Grabado ácido: ¿en qué consiste este procedimiento dental?

A la hora de recuperar las funciones y la estética de los dientes dañados, las restauraciones adhesivas son una excelente opción. Te contamos sobre el grabado ácido, un paso fundamental en este tipo de tratamientos.
Grabado ácido: ¿en qué consiste este procedimiento dental?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 16 septiembre, 2022

El grabado ácido es un procedimiento dental necesario al colocar restauraciones adhesivas en los dientes. Se trata de un paso fundamental a la hora de unir algún material odontológico con las superficies dentarias.

Una corona, una carilla, un puente, una incrustación o un empaste requieren el uso de sistemas adhesivos que permitan la unión de los materiales a los tejidos dentarios. Para que esta conexión se realice de manera efectiva, es necesario preparar la estructura dentaria y el grabado ácido es parte de este proceso.

¿Qué es el grabado ácido?

El grabado ácido es un procedimiento que se utiliza en odontología cuando se realizan restauraciones adhesivas. Se trata de un paso previo a la colocación de los sistemas que unen los materiales dentales al diente.

A la hora de reparar una pieza dentaria dañada, uno de los mayores desafíos es que el material de relleno se una con firmeza a la estructura dental. La humedad de la boca, las fuerzas masticatorias y los cambios de pH y de temperatura son obstáculos que se deben sortear para que el arreglo permanezca en el diente, devolviéndole su funcionalidad.

En este proceso de retención de los materiales odontológicos a los tejidos dentales, el grabado ácido cumple un rol fundamental. Someter a las estructuras dentarias a la acción de estos productos permite obtener superficies más porosas que facilitan la adhesión.

Según la superficie dental a grabar se pueden utilizar dos tipos de ácidos grabadores:

  • Ácido fosfórico: es el material más popular en la técnica del grabado ácido, ya que se puede utilizar tanto en el esmalte como en la dentina. Es capaz de proporcionar en ambos tejidos una superficie óptima para la adhesión.
  • Ácido fluorhídrico: se usa para el grabado de vidrios y cerámica, mejorando su adhesión y resistencia mecánica.

También existen otros tipos de ácidos que se usan para el acondicionamiento de la dentina, como el ácido poliacrílico y grabadores sin lavado. En general, estos productos consisten en un gel coloreado para hacerlo visible. Se comercializan en jeringas precargadas que facilitan su manipulación en la clínica.



¿Qué le hace el grabado ácido al diente?

De la misma manera que antes de pintar un mueble lijamos su superficie para quitar los restos de barniz y obtener un resultado más prolijo; el grabado ácido prepara los tejidos dentarios para que el sistema de adhesión trabaje mejor. Al aplicar sustancias ácidas sobre las estructuras de los dientes, estas se vuelven más porosas, aumentando así la retención de los materiales que se van a colocar.

A nivel microscópico, el grabado ácido genera una erosión controlada de las superficies dentarias. El producto es capaz de disolver algunos de los minerales del esmalte y la dentina, generando microporosidades.

Estas pequeñas irregularidades en la superficie dental permiten recibir mejor los sistemas adhesivos y los materiales de relleno. Pues los productos ingresan a estos pequeños poros, aumenta la superficie de unión y, de esta manera, la restauración es capaz de mantenerse fija y estable sobre la pieza dentaria.

Carillas dentales que necesitan grabado ácido.
Para colocar carillas o coronas, primero se debe realizar un grabado ácido sobre los dientes a tratar.

Técnicas de grabado ácido

Según el tipo de restauración a realizar, el material y la extensión la lesión, el odontólogo elige el tipo de ácido. Además, a la hora de realizar el procedimiento, podrá optar entre las siguientes tres técnicas básicas de grabado.

1. Grabado ácido total

La técnica de grabado ácido total es la intervención que se realiza tanto sobre el esmalte como la dentina. Se usa el mismo producto sobre ambos tejidos, cubriendo gran parte de la cavidad a rellenar.

Esta técnica se emplea en cavidades que requieren mucho relleno y en las que la adhesión podría ser un problema. Cuando la preparación del diente no es profunda ni está cercana a la pulpa, el grabado ácido total es el procedimiento más eficiente.

Al colocar el ácido sobre el esmalte se genera un patrón de grabado que crea retenciones micromecánicas. En la dentina, por poseer una estructura tubular y una composición mayormente orgánica, el efecto es la exposición de su matriz colágena para que los monómeros hidrofílicos del material adhesivo sean capaces de penetrar en su interior.

