Jardín zen: ¿cuáles son sus beneficios y cómo crear uno?

Un jardín zen no solo produce serenidad y relajación inmediata, sino que también estimula la concentración y la creatividad. Descubre otros de sus beneficios y cómo hacer uno en algún rincón de tu hogar.
Jardín zen: ¿cuáles son sus beneficios y cómo crear uno?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 21 mayo, 2021.

Escrito por Maria Margarita Barrios Quintero, 21 mayo, 2021

Última actualización: 21 mayo, 2021

La belleza de los jardines zen se puede apreciar hoy en día en muchos lugares de occidente. Estos no son solo bellos, sino que también traen consigo varios beneficios, por lo que cada vez son más las áreas verdes que se inspiran en este estilo o le incorporan alguna característica karesansui, el nombre japonés para referirse al jardín zen.

La combinación de elementos naturales en espacios abiertos genera una sensación de tranquilidad tanto para quienes los contemplan como para quienes los construyen. Y lo mejor es que no necesitas un gran espacio; hay quienes optan por tenerlo en algún escritorio de su hogar u oficina.

¿Sabes qué elementos debes incorporar en tu jardín zen? ¿O qué beneficios pueden aportar a tu vida? Descubre esto y más.

Beneficios de tener un jardín zen

Simplicidad, belleza, estética y un agradable ambiente son solo algunos de los beneficios que te ofrece el acceso a estos jardines exóticos. Ha llegado el momento de que hablemos de otras bondades.

1. Serenidad y relajación inmediata

La contemplación de estos espacios crea una sensación de paz. Esto se debe a los diferentes componentes usados en su elaboración que, entre otras cosas, son distribuidos y seleccionados con una intencionalidad. Se crea un rincón que sirve para eliminar el estrés generado por las responsabilidades diarias.

Estos jardines japoneses consiguen disminuir la tensión con solo mirarlos. Así, la grava o arena que se aprecia en estos espacios simboliza el mar y las rocas que sobresalen en la superficie representan a una leona y sus cachorros.

Al momento de su construcción se debe dibujar de forma ondulada la arena que rodea a estas piedras. Se cree que esta actividad relajante ayuda a vaciar la mente de preocupaciones. Esta acción de peinar la arena y reorganizar los elementos fomenta la meditación.

Jardinería y herramientas.
El trabajo mismo de la jardinería se asocia a una práctica relajante que permite liberar el estrés.

2. Se pueden ubicar en cualquier rincón

Al no estar atados a un tamaño determinado, pueden estar en la mayoría de los espacios de tu apartamento u oficina, sin descartar las habitaciones. De este modo, con la ayuda de una bandeja móvil puedes construir un mini jardín japonés.

Con ello, sin duda aportarás una energía natural y positiva y tendrás al alcance de tus manos una práctica de relajación continua, en caso de que lo tengas en el escritorio de tu oficina, por ejemplo.

3. Mayor disciplina y concentración

Esta practica continuada puede ayudarte a incrementar y perfeccionar tu niveles de meditación, lo que a su vez contribuirá a desarrollar las destrezas necesarias para mantenerte enfocado y tener un mayor disciplina para la materialización de tus metas en diversas áreas de la vida.

4. Estimulan la creatividad

La incursión en un jardín zen puede incrementar la creatividad de las personas que hagan uso de él, así como mejorar la capacidad de resolución de problemas. La reorganización constante de los elementos y el arado de la tierra creando diferentes líneas y formas tienden a estimular e incrementar los niveles de meditación, promoviendo la creación de nuevas ideas.

5. Embellecen, equilibran y dan flujo a su decoración

Pueden ser muy variopintos y esto se debe a que cada propietario le da su toque personal si así lo quiere. Por ello, puedes toparte con jardines muy sencillos, pero hermosos, o por el contrario, con unos que constan de plantas exóticas, arenas importadas y figuras de colección fomentando todo un espectáculo para los sentidos.

