¿Cómo esterilizar y limpiar la copa menstrual?

Utilizar la copa menstrual implica su higiene antes, durante y después del período. Además de la importancia para la salud íntima, el aseo del producto garantiza el funcionamiento seguro.
¿Cómo esterilizar y limpiar la copa menstrual?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 29 mayo, 2022

Limpiar la copa menstrual es tan fácil como necesario para que sea un utensilio duradero y saludable. Durante la regla, la mujer puede sufrir cólicos, cambios de humor, dolor de cabeza, hinchazón, sensibilidad en los senos y otros malestares, a los que se suma cierta incomodidad por usar toallas sanitarias o tampones.

Las copas prometen seguridad y comodidad en esos días. La particularidad de ser reutilizables hasta por 10 años hace que escalen posiciones entre las alternativas para contener la sangre que baja en el ciclo. Además, estos dispositivos contribuyen con la conservación ambiental.

Un texto difundido por National Geographic destaca que, si bien es difícil precisar cuánta basura plástica proviene de los productos menstruales, solo en 2018, en Estados Unidos se compraron 5,8 mil millones de tampones. Todos terminaron en los basureros como desecho plástico.

Importancia de la higiene en una copa menstrual

La copa vaginal aporta grandes beneficios:

  • Es un elemento discreto.
  • Es económico.
  • Es sustentable.

La Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología así lo define. Dichos recipientes son diseñados con material flexible, tipo silicona o goma de carácter médico e hipoalergénico.

Aunque no suponen peligro de infección, como sí puede pasar con otros artículos sanitarios íntimos vinculados al síndrome de shock tóxico menstrual (SSTm), esterilizar y limpiar la copa es básico si quieres que sea segura.

Una investigación publicada en The Lancet avala la eficacia del producto en el control de la menstruación y reporta la disminución de candidiasis en quienes lo utilizan. Alguna reacción adversa quizás esté ligada al uso inadecuado del dispositivo o irregularidades en el aseo del mismo.

Tampones tirados la inodoro.
Los tampones y las toallitas femeninas incrementan el volumen de desechos que suponen una problemática ambiental.
Antes de insertar la copa y para sacarla del canal vaginal, los dedos y las uñas tienen que estar bien limpios.

Esterilización de la copa menstrual

Esteriliza la copa antes de introducirla por primera vez en tu cuerpo. También hazlo después de cada regla, para eliminar los residuos de sangre.

El método común es hervirla de 3 a 10 minutos en una cacerola. La temperatura recomendada es de 140 °C, de modo que mueran los microorganismos.

La olla tiene que ser lo suficientemente honda para que la copa quede sumergida por completo. Cumplida la ebullición, apagas la hornilla y esperas a que enfríe el agua para sacar el dispositivo. No descuides el proceso, pues si alcanza a evaporar, la silicona podría quemarse o derretirse.

Otra manera de esterilizar el producto es con artefactos modernos exclusivos. Consisten en envases portátiles y plegables que llenas con agua y en los que insertas la copa para que hierva en el microondas. En este caso, sigue las instrucciones del fabricante.



¿Cómo limpiar la copa menstrual?

En cuanto a la limpieza ordinaria de la copa vaginal, esto se refiere al aseo en pleno período. No hay que calentarla por cada cambio; durante estos días es suficiente con vaciarla y lavar con agua fría para introducirla de nuevo. Si estás en un baño público, límpiala con papel higiénico.

Por ser fabricadas con materiales que resisten a las bacterias, no es necesario enjabonar. Pero si decides hacerlo, escoge jabones de pH neutro, ya que son mejores que los de perfume o los antibacterianos.

Algunas copas vienen con agujeros mínimos en el borde. Verifica que queden pulcros, ya que son los que generan el vacío para que el dispositivo se acople a la vagina.

Alternativas extras para asear la copa

Tanto para esterilizar como para limpiar la copa menstrual, existen instrumentos complementarios a los convencionales. Hay tabletas esterilizadoras que funcionan con agua fría y aparatos de desinfección por rayos UV y ozono. Estas opciones facilitan la higienización fuera de casa.

Asimismo, puedes aplicar limpiadores sin alcohol y sin antibacteriales. Los venden en aerosol y se rocían en el dispositivo de la siguiente forma:

  1. Lava la copa con agua (y jabón, si lo deseas).
  2. Seca antes de regar el limpiador.
  3. Frota la copa con la sustancia.
  4. Enjuaga para retirar el limpiador.
Copa menstrual para llevar de viaje.
Si estás de viaje, deberás buscar el mejor método para la limpieza de la copa. Que sea fácil de aplicar y que se pueda hacer en cualquier sitio.

¿Cada cuánto tiempo hay que limpiarla?

El aseo de la copa vaginal depende de la intensidad del flujo. Cuando es escaso, la sacas y limpias con agua un par de veces al día; pero si es abundante, el proceso podría repetirse las veces que consideres necesarias.

Fuera de la menstruación, es momento de asear la copa si modifica su tono a marrón o amarillento. Ocurre con el paso del tiempo, como consecuencia del hierro en la sangre que se adhiere y mancha la goma.

No es un asunto grave. Quitas la pigmentación sumergiendo la copa en agua oxigenada por una noche o hasta que recupere el color original. Posteriormente, lavas para borrar rastros del químico.



¿Cuándo debes sustituir la copa menstrual?

Sabes que es hora de comprar una nueva copa menstrual en las siguientes circunstancias:

  • Evidencia grietas.
  • Se quema al esterilizarla.
  • Debes cambiar de talla universal a grande por alguna condición ginecológica.
  • Transcurrieron 10 años desde que la adquiriste.

La vida útil del producto obedece al cuidado y al almacenamiento. Cronometra la esterilización de la copa para no quemarla, respeta las pautas de higiene y guárdala en una bolsa de algodón.

Te podría interesar...
¿Qué es el dolor intermenstrual?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué es el dolor intermenstrual?

El dolor intermenstrual aparece frecuentemente en los días cercanos a la ovulación. Puede ser muy molesto, aunque variable de mujer a mujer.