A la hora de realizar esta técnica es importante recordar que el tiempo de grabado de la dentina es menor al del esmalte: tan solo 15 segundos. Además, es importante no resecar su superficie y conservar algo de su humedad, por lo que el secado con aire a presión es de solo 5 segundos.

Para esta técnica se utiliza un gel de ácido ortofosfórico al 30 % o al 40 % que prepara tanto al esmalte como a la dentina para los procedimientos adhesivos. Tiene la ventaja de lograr una alta fuerza de unión y de no interferir con la polimerización de las resinas de curado dual, por lo que su uso es bastante universal.

2. Grabado selectivo

Este tipo de grabado dental consiste en la aplicación de ácido fosfórico solo sobre la superficie del esmalte. En este caso, se cuida que el producto no alcance la zona de la dentina.

Es de utilidad para pacientes que tienen tendencia a sufrir sensibilidad en las áreas profundas del diente. Con este tipo de procedimiento se pueden prevenir estas molestias posteriores.

3. Autograbado

Existen sistemas adhesivos que incluyen en su composición al agente grabador. De esta manera, con un solo producto y una misma aplicación se graba y se realiza la adhesión del diente.

El líquido se aplica sobre el esmalte y la dentina sin haberlos grabado previamente. Es importante seguir las recomendaciones del fabricante.

Esta técnica es muy efectiva para preparaciones que de por sí son retentivas y la nueva restauración no corre riesgos de salirse. Además, este tipo de productos tienen la gran ventaja de prevenir la sensibilidad posoperatoria.

Por otro lado, dada la facilidad y la rapidez de su colocación, es un sistema que se está haciendo cada vez más popular en el ambiente odontológico.

Características de los ácidos grabadores

El odontólogo dispone de distintos productos, marcas, presentaciones y concentraciones. Siempre será el dentista quien elija el que mejor se adapte a cada caso clínico en particular.

Pero a la hora de elegir entre uno u otro, el profesional tiene en cuenta múltiples características que aclaran y definen su elección. Te las contamos:

  • Tipos de ácido: el ácido fosfórico será la elección si hay que grabar el esmalte o la dentina. El fluorhídrico se usa para preparar materiales como la porcelana.
  • Concentración: el porcentaje de producto varía si se trata de ácido fosfórico o fluorhídrico. En el primer caso, las concentraciones disponibles en el mercado varían entre el 30 % y el 40%, siendo más habitual su uso al 37 %. El ácido fluorhídrico se utiliza en concentraciones de 5 % o de 10 %.
  • Presentación: la presentación más habitual de los ácidos de grabado son jeringas precargadas que vienen de diversos tamaños, desde 1,2 ml hasta 50 ml. También pueden encontrarse en botes de 5 ml o 15 ml. Es habitual que vengan acompañados de puntas de aplicación que facilitan su manipulación.
  • Viscosidad de la solución: la consistencia del producto debe facilitar su aplicación, permitir una gran precisión y ser capaz de mantenerse en el lugar donde se ha depositado. Es así que, en general, se encuentran en forma de un gel tixotrópico, es decir, capaz de fluir al aplicarlo, pero viscoso y sin escurrirse de las superficies dentarias.
  • Líquido/Gel: los ácidos grabadores pueden presentarse en estado líquido o como gel, siendo este último el más habitual. En ambos casos pueden venir en jeringas o en botes.
  • Color: para poder distinguir el producto del diente y saber dónde está y qué superficies alcanzó, los ácidos se colorean. Los hay verdes, púrpuras, amarillos o azules.
  • Tiempo de aplicación, lavado y secado: el tiempo de aplicación, de lavado y de secado varía si el producto se aplica sobre el esmalte o sobre la dentina. Además, cada fabricante indica la cantidad de segundos específicos para su propio producto, por lo que es fundamental seguir las recomendaciones de cada marca.

Ácidos con características excepcionales

Los avances en el campo de la odontología permiten encontrar materiales cada vez más prácticos y exitosos. Es así que hoy en día es posible hallar nuevos productos con propiedades novedosas.

Una de las nuevas capacidades que han logrado algunos sistemas adhesivos de vanguardia es la posibilidad de ser autolimitantes. Esto quiere decir que el producto descalcifica la dentina hasta cierta profundidad y luego deja de actuar. Con esto, se evita el riesgo de desgastar tejido de más y provocar complicaciones como la sensibilidad.

