La vitamina C, ¿por qué es tan importante?

La vitamina C es muy importante para el cuerpo, puesto que interviene en la síntesis del colágeno, así como en otros procesos, incluyendo la correcta absorción del hierro.
La vitamina C, ¿por qué es tan importante?

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 18 octubre, 2022

Mucho se ha escrito y dicho sobre la importancia de la vitamina C, pero al parecer nunca será suficiente, porque son tantas sus propiedades y tantos sus beneficios… Aunque también es cierto que todas las vitaminas y minerales son necesarios para nuestro organismo.

Si pudiéramos conocer lo que aportan estos nutrientes, seguro le pondríamos más atención a nuestra dieta. En este artículo veremos por qué es tan importante la vitamina C, en qué alimentos la podemos encontrar y qué beneficios nos ofrece.

¿Qué es la vitamina C y en qué alimentos se encuentra?

La vitamina C también es conocida como ácido ascórbico y se le considera hidrosoluble. Esto significa que se puede disolver en agua, al igual que las del grupo B.

Es importante aclarar que el cuerpo no produce esta vitamina, sino que la obtiene de los alimentos. En cuanto a las fuentes donde la encontramos, de acuerdo con el NIH es más abundante en las frutas y las verduras frescas.

Entre las de mayor aporte tenemos:

  • las cítricas, como naranjas, la mandarina, toronjas, pomelos: estas piezas de fruta nos ofrecen una gran concentración;
  • otras frutas, como las fresas, mangos, guayaba, papaya, kiwi, melón;
  • pimientos, ya sean rojos o verdes;
  • los tomates: se dice que un solo tomate puede aportar hasta el 40 % de lo que requiere el organismo al día;
  • el coliflor así como el brócoli son buenas fuentes;
  • la moringa: su aporte se estima en unos 40 miligramos.

Por todo lo anterior, siempre se aconseja una dieta rica en frutas y verduras, pues son la mejor fuente para conseguir las cantidades que nuestro organismo necesita.



Requerimiento diario de vitamina C

En cuanto a los requerimientos diarios de vitamina C, varían de acuerdo con la edad y el sexo. Veamos:

  • Hasta los 6 meses: 40 mg
  • Entre 6 – 12 meses: 50 mg
  • Hasta los 3 años de edad: 15 mg
  • Entre 4 y 8 años de edad: 25 mg
  • De 9 a 13 años: 45 mg
  • De 14 a 18: 75 mg (varones) y 65 mg (hembras)
  • Hombres: 90 mg
  • Mujeres: 75 mg
  • Embarazadas: 85 mg
  • En proceso de lactancia: 120 mg

Es importante acotar que, por encima de estas cantidades, el cuerpo no absorbe la vitamina C ni la almacena, sino que simplemente elimina el exceso.

¿Por qué es importante la vitamina C?

La vitamina C es una de las más importantes para nuestro organismo. Entre las muchas propiedades que tiene, se ha probado que es eficaz para:

Es importante señalar que la deficiencia de vitamina C puede ocasionar algunos problemas de salud. Su carencia se asocia con anemia, sangrado de encías, problemas de cicatrización y aparición de hematomas. Si es grave, puede causar enfermedades como el escorbuto.



La vitamina C en el tratamiento de enfermedades

Se han realizado investigaciones sobre el uso de vitamina C para tratar o prevenir diversas afecciones, tales como:

  • Cáncer: al parecer, una dieta rica en frutas y verduras podría ayudar a reducir los riesgo de desarrollar cáncer de mama, colon o pulmón. Sin embargo, de acuerdo con los expertos, esta asociación todavia está en estudio.
  • Degeneración macular y cataratas: los suplementos de esta en combinación con otras vitaminas pueden ayudar a evitar que la degeneración macular asociada a la edad empeore; también se relaciona la dieta alta en vitamina C con menor riesgo de cataratas.