6. Puedes tener tu propia mascota en el jardín

El elemento agua no es una constante en los jardines japoneses, y menos si su tamaño es mini. Pero si este no es tu caso y tu jardín zen es exterior, prueba incluir a tu diseño algún pozo de agua o cascada artificial.

Si ya has dado este paso, puedes agregar a tu diseño unos hermosos y coloridos peces koi, tradicionales en este tipo de estanques, junto con piedras y plantas acuáticas para hacerles más placentera su estancia.

7. Puedes utilizarlo para meditar al aire libre

No solo es un simple elemento decorativo para embellecer tu hogar. Al ser parte de tu jardín exterior cuentas con un oasis para meditar, hacer yoga o ejercicio al aire libre. Su diseño es ideal para conectarte con la naturaleza y trascender a una meditación profunda.

Elementos naturales como el agua, la madera y las plantas exóticas (como los bonsái) pueden transformar tu patio en un escenario para disfrutar una tarde de domingo con familiares y amigos.

8. Fáciles de mantener

Cuando optas por un diseño minimalista, tu jardín zen resulta ser de bajo mantenimiento. Por lo general, no cuenta con muchos elementos que necesiten reparación o limpieza continua.

En algunos casos, la limpieza puede hacerla el mismo propietario, ya que no le tomará mucho tiempo y dista de ser una tarea complicada.

¿Cómo crear un jardín zen?

Puedes iniciar con la construcción de un pequeño jardín japonés para un rincón especial de tu hogar o trabajo. Luego, si así lo quieres y cuentas con el espacio necesario, puedes emprender la construcción de uno a mayor escala.

Para materializar este proyecto, además de arena y piedra, requieres los siguientes materiales:

  • Granito o grava fina. La de colores puede ser otra opción. Solo recuerda que tendrá que servirte para hacer dibujos con ella.
  • Bandeja de madera de poca profundidad (2 a 10 centímetros). El tamaño lo eliges tú.
  • Elementos decorativos a tu gusto.
  • Un rastrillo pequeño.
Jardín zen pequeño.
Puedes hacer un jardín zen pequeño para trasladar o para poner en tu oficina o sitio de trabajo.

Paso a paso para crear tu jardín zen

  1. Vierte la grava o arena fina en la bandeja hasta cubrir un cuarto de su profundidad, sin dejar ningún tipo de espacio.
  2. En este punto necesitarás poner en marcha tu creatividad para decorar tu jardín zen con rocas, ramas, incienso y otros elementos propios del karesansui.
  3. Recuerda que con el rastrillo puedes realizar ondas o diversas figuras geométricas. También puedes emular montañas con las rocas y construir un pequeño sendero con algunos trozos de madera.
  4. Intenta conseguir una figura miniatura de Buda para incorporar a tu diseño.

El jardín zen es una belleza tradicional

Realiza un bosquejo para tener una noción de cómo quieres que luzca tu jardín. Ten presente que el zen tradicional consta de muy pocos elementos y un número de piedras impar. Además, intenta incorporar plantas.

En la actualidad existen tiendas especializadas en las que podrás adquirir los materiales necesarios para llevar a cabo este proyecto. Los jardines japoneses deben estar en continuo movimiento, por lo que cambiar los elementos y las formas de la arena son unas de las maneras en la que podrás aprovechar sus bondades.

Te podría interesar...
Tipos de suelo para jardín y sus características
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Tipos de suelo para jardín y sus características

Aprender a distinguir los tipos de suelo para jardín te ayudará a obtener un cultivo mucho más eficiente. ¡Descubre cómo hacerlo!



  • Mrazek, M. D., Franklin, M. S., Phillips, D. T., Baird, B., & Schooler, J. W. (2013). Mindfulness Training Improves Working Memory Capacity and GRE Performance While Reducing Mind Wandering. Psychological Science, 24(5), 776–781. https://doi.org/10.1177/0956797612459659
  • Colzato, L. S., Ozturk, A., & Hommel, B. (2012). Meditate to create: the impact of focused-attention and open-monitoring training on convergent and divergent thinking. Frontiers in psychology, 3, 116. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2012.00116