La compatibilidad con todos los materiales de obturación es otra característica novedosa que varios sistemas de grabado buscan alcanzar. De esta manera, el profesional puede contar con un solo producto para todos los tipos de restauraciones que realiza.

Paciente en tratamiento de odontología con grabado ácido.
Al hacer un grabado ácido, el profesional elige el producto que más conviene al paciente, de acuerdo a sus características.

¿Cómo se realiza el grabado ácido?

El método para realizar el grabado ácido de un diente depende de la técnica a usar y de las recomendaciones del fabricante del producto. Es así que los tiempos de cada paso varían entre una marca y otra.

El procedimiento es muy simple y rápido; no suele tomar más de 1 minuto. Aunque haya variaciones según la técnica y la marca, en general, estos son los pasos:

  1. Preparar el diente: la pieza dentaria en la boca ya debe estar libre de caries y preparada para recibir la restauración. Si aún no se ha hecho, es momento de aislarla y secarla muy bien.
  2. Llevar el producto al diente: el ácido se aplica con el dispensador que traiga el producto, cubriendo las zonas a grabar. Se lo deja actuar el tiempo estipulado por el fabricante y según el tipo de tejido. No deben ser más de 60 segundos.
  3. Enjuagar: se retira el material, aplicando un chorro de agua sobre la superficie dentaria hasta que no queden restos.
  4. Secado: se seca levemente la zona, permitiendo que quede cierta humedad en la dentina.

Así, las superficies dentarias ya están grabadas y listas para recibir el sistema adhesivo que se haya elegido. Luego, se procede con la restauración dentaria.

Riesgos del grabado ácido

Si bien es cierto que este procedimiento aumenta la fijación de las restauraciones al diente, también puede provocar algunas complicaciones, como la sensibilidad posoperatoria. Algunas piezas tratadas pueden presentar molestias con el frío o el calor por algunos días o hasta semanas, dependiendo de la profundidad de la restauración.

De todos modos, con un aislamiento adecuado, respetando los tiempos de grabado y colocando un agente desensibilizante en la preparación, el riesgo de sensibilidad disminuye.



Un procedimiento para recuperar la sonrisa

El grabado ácido genera microporosidades y abre los túbulos dentinarios de las superficies del diente. Esto, en combinación con los sistemas adhesivos, mejora la unión y la retención de los materiales de relleno a las piezas dentarias. Contar con este procedimiento permite reparar piezas dentarias dañadas y lograr terminaciones funcionales y bonitas.

Te podría interesar...
¿Qué son las carillas dentales?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son un tratamiento de odontología estética que permiten la correción del frente anterior de los dientes mejorando la sonrisa.



  • Galdames, B., Brunoto, M., Marcus, N., Grandon, F., & Priotto, E. (2018). diferentes Protocolos de grabado Ácido en dentina; estudio Micromorfológico. Revista clínica de periodoncia, implantología y rehabilitación oral11(2), 91-97.
  • Bader Mattar, M., & Ibáñez Musalem, M. (2014). Evaluación de la interfase adhesiva obtenida en restauraciones de resina compuesta realizadas con un sistema adhesivo universal utilizado con y sin grabado ácido previo. Revista clínica de periodoncia, implantología y rehabilitación oral7(3), 115-122.
  • Almaguer, C. O., Torres, M. E. R., Noyola, V. G., & Cortés, P. M. (2018). Factores que perjudican el proceso de adhesión. Revista Mexicana de Estomatología5(1), 30-31.
  • Perero Pozo, C. J. (2020). Protocolos de grabado ácido en dentina (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • George Freedman, D. D. S. Sistemas adhesivos dentales. 7 generaciones de evolución.
  • Mandri, M. N., Aguirre Grabre de Prieto, A., & Zamudio, M. E. (2015). Sistemas adhesivos en odontología restauradora. Odontoestomatología17(26), 50-56.
  • Mejía, J. C., & Sepúlveda, S. (2020). Análisis del grado de sensibilidad dentinaria postoperatoria con la técnica de grabado ácido en pacientes que acuden al área de operatoria dental de la clínica odontológica Dr. René Puig Bentz de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, periodo Septiembre-diciembre 2019 (Doctoral dissertation, Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña).
  • Cevallos Zamora, K. E. (2020). Adhesivos universales en odontología (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).