Dieta escandinava: ¿en qué consiste?

Gracias a los ácidos grasos consumidos por medio de la dieta escandinava se consiguen modular los estados inflamatorios del organismo, mejorando el funcionamiento de los sistemas.
Dieta escandinava: ¿en qué consiste?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias.

Última actualización: 27 noviembre, 2022

La dieta escandinava presenta un modelo de alimentación contemporáneo capaz de mejorar el funcionamiento del organismo. Ayuda a prevenir el desarrollo de patologías crónicas y complejas debido a su aporte nutricional, donde se priorizan los alimentos frescos de elevada calidad.

En los tiempos que corren es preciso evitar las dietas milagro que prometen rápidos resultados sin esfuerzo, ya que normalmente no funcionan o generan un efecto rebote posterior. Al mismo tiempo, es preciso reducir el consumo de ultraprocesados industriales, pues estos productos cuentan con elevadas cantidades de azúcares simples, de grasas trans y de aditivos.

¿Qué es la dieta escandinava?

El modelo de alimentación conocido como dieta escandinava propone la conformación de las comidas principales bajo la conjunción de 4 porciones de alimentos. 2 de ellas han de estar compuestas por vegetales, 1 por alimentos con elevado contenido en proteínas de elevado valor biológico y la restante por productos que presenten carbohidratos complejos en su interior.

Las proteínas son fundamentales para subir de peso saludablemente.
Las proteínas son una parte de la dieta escandinava junto a los vegetales.

Además destaca la necesidad de incluir una ración de grasa de alta calidad. Normalmente dicho requerimiento se satisface por medio del consumo de aceite vegetal en crudo, de pescados azules o de n puñado de frutos secos. Incluso también es posible incluir aguacates o semillas. Todos estos alimentos destacan por su contenido en ácidos grasos omega 3, nutrientes que han demostrado ser esenciales para prevenir las patologías cardiovasculares.

Beneficios de la dieta escandinava

El principal atractivo de la dieta escandinava es que prioriza el consumo de alimentos frescos frente al de procesados, lo cual repercute de manera positiva sobre la salud. Además también promociona la ingesta de proteínas de alta calidad, nutrientes esenciales para garantizar el buen funcionamiento de la masa magra.

Gracias a estos dos puntos clave se puede reducir la incidencia de muchas enfermedades crónicas y complejas. Tampoco debemos olvidar la presencia de grandes raciones de vegetales, que aportan fitonutrientes con capacidad antioxidante. Estos elementos contribuyen a neutralizar la formación de radicales libres, lo que genera un efecto antiinflamatorio.

Cabe destacar que la dieta escandinava también se conoce mediante la nomenclatura “dieta nórdica”. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Current Opinion in Endocrinology, Diabetes and Obesity, este modelo dietético consigue reducir la incidencia de la diabetes tipo 2, así como facilitar su manejo.

Incluir vegetales variados es esencial

De todos modos, y a pesar de que no aparece reflejado como tal en los manuales de la dieta escandinava, es primordial garantizar el consumo de vegetales variados. Así se garantiza la ingesta de distintos tipos de fitonutrientes, cada uno de ellos con una función determinada. Esta es una de las mejores maneras de asegurar es correcto funcionamiento del organismo.

Asimismo, es importante destacar que la bebida principal ha de ser el agua. El alcohol debe restringirse al máximo, ya que supone un tóxico para el cuerpo humano en cualquier dosis que sea consumido. También los refrescos han de dejarse a un margen. Esta clase de productos cuentan con elevadas concentraciones de azúcares simples y de aditivos, lo que impacta negativamente en el funcionamiento del hígado y del páncreas.

Como apunte, se puede destacar que incluso se podría plantear la dieta escandinava con una presencia menor de carbohidratos, lo que beneficiaría a ciertos colectivos poblacionales. Un ejemplo sería aquellos sujetos que presentan patologías de tipo neurológicos, ya que existen evidencias conforme los glúcidos no les sientan bien.

Hombre rechazando vaso de cerveza
El alcohol es uno de los hábitos que deben eliminarse para una dieta saludable.

La dieta escandinava, un modelo saludable

La dieta escandinava supone un régimen de alimentación seguro, saludable y adecuado para una gran mayoría de la población. Además es sostenible en el tiempo, ya que promociona los buenos hábitos y no plantea restricciones de grupo de alimentos demasiado estrictas. Simplemente se enfoca en la necesidad de ingerir verduras y una mayor cantidad de productos frescos con elevado contenido en proteínas.

Se trata de un modelo que sirve tanto para personas sedentarias como para deportistas. No obstante, en el caso de estos últimos, podría incrementarse ligeramente el aporte de carbohidratos y de proteínas con el objetivo de mejorar la función muscular y de enfatizar los procesos de hipertrofia del tejido magro. Incluso la introducción de suplementos de forma complementaria supondría un punto de inflexión para dichos colectivos a nivel de rendimiento.

De todos modos, ten en cuenta que cualquier dieta se ha de acompañar de actividad física regular para impactar positivamente sobre el estado de salud.

Te podría interesar...
3 alimentos con bajo contenido de carbohidratos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
3 alimentos con bajo contenido de carbohidratos

Incluir en la dieta alimentos con bajo contenido en carbohidratos puede ser útil para mejorar el estado de salud. Conoce algunas opciones.



  • Watanabe Y, Tatsuno I. Omega-3 polyunsaturated fatty acids for cardiovascular diseases: present, past and future. Expert Rev Clin Pharmacol. 2017 Aug;10(8):865-873.
  • Magnusdottir OK, Gunnarsdottir I, Birgisdóttir BE. Dietary guidelines in type 2 diabetes: the Nordic diet or the ketogenic diet? Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2017 Oct;24(5):315-319

Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.