel de actividad física, entre otras variables. Por eso, recomendamos que en lugar de adoptar una dieta milagrosa te acerques a tu nutricionista para que pueda evaluar la salud y diseñar una dieta acorde a tu condición física.

Ahora bien, ¿Qué pasa cuando decidimos restringir la ingesta de alimentos a través de una dieta sumamente restrictiva? Bajar de peso demasiado rápido conlleva riesgos como:

1. Pérdida de masa muscular

Mujer delgada dentro de unos pantalones grandes
Al realizar una dieta altamente restrictiva, el cuerpo se queda sin reservas de glucosa, consumiendo el tejido muscular.

Uno de los principales errores al recurrir a dietas milagrosas es querer bajar de peso sin valorar que lo realmente importante es reducir la grasa corporal. Es decir que no es lo mismo perder peso que perder grasa.

El catabolismo muscular se produce cuando el cuerpo, al necesitar energía y no recibir alimentos, comienza a alimentarse de sus propios tejidos, entre ellos de sus músculos.

En 2016, un estudio evaluaba a un grupo de personas con una dieta muy baja en calorías durante 5 semanas y a un grupo control con una dieta baja en calorías durante 12 semanas (500 contra 1500 calorías diarias). Al final, la cantidad de kilos perdidos fue similar pero el primer grupo perdió seis veces más masa muscular.

Para evitar la pérdida de tejido magro, es necesario asegurar un correcto aporte de omega 3, según un estudio publicado en Aging Clinical and Experimental Research.

Quizá te interese: 12 formas de restar calorías a tus platos para adelgazar

2. Ralentización del metabolismo

Algunas investigaciones han observado que perder peso demasiado rápido podría causar que el metabolismo trabaje de manera más lenta, es decir quemando menos calorías. De hecho, se ha comprobado que la quema de calorías diaria podría llegar a ser un 23 % inferior.

3. Deficiencias nutricionales

Mujer sentada en la cama con expresión cansada
Al reducir la ingesta de nutrientes esenciales, existe un alto riesgo de enfermedades carenciales.

Una dieta muy baja en calorías podría provocar deficiencias nutricionales, al no ingerir todos los minerales y vitaminas que tu cuerpo necesita para trabajar correctamente. Las deficiencias nutricionales podrían traducirse en:

  • Pérdida de cabello.
  • Fatiga extrema.
  • Huesos frágiles.
  • Sistema inmunitario debilitado.

Ten en cuenta que también es necesario ingerir antioxidantes de manera habitual, ya que estos han demostrado ser capaces de reducir el riesgo de enfermar.

4. Formación de cálculos biliares

Cada vez que comemos, la vesícula biliar libera jugos gástricos que ayudan a descomponer los alimentos para que estos puedan ser digeridos. Algunos estudios señalan que al ingerirse una menor cantidad de alimentos, parte de los jugos biliares no liberados podrían formar cálculos biliares.

5. Otras problemáticas

Hemos mencionado ya los riesgos más grandes que corres al bajar de peso demasiado rápido. Más allá de estas graves complicaciones de salud, pueden presentarse otras problemáticas como:

  • Mareos.
  • Sensación de frío.
  • Irritabilidad.
  • Calambres musculares.
  • Constipación.
  • Diarrea.

¿Moraleja? Pierde peso sin prisas

Si deseas perder peso, evita hacerlo demasiado rápido. No vale la pena perder 2, 3, 4 o más kilos en un periodo de tiempo breve solamente para “lucir bien”, pero sentirte mal, debilitar tu organismo y luego tener que afrontar las consecuencias de esa decisión. Mejor ir poco a poco, y no poner en riesgo la salud de tu cuerpo.

No inicies una dieta para adelgazar sin supervisión médica, sobre todo si tienes alguna condición crónica. Recuerda que antes de cambiar tus hábitos alimenticios siempre es recomendable que visites a un nutricionista y a tu médico de cabecera para que ambos profesionales te den las pautas más adecuadas para ti.

  • Dupont J., Dedeyne L., Dalle S., Koppo K., et al., The role of omega 3 in the prevention and treatment of sarcopenia. Aging Clin Exp Res, 2019. 31 (6): 825-836.
  • Arulselvan P., Fard MT., Tan WS., Gothai S., et al., Role of antioxidants and natural products in inflammation. Oxid Med Cell Longev, 2016.
  • Erlinger S., Gallstones in obesity and weight loss. Eur J Gastroenterol Hepatol, 2000.