¿Cuál es la función del sistema linfático en el organismo?

28 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La función del sistema linfático es desconocida por muchos. Es más, resulta que muchas personas ni siquiera saben que contamos con este tipo de circulación en el organismo. Descubre de qué se trata.

La mayoría conoce la existencia del aparato circulatorio, pero pocos saben la función del sistema linfático en el organismo. A pesar del desconocimiento, la linfa cumple un rol fundamental en el cuerpo humano, y es otro tipo de circulación, conectada a la sangre, sin la cual no podríamos vivir.

El sistema linfático transporta la linfa desde los tejidos hacia la sangre, de forma unidireccional. Es decir, tiene un solo recorrido, en una sola dirección, y que no vuelve sobre sí mismo.

La linfa es un líquido que se produce en medio de los tejidos, tras la filtración de la sangre. Podríamos decir que el inicio de la linfa es el líquido intersticial, y que este líquido proviene de la sangre que se filtra de las arterias y embebe las células corporales.

Como se trata de un filtrado, la linfa se seguiría acumulando en los tejidos mientras hubiese circulación sanguínea. Para evitar ese estancamiento, la función del sistema linfático consiste en drenarlo entre las células para que regrese al sistema circulatorio de la sangre.

¿Cuáles son las partes del sistema linfático?

El sistema linfático cumple su función en el organismo a través de sus diferentes componentes. Los vasos linfáticos y los ganglios son quienes impulsan y conducen la linfa en su recorrido. Veamos en detenimiento cada uno.

Linfa

Como ya adelantamos, la linfa es un líquido que proviene del filtrado de la sangre. Se encuentra en medio de los tejidos como líquido intersticial y se compone principalmente de proteínas, sales y glóbulos blancos. Es incoloro, a diferencia de la sangre.

Para desplazarse en el sistema linfático, la linfa emplea la fuerza de los músculos. No hay una bomba que impulse la circulación, como lo hace el corazón con la sangre. A través del movimiento muscular habitual -al caminar, hacer ejercicio, realizar las tareas cotidianas-, las fibras de los músculos obligan a la linfa a ir y venir. Por esta razón, es una circulación mucho más lenta que la sanguínea.

Cuáles son las partes del sistema linfático

Vasos linfáticos

Como los vasos sanguíneos –arterias y venas- son componentes del sistema circulatorio, los vasos linfáticos lo son para la conducción de la linfa. Su pared es similar a la pared de las venas, y también tiene válvulas que intentan detener el retroceso de la linfa cuando va en ascenso.

Los vasos linfáticos que se introducen dentro de los tejidos son pequeños, al punto de afinarse como capilares. De esta manera, pueden tomar el líquido intersticial y conducirlo luego. A partir de los capilares, estos vasos van aumentando su tamaño hasta que se forman los dos conductos principales:

  • Linfático derecho
  • Torácico

Ambos conductos desembocan en la circulación sanguínea, precisamente en el sistema venoso. Las venas receptoras son la cava superior y la subclavia izquierda.

Sigue leyendo: 3 remedios de origen natural contra el edema linfático

Ganglios linfáticos

Los ganglios son los componentes más conocidos del sistema linfático. Si bien su función no es clara en la población general, es de conocimiento público que el aumento de tamaño de los mismos significa una alerta.

Un ganglio linfático es un nódulo del sistema linfático que mide menos de un centímetro en condiciones normales. En general, se agrupan, estando varios ganglios próximos y cercanos entre sí.

Se encargan de filtrar la linfa que los atraviesa y de producir células de defensa como los glóbulos blancos. Tanto microorganismos externos como células defectuosas, deberían ser filtradas por los ganglios para que no continúen su recorrido patógeno. En esos casos, cuando detectan algo anómalo, aumentan de tamaño.

Médico revisando paciente con ganglios inflamados

Descubre más: Ganglios del cuello inflamados

Las funciones del sistema linfático

Claramente, el sistema linfático tiene una función circulatoria y protectora. Hace circular la linfa para complementar al sistema circulatorio y, a la vez, revisa constantemente el ingreso de sustancias y microorganismos para detener los patógenos.

Resumiendo, diríamos que son tres las funciones del sistema linfático:

  • Circulatoria: los vasos linfáticos recogen la linfa de los tejidos para volcarla al sistema circulatorio. A través del movimiento muscular, impulsan el líquido por todo el cuerpo para que el mismo se desplace y no se estanque. Además, cuenta con válvulas en su recorrido para asegurar la unidireccionalidad de la linfa, la cual no puede regresar hacia atrás en su recorrido.
  • De filtración: el sistema linfático tiene función de filtro. Algunas sustancias son grandes o pesadas molecularmente para el sistema circulatorio. En esos casos intervienen los vasos linfáticos, transportando lo que no se puede por la sangre.
  • Inmunológica: los ganglios linfáticos son estaciones de combate para las infecciones. Al poder producir glóbulos blancos, estos pequeños órganos se activan si detectan un compuesto ajeno al organismo que sea potencialmente patógeno. También desempeñan un rol fundamental en la detección interna del cáncer. Los ganglios linfáticos son capaces de reconocer células mutadas que originarían tumoraciones, y tienen la capacidad de eliminarlas.

Como ves, la función del sistema linfático es vital. Si no existiese, el sistema circulatorio no podría funcionar como lo hace, acumularíamos líquido en los tejidos, y seríamos mucho más propensos a las infecciones.

  • Ferrandez, Jean-Claude. El sistema linfático. Ed. Médica Panamericana, 2006.
  • Donoso, E. Varela, et al. "Capítulo I: generalidades de los linfedemas y de la circulación linfática: patogenia y fisiopatología." Rehabilitación 44 (2010): 2-7.
  • Tercero, Carmina. "El drenaje linfático." Rev. Instituto de medicina vibracional (2005): 1-6.