Cerveza sin alcohol: ¿es buena para después de entrenar?

Te vamos a contar si la cerveza sin alcohol es una buena opción para consumir después de entrenar o si por el contrario conviene evitar dicha bebida.
Cerveza sin alcohol: ¿es buena para después de entrenar?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias.

Última actualización: 15 febrero, 2022

Está claro que el consumo de bebidas alcohólicas afecta negativamente al rendimiento deportivo y a la capacidad de recuperación. Sin embargo, mucha gente se pregunta si la cerveza sin alcohol puede resultar una buena alternativa para mejorar la hidratación después de entrenar, ayudando también a reponer sales minerales y nutrientes.

Antes de comenzar es importante destacar que la mejor bebida para asegurar un buen estado de hidratación es el agua mineral. En ocasiones se pueden incluir otros líquidos en la pauta, como las infusiones o las bebidas deportivas. Se les puede sacar bastante partido. Aun así, salvando el caso de las infusiones, el resto de las alternativas disponibles han de introducirse en la pauta con cierto criterio.

La cerveza sin alcohol hidrata

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la cerveza cuenta con un porcentaje elevado de agua en su interior. Por este motivo, permite mejorar el estado de hidratación, algo determinante cuando se termina de hacer ejercicio. Si tuviese alcohol se podría experimentar un efecto diurético nocivo, pero no es el caso con la que no presenta dicho tóxico en su interior.

De todos modos, hay que destacar que se trata de una bebida con burbujas. Esto puede generar ciertas molestias gástricas e intestinales que condicionen la ingesta posterior de alimentos. También puede resultar nociva a mediano plazo si se sufren patologías que afecten al tubo digestivo, como la hernia de hiato o las enfermedades inflamatorias intestinales.

Al mismo tiempo, la cerveza cuenta con gluten. Esta proteína no le sienta bien a todo el mundo. Por ejemplo, los celíacos tienen que restringirla completamente dentro de su dieta. Pero aquellas personas con sensibilidad no celíaca al gluten o con problemas de microbiota también podrían tener que reducir drásticamente su consumo. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Medicina.

En este sentido, es posible encontrar en el mercado opciones disponibles sin gluten. Así se reducirían los problemas derivados de la ingesta de dicho nutriente. Ahora bien, el sabor es diferente y no agrada a todo el mundo por igual. La aceptación puede reducirse, provocando una menor sensación de satisfacción. Sucede algo parecido entre el consumo de cerveza con alcohol y sin alcohol.

Supone una fuente de carbohidratos

La cerveza sin alcohol no solo concentra agua y algunos sales minerales en su interior, sino que también es una fuente de carbohidratos. El consumo de los glúcidos está muy recomendado tras la práctica de actividad física de alta intensidad, para así reponer los depósitos de glucógeno. No obstante, se ha demostrado que la reposición es mucho más eficiente cuando se ingieren al mismo tiempo proteínas de alto valor biológico.

No debemos olvidar tampoco que la cerveza supone una excelente manera de incluir más calorías en la pauta de forma sencilla. Esto puede ser bueno o malo. Si la idea es establecer una dieta hipercalórica para ganar peso la estrategia resultará adecuada. Sin embargo, si el objetivo es reducir la masa grasa o simplemente mantener el peso estable el consumo de cerveza sin alcohol no sería lo más indicado.

De todos modos, a la hora de buscar una solución para reponer el glucógeno tras la actividad física hay opciones mejores. La alternativa más funcional desde luego no resulta recurrir a la cerveza sin alcohol. Existe una multitud de bebidas deportivas especialmente diseñadas para este fin. También es clave que la alimentación por medio de sólidos esté bien diseñada en este momento.

El ciclo de carbohidratos es una estrategia nutritiva para perder peso.

Mejor una comida completa y una bebida deportiva que cerveza sin alcohol después de entrenar

Como has visto, es posible consumir cerveza sin alcohol después de entrenar. Si no existen problemas digestivos no se experimentarán efectos negativos tras su consumo. Ahora bien, para maximizar los procesos de recuperación y de hidratación hay mejores alternativas mejores disponibles en el mercado. Las bebidas deportivas suelen contar con mayor calidad de cara a lograr dicho objetivo.

Por otra parte, ten en cuenta que se debe limitar el consumo de líquidos con gas. No pasará nada por incluirlos en la pauta de vez en cuando, pero no son lo más saludable para el tubo digestivo. Asimismo, podrían incrementar el riesgo de desarrollar alteraciones en la fisiología interna o incrementar la sintomatología en caso de que estas ya existan. Sea como fuere, para hidratarse siempre mejor es el agua mineral.

Te podría interesar...
¿Qué comida elegir después de hacer ejercicio?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué comida elegir después de hacer ejercicio?

Elegir correctamente la comida después de hacer ejercicio es clave para asegurar una buena recuperación muscular. ¿Qué hay que tener en cuenta?



  • Roszkowska, A., Pawlicka, M., Mroczek, A., Bałabuszek, K., & Nieradko-Iwanicka, B. (2019). Non-Celiac Gluten Sensitivity: A Review. Medicina (Kaunas, Lithuania), 55(6), 222. https://doi.org/10.3390/medicina55060222.
  • Alghannam, A. F., Gonzalez, J. T., & Betts, J. A. (2018). Restoration of Muscle Glycogen and Functional Capacity: Role of Post-Exercise Carbohydrate and Protein Co-Ingestion. Nutrients, 10(2), 253. https://doi.org/10.3390/nu10020253.

Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.