Hazard se lesionó el psoas derecho: ¿por qué pudo haber pasado?

Una nueva lesión se hace presente en el cuerpo del futbolista del Real Madrid, Eden Hazard. Se ha lastimado el músculo psoas derecho y analizamos de qué se trata el problema.
Hazard se lesionó el psoas derecho: ¿por qué pudo haber pasado?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 14 mayo, 2021.

Última actualización: 14 mayo, 2021

Eden Hazard se lesionó el psoas derecho, un músculo potente de gran tamaño que lo dejará fuera de competición una vez más. El futbolista del Real Madrid ha tenido noticias recientes por sus problemas repetitivos asociados a entrenamientos y disputas de partidos.

Si bien el problema de esta vez no parece estar vinculado, en primera instancia, a los anteriores, no está de más recordar el historial clínico del atleta. Pues desde que es parte del equipo español ha acumulado 9 lesiones que no le dejaron jugar demasiado. Esta sería la décima.

Veamos, entonces, cuáles fueron los últimos trastornos musculares y articulares previos, qué significa que ahora Hazard se haya lesionado el psoas derecho y las repercusiones anatómicas de este músculo. Vamos a ello.

Hazard se lesionó el psoas derecho, pero antes tuvo más problemas

La última lesión de Eden Hazard fue un desgarro muscular del recto anterior izquierdo. Esta es una de las partes que forman el cuádriceps, en la parte anterior del muslo. En ese espacio entre la cadera y las rodillas se concentran fibras potentes y organizadas que permiten la realización de varios deportes, incluido el fútbol.

El desgarro del recto anterior izquierdo no es siempre igual en todas las personas. Para los atletas hay mayor riesgo por el sobreesfuerzo que implican los entrenamientos y las temporadas extenuantes de partidos y competencia. En términos clínicos, los desgarros musculares se clasifican en 4 grados de severidad:

  • Primer grado: no se afecta más del 5 % del músculo en cuestión. A veces hasta resulta imposible localizar el área dañada con una ecografía.
  • Segundo grado: las fibras se separan hasta 3 centímetros.
  • Tercer grado: la rotura es mayor a los 3 centímetros y se daña la aponeurosis, que es la capa fibrosa que envuelve al tejido muscular. Suele haber hematoma, o sea, una colección de sangre que ocupa espacio, genera presión y dolor.
  • Cuarto grado: es la forma más grave de todas. La rotura es completa en todo el ancho del músculo afectado y el hematoma tiende a tener un tamaño considerable. Es incapacitante y suele indicarse resolución quirúrgica.

No sabemos cuál fue el grado de desgarro muscular del cuádriceps de Eden Hazard. Sin embargo, llama la atención que, a pesar de cumplir con el reposo indicado y las técnicas de rehabilitación, se ha vuelto a lastimar. Esta vez el afectado es el músculo psoas, sobre el que ahondaremos para comprenderlo.

Dolor por desgarro en el muslo.
El muslo está compuesto por varios músculos, incluido el cuádriceps, que se lesionó Hazard previamente.

¿Cuál es el músculo psoas que se lesionó Hazard y dónde se encuentra?

El psoas es, en realidad, una parte de un músculo compuesto mayor que denominamos «psoas-ilíaco». Entre el diafragma y la columna vertebral por arriba hasta la pelvis y el fémur por debajo, se extiende esta masa de fibras que se encargan de flexionar la cadera.

Podemos decir, entonces, que es mejor describir cada sección por su cuenta, siempre recordando que Hazard se lesionó el psoas:

  • Porción ilíaca: se une a la cresta ilíaca de la cadera, toca el sacro, rellena parte de la fosa ilíaca interna y forma el ligamento iliolumbar. Luego sale de la pelvis por el arco crural, debajo del ligamento inguinal, y llega hasta el fémur.
  • Porción psoas: nace en la última vértebra torácica y en las lumbares, unido a la columna vertebral, para luego bajar hasta la fosa ilíaca, donde se unirá con la porción que ya hemos descrito.

Al analizar el tamaño, es lógico plantearse las interacciones que el psoas-ilíaco tiene con otras estructuras varias del organismo. Se encuentra en relación con los órganos abdominales y con una serie de nervios y plexos que transmiten información sensitiva.

Este vínculo con el sistema nervioso central ha generado, en la medicina tradicional, técnicas de abordaje y de meditación que pretenden estimular una supuesta canalización de energía entre los órganos abdominales, el sistema renal y el equilibrio vital. Por supuesto, estas son funciones anecdóticas que se basan en la preeminencia que el músculo tiene para la postura.

