Hiperpaternidad: ¿qué es y cuáles son las consecuencias?

La hiperpaternidad tiene consecuencias importantes en el crecimiento de los niños, afectando su autoestima al encontrarse con el mundo real. Mira de qué manera puedes evitar ser un "hiperpadre".
Hiperpaternidad: ¿qué es y cuáles son las consecuencias?

Escrito por Ana Luzardo, 21 abril, 2021

Última actualización: 21 abril, 2021

Si tienes hijos entiendes lo que significan en tu vida. Los vemos como seres amados, para quienes perseguimos el bienestar a toda costa. Esto es natural. El problema es cuando se convierte en una conducta enfermiza que los psicólogos en la actualidad han llamado hiperpaternidad.

La hiperpaternidad está convirtiendo a los hijos en modelos de seres perfectos e intocables. Humanos que casi ni son humanos, sino entes sin defecto alguno. ¿A qué se refiere todo esto? Te lo explicamos en el artículo.

¿Qué es la hiperpaternidad?

La hiperpaternidad se refiere a un modelo de crianza que se basa en una excesiva supervisión de los padres a sus hijos. Pero esta forma de estar encima de ellos va ligada a expectativas excesivas de un hijo bueno en casi cualquier actividad.

Es así como los niños se convierten en un símbolo de estatus, ya que los padres buscan que sus hijos hagan todo tipo de actividades extracurriculares con el objetivo de que sean excelentes.

Desde tocar piano hasta cualquier deporte, pasando por unas calificaciones increíbles, los hijos de los padres con hiperpaternidad deben cumplir con agendas rigurosas a diario para alcanzar los estándares que los adultos esperan.

Los padres controlan y prestan excesiva atención la vida de sus hijos con el objetivo de convertirlos en lo que ellos esperan que sean. Los hijos y sus actividades son el centro absoluto de su mundo. Ejercen una sobreprotección, resolviendo todo por ellos.

Es aquí que encontramos a los padres helicóptero, que orbitan alrededor de sus hijos y de su vida. El otro tipo son los padres apisonadoras, que allanan la vida de sus hijos en busca de lo mejor. Estas son dos formas de sobreprotección que se ejercen en la hiperpaternidad.

Padres sobreprotectores.
La hiperpaternidad es una forma de sobreprotección que se mezcla con las exigencias para que el niño sea motivo de orgullo y estatus.

Consecuencias de la hiperpaternidad

Este tipo de paternidad deja consecuencias en el desarrollo del infante. La más notoria es que los hiperpadres crean en sus hijos una visión inflada y engreída, al siempre estar valorando de más sus logros.

Pero además de esto, hay otras complicaciones más profundas. Te enumeramos algunas.

1. Represión del desarrollo

A lo largo de los años se estableció la importancia de que los niños se enfrenten a conflictos en las primeras etapas de su vida. Esto es para que sean conscientes del mundo que los rodea.

Sin embargo, al vivir bajo una hiperpaternidad los niños no se enfrentan a ningún tipo de conflicto, porque los padres no lo permiten. Les resuelven los problemas y se convierten en personas sin autonomía. Son niños que crecen sin capacidad de esfuerzo o tiempo para jugar.

2. Creación de miedos e inseguridades

Cuando estos niños bajo la hiperpaternidad tienen que enfrentarse al mundo, sienten miedos e inseguridades porque nunca han experimentado la vida como tal. El resultado es un adolescente inseguro.

Esto es algo contraproducente. Uno de los miedos de los padres con hiperpaternidad, justamente, es que sus hijos no sean felices y no tengan amigos. De allí la paradoja del estilo de crianza.

3. Baja tolerancia a la frustración

La frustración la conocemos como una imposibilidad de satisfacer alguna necesidad o deseo. Una característica de la hiperpaternidad es que no se permite que los hijos se frustren, tengan miedos o preocupaciones.

Los hiperpadres son aquellos que no dirán “no” a ningún deseo o petición de los hijos. Siempre tenderán a complacerlos como una medida de sobreprotección.

Al impedirles sentir frustración cuando son pequeños, los niños crecen, se convierten en adolescentes y adultos que no toleran que les digan “no” en el trabajo o la escuela. Se exasperan ante la posibilidad de no conseguir lo que quieren, porque eran niños que siempre lo obtenían.

Las personas con baja tolerancia a la frustración reaccionan con ira, agresividad o retraimiento al no obtener su meta. El vivir la frustración es importante para un desarrollo emocional saludable.

Niño con frustración.
La frustración a futuro de los niños criados bajo estilos de hiperpaternidad desarrolla un problema de autoestima.

4. Familias estresadas

Al adquirir la carga de sus hijos en cuanto a actividades, darle todo lo que desean y ponerle una agenda llena a la que siempre hay que llevarlos, la familia se estresa de más por cumplir el itinerario.

¿Cómo se puede evitar la hiperpaternidad?

Para evitar ser hiperpadres, lo primordial es darse cuenta del error y abandonar el estilo de crianza. El primer paso es darle la autonomía que tu hijo necesita de acuerdo a su edad, como acomodar su ropa, sus juguetes y permitirles tomar decisiones.

La familia debe dejar la infancia cronometrada a un lado. Que el niño pueda estar solo en actividades que disfrute y en las que sea bueno, para que explote las capacidades que tiene. Permite que tus hijos asuman errores y fracasos, que se equivoquen y no sean perfectos.

Deja de intentar resolver los problemas por él; eso lesiona su autoestima a largo plazo al creerse incapaz cuando las cosas no salen bien.

Tus hijos tienen que tener la posibilidad de ser niños humanos imperfectos, porque al salir al mundo se enfrentarán con la realidad de que la vida no es color de rosa, como los hiperpadres la pintan.

Te podría interesar...
Cuando el estrés infantil es provocado por la prisa de los padres
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Cuando el estrés infantil es provocado por la prisa de los padres

El estrés infantil afecta cada vez a más niños. Los ritmos acelerados que llevan sus padres los han sumido en esa tensión emocional.