¿Por qué es importante separar la ropa por colores antes de lavarla?

Ana Luzardo·
01 Febrero, 2021
¿Sabes por qué necesitas separar la ropa por colores antes de lavarla? Si no lo haces, puedes perderla. Te damos unos trucos para conservarla como nueva.

La realidad es que lavar la ropa es una actividad tediosa. Te remojas, pasas mucho tiempo haciéndolo y debes esperar a que se seque para acomodarla. Ahora imagina que la tarea se complique más por no separar la ropa por colores.

La mayoría de las personas ignora la composición de la ropa que usa. Si debe meterse en agua fría o caliente, el material de la tela y los símbolos de la etiqueta. Hay varias formas de concretar la separación, pero la principal recomendación es hacerlo por colores, prestando atención especial a cada prenda.

Importancia de separar la ropa por colores antes de lavarla

Al separar la ropa por colores estamos garantizando la durabilidad de la prenda y su calidad. Evitamos que los pigmentos se desprendan y tiñan las otras telas, causando todo un desastre.

Mezclar la ropa blanca con la morada y la negra en el tambor en el que las sumerges con agua y jabón puede ser desastroso. Ahora piensa en la ropa blanca y cómo va a quedar cuando la saques. Garantizar el buen estado de las prendas al salir de la lavadora es la razón por la que debe separarse todo.

Para separar la ropa, primero se apartan las de color, luego las prendas oscuras y al final las blancas. Es recomendable lavar las de colores cálidos por un lado y las de colores fríos por otro. Es decir, los rojos, amarillos y naranjas van de un lado. Los morados, azules y grises de otro.

Suavizante para el lavarropas.
La tarea del lavado suele ser tediosa, pero separar por colores antes y después facilita el proceso.

Trucos para lavar la ropa de color

Para dar una limpieza adecuada a las prendas de color, sin que se destiñan, debes seguir algunos consejos. El principal es lavar la ropa con una temperatura adecuada. El agua fría evitará que los colores se mezclen.

Si la prenda es nueva, hay que lavarla por separado y a mano las primeras veces. No ignores las etiquetas. Allí está la información de cómo reacciona la tela a la temperatura del agua y los riesgos de decoloración.

Por norma general, no llenes demasiado la lavadora. Lo que puedes conseguir es que la ropa quede sucia y haya que volver a lavarla. Así que debes conocer tus electrodomésticos y saber cuál es su capacidad.

Otro truco interesante es poner la ropa en un recipiente con agua fría y un poco de sal durante 10 minutos o añadir a tus primeras lavadas una cuchara de ácido bórico en polvo. Por su parte, el bicarbonato de sodio con el agua fría mantiene los colores vivos.

Si no tienes en casa ácido bórico o no te convence la idea de la sal, puedes usar vinagre blanco. Antes del primer lavado añade dos tazas de vinagre blanco, mete la ropa y luego un poco de agua. Deja actuar durante 15 minutos. Después prosigue como siempre.

Lee también: Blanquea tu ropa y elimina las manchas añadiendo aspirinas en tu lavadora

Trucos para lavar la ropa blanca

La ropa blanca se separa siempre del resto. Como en determinadas zonas se acumula suciedad, lo ideal es poner quitamanchas en los cuellos y puños de las camisas.

La ropa blanca se lava a temperaturas cálidas y se deja secar al sol, pues este es un blanqueador natural. Recordemos que la intención es que quede lo más blanca posible durante un tiempo. Si vemos que la prenda comienza a tornarse amarillenta, podemos utilizar un tapón descalcificador al agua. La presencia de cal en el agua puede poner amarilla la ropa, así como factores de contaminación en el aire de la zona.

Se recomienda el uso de productos naturales y evitar que los químicos tengan contacto con telas como poliéster o algodón. Otros agentes que suelen poner amarilla la ropa son los desodorantes y los perfumes. Por lo que es mejor evitarlos.

Un quitamanchas natural que puedes usar es el bicarbonato, según lo aclara un estudio realizado por la Asociación Dental Americana. Para esto, mezcla el bicarbonato con agua, agua oxigenada o vinagre. Forma una pasta y frótala sobre la mancha. Deja actuar por 15 minutos. Enjuaga con abundante agua tibia para retirar los excesos.

Si no tienes bicarbonato a mano puedes emplear jugo de limón. Llena una olla con agua y rodajas de limón y ponla a hervir. Remoja las camisetas blancas por una hora y luego lava de forma habitual.

Otra opción que tienes es la leche. Pon a remojo la camisa blanca en un tazón de leche y deja actuar un par de horas. Luego enjuaga como siempre.

Bicarbonato de sodio para lavar la ropa.
El bicarbonato de sodio es un blanqueador natural, así que se puede utilizar para las prendas claras.

Lee también: Usa el bicarbonato de sodio con tu ropa blanca. ¡Te fascinará!

Diferentes maneras de separar la ropa por colores

La ropa también suele dividirse según el grado de suciedad o el tipo de tela. De tal manera que, si tienes prendas de colores diferentes muy sucias, lo mejor es que priorices el sistema de color para evitar una tragedia mayor.

Recuerda que la idea es conservar lo más posible las prendas y sacarlas de la lavada como si aún estuvieran nuevas. De esta manera prolongas su vida útil y dañas menos los tejidos.

  • Mas Muñoz, María Carmen. Procesos de lavado, planchado y arreglo de ropa en alojamientos. Ediciones Paraninfo, SA, 2016.
  • Alzate Bolaños, Margarita Rocío, and Johnar Édinson Hernández Córdoba. "Lavadera: sistema unifamiliar para el lavado de ropa manual." (2013).
  • Olivero, Daniela. "Sustentabilidad en productos de lavado de ropa." (2015).