Fundas de dientes: ¿cuándo debería utilizarlas?

Las fundas en los dientes pueden hacer que tu sonrisa luzca más bonita. Entérate aquí cuándo se utilizan, cómo se colocan y de qué manera se cuidan.
Fundas de dientes: ¿cuándo debería utilizarlas?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 17 noviembre, 2021.

Última actualización: 17 noviembre, 2021

Las fundas de dientes son ideales para resolver daños en las piezas dentarias o mejorar el aspecto de la boca. También se denominan coronas dentales y son un tratamiento odontológico que aporta funcionalidad y estética a la sonrisa.

Su función principal es cubrir una pieza dentaria muy dañada, fracturada, con endodoncias o un implante, devolviendo el aspecto original del diente afectado. Esto ayuda a que la boca se vea mejor y el paciente pueda masticar, comer y hablar sin problemas.

Se confeccionan de distintos materiales que le otorgan beneficios particulares y aquí te los contamos. En este artículo también te enterarás en qué casos las fundas de dientes son necesarias, cómo se colocan y la manera correcta de cuidarlas.

¿Qué son las fundas de dientes?

La corona de un diente está recubierta por esmalte y es la porción visible de la pieza dentaria que sobresale por fuera de la encía. Cuando esta parte está muy destruida, dañada o casi no se ve, las fundas de dientes se colocan por encima para devolver al elemento su aspecto original.

Se denominan también coronas dentales. De hecho, este es el término más técnico. Se trata de una forma de prótesis fija que se coloca sobre la zona visible de la pieza dentaria para devolverle forma, aspecto y función.

Es una cubierta dental completa que se coloca como una tapa que reviste la totalidad del diente problema. Se pueden colocar sobre piezas dentarias naturales, sobre elementos dentarios que poseen endodoncias o bien sobre implantes.

Se confeccionan de manera específica para cada paciente y se pueden hacer de distintos materiales. Tienen un grosor de alrededor de 2 a 2,5 milímetros que le otorgan la resistencia suficiente para proteger al elemento dentario que cubren.

No deben confundirse con las carillas dentales que se colocan en la zona frontal de los dientes para disimular defectos estéticos. Estas solo cubren una única cara de la corona y, por lo tanto, son menos resistentes.

Carillas dentales que no son fundas dentales.
Las carillas dentales solo cubren una cara del diente, pero las fundas lo hacen en la totalidad del elemento.

¿Cuándo se utilizan?

Ya hemos adelantado que las fundas de dientes son la solución para devolver la función y la estética a una pieza dentaria que está muy destruida. De todos modos, su uso se limita a casos con mucho daño o cuando otros tratamientos menos invasivos no sean posibles, pues como verás, para su colocación es necesario desgastar los dientes.

Existen diversas situaciones en las que puede ser necesario el uso de una corona:

  • Para arreglar una pieza dentaria muy destruida: como tratamiento de una caries muy extensa o una fractura dentaria en la que un empaste no es suficiente.
  • Para otorgar resistencia a un elemento debilitado o con endodoncia.
  • Cubriendo un perno fijo o un implante dental.
  • Mejorando la apariencia de la sonrisa: cubriendo dientes manchados, deformes o con malposiciones en los que otros métodos no son posibles.
  • Rehabilitando la masticación: utilizándose como un puente que resuelve la ausencia de una o más piezas dentarias.
  • Protegiendo la superficie de dientes muy afectados por el desgaste generado por el apretamiento o el bruxismo.
  • Adecuando la oclusión y mejorando la función masticatoria.
  • Cubriendo y protegiendo piezas dentarias fisuradas o astilladas.


