Resina dental o amalgama: ¿cuál es mejor?

Tanto la resina dental como la amalgama son los materiales más usados para obturar dientes rotos. Te contamos cuál es la mejor alternativa.
Resina dental o amalgama: ¿cuál es mejor?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 12 abril, 2022

Padecer de caries implica la necesidad de un tratamiento que limpie y restaure la pieza dentaria afectada. Pero a la hora de rellenar las cavidades dejadas por la enfermedad, ¿qué es mejor? ¿Una resina dental o una amalgama?

Al momento de reparar los dientes rotos, las opciones son muy variadas. Aunque la mayoría de las veces el odontólogo recurrirá a las amalgamas o a las resinas.

Cada una tiene características y usos específicos. Su composición, el aspecto y la duración son las diferencias más notables. Conocer las particularidades de cada uno de estos materiales en detalle te permitirá participar en su elección si necesitas un arreglo.

Sigue leyendo y descubre más sobre estas opciones de empastes. Así podrás comprender si la resina dental o la amalgama es la mejor opción para tu caso.

Los empastes dentales

Antes de profundizar en las características de la resina dental y la amalgama, y descubrir cuál es la mejor opción, analizaremos qué son los empastes. Pues estos materiales se utilizan para reparar los dientes.

Al padecer una caries o sufrir una fractura, la pieza dentaria pierde parte de sus tejidos. Los empastes son los tratamientos que se utilizan para tratar estos trastornos y devolver a los dientes su anatomía e integridad.

Pues un elemento dentario roto no solo luce mal, sino que también afecta las funciones del habla y de la masticación. Y retiene placa bacteriana, haciendo que avancen las caries y sea mayor el riesgo de sufrir complicaciones como dolor e infecciones.

Por este motivo, los empastes son fundamentales para eliminar los tejidos enfermos y devolver a los dientes su función y apariencia. Además, los materiales que se utilizan tienen que tener la capacidad de resistir las fuerzas de la masticación.

Ahora que ya conoces para qué se utilizan los empastes, veamos en detalle las características de la resina dental y de la amalgama para descubrir cuál es la mejor alternativa.



Resina dental

Las resinas compuestas, también llamada composites, son materiales de restauración formados por la combinación de cerámica y plástico. Están conformadas por una mezcla de acrílicos reforzados con un relleno de vidrio en polvo.

Debido a que su terminación imita la apariencia natural de los dientes, han ganado popularidad en el último tiempo. Es así que no solo se utilizan para realizar empastes, sino también carillas, incrustaciones y coronas.

En la actualidad, estas resinas se llaman de fotopolimerizado o fotocurado. Pues endurecen por completo en cuestión de segundos al ser expuestas a un haz de luz halógena.

Luego se pulen de inmediato, estando listas al momento de colocarlas. Esto las diferencia de las amalgamas, que requieren algunos minutos para que endurezcan y se pulen pasadas las 24 horas de colocadas.

Se han utilizado sobre todo en las zonas anteriores, para restaurar piezas dentarias que se ven al sonreír. Es posible elegir entre una amplia gama de tonalidades para optar por la que más se asemeje al elemento a restaurar. Y así quedar casi imperceptibles a simple vista.

Con los avances y las mejoras en los materiales dentales, las resinas también pueden utilizarse en el sector posterior. Siendo capaces de soportar y resistir sin inconvenientes las fuerzas masticatorias.

La vida útil de estos materiales plásticos es de alrededor de 7 años. Luego de este tiempo es necesario valorar su estado y controlar posibles desgastes o filtraciones.

Con buenos cuidados, los empastes de resina pueden ser duraderos. Por el contrario, en pacientes con alto riesgo de caries, este tipo de arreglos no son tan perdurables.

Caries en un niño.
Los empastes dentales son una vía de tratamiento para las caries, rellenando el hueco producido por la enfermedad.

Ventajas de la resina compuesta frente a la amalgama

Ya hemos indicado algunos de los aspectos positivos de este tipo de restauraciones. De todos modos, a continuación mencionamos las principales ventajas que tiene el uso de este material:

  • Más conservadores: a la hora de colocar este tipo de restauraciones se necesita un menor desgaste del diente en comparación con las obturaciones de amalgama. Por lo tanto, las preparaciones son mucho más conservadoras.
  • Estética: permiten que las piezas dentarias restauradas tengan una apariencia natural.
  • Terminación en una sola consulta: su colocación y pulido se realiza en una sola visita.
  • Se puede utilizar para reparar tanto pequeñas como grandes cavidades.
  • No suelen presentar efectos secundarios luego de colocados. Algunas pacientes relatan sensibilidad a la temperatura de corta duración después del procedimiento, pero nada más.
  • Tienen una alta adherencia al esmalte dental, siendo difícil que se salgan o desprendan.


Desventajas de las resinas dentales

Aunque las resinas compuestas tienen muchas ventajas, también poseen algunos aspectos que no son tan positivos. Como ya mencionamos, la longevidad es uno de ellos.

En cuanto a la duración del material, muchos factores influyen en la permanencia e integridad de la obturación. Y en este aspecto, la amalgama es mucho más estable y duradera en el tiempo.