Sin embargo, se considera que la misma ha resultado ineficaz para:

  • Disminución de riesgo de un derrame cerebral.
  • Prevención del cáncer de páncreas.
  • Tratamiento de la bronquitis.
  • Reducción del riesgo de padecer Alzheimer.
  • Prevención de diabetes del tipo 2.

Tampoco se ha comprobado que el consumo de suplementos de vitamina C sirva para prevenir el resfriado común o para reducir la duración o intensidad del mismo.

Naranja y kiwi fuentes de vitamina c

Beneficios y riesgos de los suplementos

Es posible obtener el aporte diario necesario a partir de una sana alimentación. Sin embargo, en algunas personas es posible que se requiera de suplementos de vitamina C.

Entre estos casos se tiene:

  • personas cuya dieta es deficiente;
  • problemas de absorción, debido a afecciones gastrointestinales;
  • tabaquismo o exposición al humo (fumador pasivo);
  • otras enfermedades, incluyendo cáncer.

Y si bien se considera que los suplementos son seguros, es posible que no brinden los mismos beneficios que la vitamina C que se obtiene de forma natural a partir de los alimentos.

Por otra parte, se considera que el exceso en la suplementación podría causar algunos efectos secundarios, tales como: acidez estomacal, cólicos, náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, somnolencia, dolor de cabeza, entre otros.

De manera particular, entre las posibles interacciones se tienen los medicamentos usados en quimioterapia, los estrógenos en anticonceptivos orales o en terapia de reemplazo hormonal, inhibidores de la proteasa, warfarina, y otros.

Vitamina C nuestra de todos los días

En cualquier caso, hay bastantes problemas de salud que pueden ser mejorados consumiendo vitamina C, por lo que es importante que todos tomemos las cantidades diarias recomendadas.

Consulta con tu médico cuáles son tus necesidades de ingesta, de esta y otras vitamina, si necesitas algún suplemento y si estás consumiendo algún fármaco que pueda interactuar.

Imagen cortesía de Rubber Dragon y Gala Anischenko

Te podría interesar...
¿Qué vitaminas necesita la mujer durante el embarazo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué vitaminas necesita la mujer durante el embarazo?

¿Cuáles son estas vitaminas tan importantes y de qué manera los podemos obtener con los alimentos para tener un embarazo placentero y saludable?



  • Arisó L. El kiwi y otros campeones en vitamina C: acerola, bayas, cítricos, perejil. Barcelon: Océano Ambar, 2009.
  • Bayod C, Villarroel M, Peréz Lorenz J, Puzo J. Arteriosclerosis. Factores de riesgo cardiovascular. Medicine - Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. 2013; 11(40): 2383-2395.
  • Entrala Bueno A. Vitaminas: aspectos prácticos en medicina. Madrid: Ediciones Díaz de Santos, 1995.
  • Mardones Lorena. Vitamina C y Cáncer ¿amigos o enemigos?. Rev. méd. Chile. 2020;  148(7): 1047-1048.
  • Moret de González Y. Vitamina C: influencia que ejerce en la cicatrización y alteraciones de la cavidad bucal. Caracas: CDCH UCV, 1997.
  • National Institute of Health (2019). Datos sobre la vitamina C. En línea. URL disponible en: https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminC-DatosEnEspanol/#h3.
  • Peña Ayala S, Fernández-López J. Prevalencia y factores de riesgo de la osteoartritis, Reumatología Clínica. 2007; 3(S3): S6-S12.
  • Schencke C, Salvo J, Vasconcellos A, del Sol M. Comparative Study of Healing in Burns Treatment Based on Ulmo Honey (Eucryphia cordifolia) and Oral Vitamin C in Guinea Pig (Cavia porcellus) versus Hydrogel. Int. J. Morphol.  2013; 31(3): 839-844.
  • Xammar, Donnamaría M. Acción farmacológica, biofisicoquímica y estructura dinámica de la vitamina C. Acta Farm. Bonaerense. 2006; 25 (1): 145-154.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.