Tipos de fundas de dientes

Las fundas de dientes pueden confeccionarse con distintos materiales que harán variar su estética, resistencia y también el costo. Según con qué han sido fabricadas, se pueden distinguir los siguientes tipos de coronas:

  • Metal: son de níquel, platino o con aleaciones de cromo y cobalto o de oro y paladio. Resultan muy resistentes y duraderas, pero su aspecto es muy diferente a los dientes naturales. Por esta razón, ya no se utilizan tanto y si se usan, se limitan a zonas poco visibles, como el sector posterior.
  • Porcelana: son las más estéticas, pues tienen un aspecto similar al diente natural, pero no son tan resistentes. En general, se utilizan para los elementos dentales anteriores que se ven al sonreír, pero no reciben tantas fuerzas oclusales al no usarse para masticar. Además, son ideales para personas alérgicas a los metales.
  • Metal y porcelana: es una combinación de las dos anteriores, pues para su fabricación se usa un capuchón de metal cubierto por una capa de porcelana. Esto le otorga una apariencia muy similar al diente y más resistencia. Muchas veces, con el paso del tiempo las encías pueden retraerse y dejar ver la unión gris entre el metal y el diente.
  • Resina y acrílico: son materiales del mismo color que el elemento dentario, aunque pueden teñirse con el tiempo y no son tan resistentes. Son económicas y se usan como fundas provisorias, aunque pueden utilizarse también de manera permanente.
  • Zirconio: este metal blanco ofrece mucha resistencia y a la vez una buena terminación estética. Su aspecto es similar al diente natural y soportan muy bien las fuerzas masticatorias, pero son las más costosas del mercado.

¿Cómo se colocan?

La colocación de fundas sobre los dientes dependerá si las mismas van a cubrir a una sola pieza dentaria, formarán parte de un puente o se colocarán sobre un implante. Cada caso clínico requerirá sus consideraciones y procedimientos particulares.

A continuación, enumeramos los pasos generales necesarios para colocar fundas en los dientes:

  1. Estudio del caso clínico: antes de decidir colocar fundas de dientes, el odontólogo realizará un minucioso análisis de la situación clínica. Tomará radiografías y definirá si la raíz y las estructuras que rodean el diente podrán soportar la corona. Además, evaluará la necesidad de una endodoncia o el estado de la misma si ya está hecha.
  2. Preparación de la pieza dentaria: el odontólogo realiza un desgaste del diente que recibirá la corona. Reducirá su volumen al menos 2 milímetros y lo tallará para obtener el denominado muñón.
  3. Impresión del muñón: se realiza un molde de la zona preparada y se manda al laboratorio dental para la confección de la corona definitiva. El odontólogo enviará todas las instrucciones necesarias como el material escogido y el color.
  4. Confección y colocación de la funda provisoria: se realiza una corona provisoria que se cementa sobre el diente tallado hasta que la funda definitiva esté lista, lo que suele tardar entre 1 a 3 semanas. Esto protege el muñón y permite al paciente masticar, hablar y conservar la estética.
  5. Prueba de la corona: cuando la funda llega del laboratorio se retira el provisorio y se prueba la adaptación, la estética y la oclusión de la corona definitiva. Si es necesario, se realizan ajustes y correcciones, lo que puede requerir varias visitas al dentista.
  6. Cementado de la funda: cuando la corona definitiva ya está lista se cementa a la pieza dentaria.

Consideraciones especiales

Como mencionamos, el proceso de colocación de las fundas en los dientes tiene variaciones según el tratamiento se realice sobre un diente natural, uno con endodoncia o sobre un implante. En el caso de que las coronas sean parte de un puente, por ejemplo, el tallado se realizará en dos piezas dentarias, vecinas al espacio dejado por el elemento ausente.

En el caso de que se coloquen como parte de una rehabilitación con implantes, la funda se cementa o atornilla directamente sobre el implante. La misma se puede colocar apenas termina la cirugía, lo que se llama carga inmediata. Otra alternativa es esperar que el implante se haya integrado al hueso y en ese momento recién colocar la corona, lo que se conoce como carga diferida.