En términos estrictos, el psoas realiza lo siguiente:

  • Se activa al caminar, y favorece que lo hagamos en dos piernas, a diferencia de otros animales.
  • Sostiene las curvaturas normales de la columna vertebral, sobre todo la que va hacia delante en la zona lumbar.
  • Estabiliza el sacro para que no pierda el eje central.

¿Pueden relacionarse las últimas lesiones de Hazard?

Podríamos atribuir la lesión de Hazard en el psoas, también a la sobrecarga. Así como en su último desgarro se barajó la posibilidad de que existiese fatiga muscular o microlesiones repetitivas, no sería de extrañar que este nuevo trastorno se vincule a las mismas causas.

De todas maneras, debemos recordar que las lesiones están sucediendo en lados contralaterales. El desgarro del cuádriceps ha sido izquierdo y la lesión del psoas está a la derecha. Esto no quita un posible vínculo. El cuerpo tiende a compensar con mayor esfuerzo del lado sano si hay un problema en una de las mitades del organismo.

Diríamos que una hipótesis es que – al tener resentido el miembro inferior izquierdo – en los entrenamientos y la rehabilitación se podría haber recargado la parte derecha para compensar. Esas contracciones de más y esos esfuerzos desmedidos provocarían una sensibilidad aumentada.

Por supuesto, estamos en el terreno de las suposiciones. Lo único claro es que la lesión en el psoas derecho de Eden Hazard se traduce en fechas que no podrá disputar. Una vez más, el tratamiento de rigor es el reposo, quizás con la ayuda de antiinflamatorios y un proceso de rehabilitación con kinesiología y fisioterapia.

Rehabilitación para el psoas lesionado.
El reposo y la rehabilitación profesional son los pilares de la recuperación en los pacientes como el futbolista.

¿Se puede prevenir una lesión en el psoas?

Una sobrecarga del psoas, como la que posiblemente tiene el futbolista, se previene desde los entrenamientos y la correcta realización de los esfuerzos. También con la regulación del número de ejercicios y dando espacio al descanso de las fibras.

A veces, hay signos incipientes que avisan de lo que sobrevendrá. Puede haber un dolor vago en el muslo o en la región lumbar, así como un cansancio extremo en los miembros inferiores en atletas que, de manera regular, no se cansan fácilmente.

En esos casos, cuando hay un aviso concreto, lo que se recomienda es lo siguiente:

  • Reducir la intensidad de los ejercicios.
  • Realizar estiramientos concretos para este músculo, con mayor frecuencia que la acostumbrada.
  • Masajear la región lumbar y abdominal, describiendo un trayecto desde arriba hacia abajo, en dirección a la ingle.

Hay ocasiones en las que la prevención se vuelve casi imposible. Para ello, no queda más que acatar el reposo y ponerse en manos de profesionales especializados que lleven adelante la recuperación. Esto es posible, pero requiere de paciencia.

Te podría interesar...
Todo lo que debes saber sobre el psoas mayor
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Todo lo que debes saber sobre el psoas mayor

El psoas mayor es un músculo que se localiza a lo largo de la región lumbar de la columna vertebral y en la pelvis.Es el más grande de los flexores



  • Tudela Navarro, Antonio. "Como evitar lesiones en deportes repetitivos de alta competición y nuevas técnicas de entrenamiento repetitivo." (2016).
  • Cabrera Vasquez, Judith Polonia. "Enfoque fisioterapéutico en el desgarro del músculo-esquelético." (2018).
  • Staugaard-Jones, Jo Ann. El psoas: Músculo vital (Color). Paidotribo, 2019.
  • Díaz, Fernando Jiménez. "Lesiones musculares en el deporte.(Muscular injuries in sport)." RICYDE. Revista Internacional de Ciencias del Deporte. doi: 10.5232/ricyde 2.3 (2006): 55-67.
  • Rubio, Camilo Llorca, et al. "Espasmo del Psoas Iliaco, lesión adaptativa más frecuente en el atleta de alto rendimiento." Revista Cubana de Medicina del Deporte y la Cultura Física 12.2 (2020).
  • Narváez Chicaiza, Joselyn Vanesa. Estudio y análisis de la influencia del psoas en las lumbalgias mecánicas. BS thesis. Quito: UCE, 2019.