Otro aspecto negativo es el costo. Pues a la hora de pagar un arreglo de este tipo habrá que disponer de más dinero que si se elige un empaste de amalgama.

Al usarlos en el sector posterior pueden sufrir un mayor desgaste y tener una menor resistencia a las fuerzas masticatorias. Aunque con los avances en materiales dentales, esta desventaja se presenta solo en algunos pacientes.

La colocación y el endurecimiento puede llevar más tiempo, ya que el material se pone y polimeriza en capas. Esto puede impacientar a algunos más nerviosos o a los niños. A la hora de realizar estos arreglos, además, es necesario que la boca esté bien seca.

Amalgama dental

La amalgama es un material de obturación para elementos dentarios que resulta de la mezcla de mercurio con una aleación de metales, principalmente plata, estaño y cobre. Este empaste es utilizado sobre todo en el sector posterior. Pues son capaces de soportar de manera adecuada las fuerzas masticatorias y en esta zona no interfieren con la estética de la sonrisa.

Comúnmente son llamados empastes de plata, dado que tienen una apariencia de ese color. Se trata de obturaciones plateadas brillantes. De todos modos, es la combinación de todos los metales que lo conforman lo que constituye el arreglo.

Para reparar una pieza dentaria con amalgama, el odontólogo debe eliminar las caries y conformar la cavidad de tal manera que pueda retener el material. Esto lleva a que sea necesario desgastar un poco más de diente que si se restaurara con una resina.

El dentista mezcla los metales en polvo con el mercurio líquido y forma una masilla de amalgama. Este material blando se coloca en la cavidad preparada y se presiona contra sus paredes, dándole forma similar al diente. Allí endurece con rapidez hasta convertirse en un relleno sólido.

Beneficios de la amalgama dental

La amalgama es un relleno más económico y duradero si se lo compara con las resinas. Con cuidados adecuados, estos empastes pueden persistir hasta 15 años en la boca.

Además, al estar compuestos por metales, presentan una mayor resistencia al daño. Son una excelente opción para restaurar piezas dentarias muy dañadas y destruidas. Pues es menos probable que se rompan.

Es un material de mucha utilidad en pacientes con un alto riesgo de caries. También son una buena opción en pacientes o zonas donde sea difícil lograr un ambiente muy seco para colocar resinas.

Este material endurece bastante rápido. Por este motivo, su uso es adecuados para niños o pacientes con necesidades especiales que no logran permanecer mucho tiempo con la boca abierta.

Desventajas de la amalgama frente a la resina dental

Una de las principales desventajas de la amalgama es su apariencia. Si bien a muchas personas no les molesta tener una muela plateada en la boca, es la evidencia de que en esa pieza hubo un problema. Y varios pacientes prefieren que al abrir la boca toda la sonrisa sea de una coloración pareja, sin signos de caries pasadas.

Además, este tipo de arreglos no se pueden colocar en el sector anterior. Pues son muy evidentes y ningún odontólogo opta por el material.

Con el paso del tiempo, los rellenos de amalgama pueden teñir y oscurecer la apariencia de todo el diente restaurado, dándole una tonalidad grisácea u opaca que afecta la estética de la pieza dentaria.

Este material puede expandirse y contraerse con los cambios de temperatura, lo que podría provocar fracturas y microfiltraciones si no está bien adaptado.

Además, pueden provocar un fenómeno llamado choque galvánico. Se trata de un tipo de sensibilidad dental que se genera por una descarga similar a la eléctrica, ocasionada por el contacto de dos metales en un medio acuoso como lo es la boca.

Asimismo, algunos pacientes pueden presentan hipersensibilidad al material. Las personas que sufren alergias a los metales pueden tener reacciones ante la colocación de una amalgama.

Otra de las desventajas que presenta este tipo de material es la presencia de mercurio en su composición. Esto ha llevado a la amalgama a tener una mala reputación como contaminante y como tóxica. Te contamos más al respecto.

Amalgamas en la boca.
Las amalgamas entraron en discusión hace algunos años por el componente de mercurio que tienen.

El mercurio: un componente polémico

Como ya te contamos, para la fabricación de la amalgama es necesario utilizar mercurio. De hecho, este elemento constituye alrededor del 50 % de la aleación.

El mercurio es un metal pesado. Para su uso en odontología se utiliza en su forma elemental, que es capaz de liberar vapor. Esta forma volátil es absorbida de manera principal por los pulmones.

Esta forma de mercurio es diferente al inorgánico y al orgánico o al metilmercurio presente en los grandes pescados. Estos se absorben sobre todo por el sistema digestivo.

El problema del mercurio es su bioacumulación. Esto quiere decir que se acumula de manera constante en los órganos del cuerpo.

Y aunque gran parte del mercurio inhalado, como el digerido, es eliminado; otra parte puede permanecer en fluidos y tejidos corporales como cerebro y riñones. Los efectos neurotóxicos tienen mayor alcance en órganos en formación, como los de niños pequeños o fetos.

No existe evidencia suficiente que demuestre que las restauraciones dentales de amalgama provoquen bioacumulación y daños en el cuerpo. Inclusive, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) considera que los niveles de mercurio en estos arreglos son seguros. 