Otras situaciones especiales son los casos en los que el daño de la pieza dentaria es demasiado y el remanente de diente para soportar la funda es muy poco. Ya sea por caries, empastes viejos o fracturas muy profundas, el tejido dentario es escaso y se debe buscar una alternativa que ayude a obtener una estructura que sostenga la corona.

Se puede reconstruir la zona perdida con materiales de relleno sobre los que luego se coloca la funda. O bien se utiliza un perno colado de metal o fibra de vidrio que posee la forma del muñón y se introduce en una porción de la raíz para aumentar el sostén.

Debes saber que, para la colocación de fundas en los dientes, las encías deben estar sanas y libres de infecciones. El cuidado del tejido gingival es fundamental antes y luego de colocar las coronas.

Una vez colocada la corona en la boca, el paciente puede sentirla un poco extraña. Siempre y cuando no interfiera con la mordida, llevará un par de días acostumbrarse al nuevo objeto.



Coronas en un día

Existe una nueva opción para colocar fundas en los dientes que cada vez está tomando más relevancia. Se trata del uso de tecnología especial que permite la confección y colocación de la corona en una sola cita, sin el uso de provisorios y sin las esperas de los métodos tradicionales.

Conocido como sistema CEREC (ceramic reconstruction), este método utiliza un programa de computadora a través del cual se diseña todo el proceso para colocar la corona en un solo día. Se usa una cámara intraoral para hacer el escaneo de la boca, una cámara de fresado para tallar los dientes y un software e impresión 3D  o inyección de material para obtener la funda de cerámica.

El producto logrado se destaca por el excelente ajuste, la resistencia y su estética. Además, más allá de la rapidez del procedimiento, es mucho más cómodo para el paciente al evitar las impresiones y el uso de provisorios.

Impresión 3D de fundas dentales.
La tecnología actual permite imprimir las fundas en el momento, dentro del consultorio odontológico.

¿Es necesario cambiar las fundas de los dientes?

Una corona dental bien cuidada puede durar en la boca mucho tiempo. Dependiendo del material pueden permanecer hasta 15 o 25 años. De todos modos, existen situaciones que propician el cambio de las fundas de los dientes.

En primer lugar, el cambio puede ser necesario si la funda se agrieta, se fractura o se rompe. También si se sale y ya no se adapta al diente, por lo que no puede volver a cementarse.

Muchas veces, el cambio se debe al deseo del paciente de mejorar el aspecto de la corona. Sobre todo, en casos en los que las fundas son metálicas o de metal y cerámica y se busca mejorar la apariencia con un material más estético.

Otro motivo de reemplazo es cuando las condiciones bucales se modifican y el cambio de funda es parte de la rehabilitación integral de la cavidad oral. Si se han perdido piezas dentarias, por ejemplo, puede ser necesario colocar un puente. También en los casos de coronas sobre implantes se pueden sustituir por una prótesis mayor que reponga varias piezas ausentes.

¿Cómo cuidar las fundas de los dientes?

Las fundas en los dientes son capaces de devolver al paciente la capacidad de morder y hablar, y en algunos casos, tener una sonrisa natural y bonita. Pero debes saber que hay algunos cuidados especiales necesarios para preservar las coronas y la salud de los tejidos que la rodean.

Coronas temporales

Mientras lleves el provisorio, se deben evitar los alimentos duros, pegajosos y masticables que podrían despegarlas. Es preferible masticar del otro lado de la boca y no ejercer demasiada presión sobre la funda temporaria.

El uso de hilo dental también debe realizarse con cuidado para no quitar la corona durante la limpieza. Se debe evitar tironear con fuerza cerca del borde de la corona.

Las fundas provisorias están confeccionadas con materiales porosos que tienden a mancharse. Por este motivo, se recomienda no fumar ni consumir bebidas o alimentos que pigmenten los dientes como café, mate, té o vino.