De todos modos, en la consulta odontológica se prefiere evitar este tipo de obturaciones en ciertos grupos de mayor riesgo. Es así que no se utilizan en mujeres embarazadas, lactantes, niños pequeños, pacientes con problemas neurológicos y con afecciones renales.

Ante esta polémica sobre la toxicidad del mercurio, muchos pacientes se preguntan si es necesario quitarse los antiguos empastes de amalgama y reemplazarlos por resinas. Ante esta inquietud, la FDA no recomienda cambiar las obturaciones que estén en buenas condiciones.

Pues eliminar empastes de amalgama intactos ocasiona la pérdida innecesaria de estructura dental sana. Y además expone a la persona a un aumento temporal de vapor de mercurio que se libera durante la remoción del arreglo.

Además, debes saber que en algunos países el uso de la amalgama está prohibido por las leyes. La posibilidad de contaminación ambiental es el argumento que ha llevado a que este tipo de obturación ya no se utilice en todos los consultorios dentales.

Resina o amalgama dental: ¿cuál es la mejor opción?

Tanto la resina dental como las amalgamas son buenos materiales de restauración y recomendables para ciertas situaciones. Será el odontólogo quien mejor sepa elegir la alternativa que responda a las necesidades de cada caso.

La amalgama es duradera, resistente y económica, pero son plateadas y requieren un mayor desgaste dentario. Las resinas, en cambio, son más estéticas, su duración es aceptable con los cuidados necesarios, se daña menos tejido, pero su costo es más elevado.

En general, a la hora de elegir entre uno u otro material se considera la ubicación y el tamaño del arreglo. La resina dental es mejor para el sector anterior y la amalgama para la zona posterior. Aunque gracias a los avances tecnológicos, muchas veces se prefieren los composites para la mayoría de las obturaciones, independientemente de la localización de la cavidad.

El odontólogo podrá aclarar tus dudas sobre el tratamiento y exponer las ventajas y desventajas de cada material de relleno. Con los conocimientos que aquí compartimos podrás dialogar con tu dentista y así elegir juntos la opción más acorde para restaurar tu boca.

Te podría interesar...
Muela picada: causas y tratamientos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Muela picada: causas y tratamientos

Tener una muela picada es una situación muy frecuente. En este artículo te contamos cómo se producen y las distintas opciones para tratarlas.



  • Chan, K. H., Mai, Y., Kim, H., Tong, K. C., Ng, D., & Hsiao, J. (2010). Resin composite filling. Materials3(2), 1228-1243.
  • Opdam, N. J. M., Van De Sande, F. H., Bronkhorst, E., Cenci, M. S., Bottenberg, P., Pallesen, U., ... & Van Dijken, J. W. (2014). Longevity of posterior composite restorations: a systematic review and meta-analysis. Journal of dental research93(10), 943-949.
  • Borja Gaviria, A. C., Carrillo Cordero, K. S., & Pelaez Echavarria, A. (2015). Amalgamas y resinas en el sector posterior: que recomienda la evidencia.
  • Magdalena, L. Desgaste oclusal de las resinas compuestas estudio clínico cuantitativo de las resinas compuestas fotopolimrerizables en elementos posteriores. Revista de la Facultad de Odontología, 9-23.
  • Saldarriaga, O., & Peláez, A. (2003). Resinas compuestas: restauraciones adhesivas para el sector posterior. CES Odontología16(2), 61-82.
  • Sánchez, C. C. (2011). ¿ Son las restauraciones de resinas compuestas inertes y seguras?. Revista aDM68(1).
  • Cedillo, J., Dominguez, A., & Espinosa, R. (2022). TÉCNICA PARA REMOVER LA AMALGAMA, RESPONSABLEMENTE.
  • Carrillo Sánchez, C. (2019). Amalgama y mercurio. Visión y evolución en la odontología restauradora actual. Revista ADM76(6).
  • Kaplan, A. E., & Macchi, R. L. (2019). La amalgama dental en el futuro. Revista de la Asociación Odontológica Argentina107(3), 79-81.
  • Marín Zuluaga, D. J. A Propósito del Acuerdo de Minamata y la eliminación de la amalgama dental. Acta Odontológica Colombiana.
  • Fajardo Rodríguez, F. A. (2015). Convenio de Minamata sobre el mercurio-implicaciones jurídicas de la ratificación: el caso de la Ley 1658 de 2013.
  • Souza, N. C. D., Clavijo, V. G. R., Ampuero, B. L., & Susin, A. H. (2008). Influencia de la fotopolimerización gradual en el estrés de contracción en restauraciones de resina compuesta. Acta odontológica venezolana46(3), 393-396.
  • Naranjo Méndez, J. N. (2021). Estudio comparativo de la efectividad y durabilidad entre las restauraciones de resina y amalgama.
  • de Castro Bolufer, A. L., Escanaverino, I. A. A., & de Castro Alonso, A. L. (2017). Factores relacionados con el fracaso de las restauraciones dentales de resina y amalgama. 16 de Abril56(265), 104-112.