Fundas de dientes permanentes

Una vez colocada la funda definitiva, el dentista indicará evitar comer alimentos duros y pegajosos los primeros días. Esto es para que no sucedan movimientos y desadaptaciones de la corona hasta que el cemento termine de secar.

Luego del período de adaptación, la corona se volverá parte de la cavidad bucal y se deberá cuidar como el resto de la dentadura. El cepillado 3 veces al día con una pasta con flúor y el uso de hilo dental mantendrá los dientes y las encías sanas.

Si el uso de hilo dental en la zona de la corona se dificulta o genera miedo de que se despegue, el paciente puede recurrir a un irrigador. Este complemento es ideal para la limpieza interdentaria y ayudará a mantener las encías saludables.

Las visitas periódicas al dentista y las limpiezas regulares son fundamentales para mantener la boca saludable. El profesional controla que todo marche bien y detecta y soluciona cualquier problema a tiempo.

En el caso de que una funda dental se salga o se rompa se debe contactar al dentista de inmediato. Es importante no dejar pasar el tiempo y buscar una solución cuanto antes.

En algunos casos será necesario reemplazar la funda, pero otras veces se podrá volver a cementar. No se debe tratar de colocar y pegar la funda por uno mismo con materiales domésticos que no sean de uso odontológico estricto.

Fundas dentales: una buena alternativa

Como has comprobado, las fundas en los dientes son una solución funcional, estética y a largo plazo que permite devolver la armonía a la sonrisa. Las coronas en los dientes son una buena alternativa para lograr una dentadura bonita a un costo razonable.

Te podría interesar...
Alargamiento de corona: ¿en qué consiste y cuáles son sus riesgos?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Alargamiento de corona: ¿en qué consiste y cuáles son sus riesgos?

El alargamiento de corona consiste en aumentar la superficie visible de los dientes. Aquí te contamos de qué se trata y qué cuidados a tener.



  • Beleño Quintero, Y., & Insignares Buelvas, S. (2017). Resistencia a fractura de coronas dentales fabricadas análogamente vs tecnología CAD-CAM. Estudio in vitro (Doctoral dissertation, Universidad de Cartagena).
  • Ordoñez, S. I., Caballero, A. D., Quintero, Y. B., & Buelvas, S. I. (2021). Resistencia a la fractura de coronas dentales fabricadas análogamente vs tecnología cad-cam: estudio In vitro. Nova19(36).
  • Vela Perea, R. L. (2017). Coronas libres de metal.
  • Schmitter, M. (2017). Bruxismo y prótesis dentales fijas. Quintessence: Publicación internacional de odontología5(6), 404-413.
  • Gómez Polo, M. Á., Cascos Sánchez, R., Celemin Viñuela, M. D. P., Gómez Polo, C., Limones Burgos, Á., Martínez Vázquez de Parga, J. A., ... & Ortega Sánchez, R. (2021). Secuencia clínica ilustrada para la realización de coronas unitarias y prótesis parciales sobre implantes en materiales estéticos con fabricación CAD/CAM. Resolución de problemas frecuentes.
  • Quezada Rojas, T. B., & Rojas Gamboa, T. C. (2020). Reemplazo de coronas metal-cerámica por cerámicas libres de metal. Revisión sistemática de la literatura (Doctoral dissertation, Universidad de Talca (Chile). Escuela de Odontología.).
  • Muñoz Méndez, K. B. (2020). Cementación adhesiva en coronas de Zirconio (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Henríquez Torres, G. (2018). Acúmulo de biofilm en dos materiales restauradores en coronas unitarias sobre implantes dentales (Doctoral dissertation, Universidad de Cartagena).
  • Balladares, A. D. O., Salazar, M. S. V., & Abril, V. J. V. (2019). Comportamiento Clínico de la prótesis sobre implantes atornilladas y cementadas. RECIMUNDO: Revista Científica de la Investigación y el Conocimiento3(1), 895-912.