Lesiones de degloving: ¿qué son y cómo se clasifican?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Las lesiones de degloving son aquellas de carácter traumático en las que las partes blandas de los tejidos se dañan de forma grave y dejan a la vista el tejido óseo.

En el ámbito de la medicina, aquellas lesiones traumáticas que arrancan los tejidos blandos de la piel en zonas extensas y dejan a la vista el hueso se denominan “lesiones de degloving. Por lo general, estas afectan principalmente a las extremidades.

También se les llama lesiones de despegamiento, avulsión, arrancamiento o desguantamiento. Las consecuencias que producen, en la mayoría de los casos, no tienen solución. Cuando este tipo de lesiones traumáticas se dan en la cabeza o en el torso, suelen ser de carácter mortal.

Clasificación de las lesiones de degloving

Fractura en muñeca
Según la gravedad y extensión de las lesiones, encontramos varios grados de clasificación.

La clasificación de las lesiones de las partes blandas puede ayudar a entender su verdadera extensión y sus implicaciones. Se utiliza la clasificación de Tscherne —descrita en un estudio publicado en Colombia Médica en 2014, entre otras publicaciones— y toman como ejemplo las fracturas de tibia y sus lesiones asociadas a las partes blandas.

Según la clasificación de Tscherne, las lesiones de partes blandas se agrupan en grupos dependiendo del grado:

Grado 0

Las lesiones de grado 0 ocurren en las fracturas de poca energía, como por ejemplo en las fracturas espiroideas de la tibia en los esquiadores. En ellas, no hay signos clínicos evidentes de lesión.

Grado I

En este grupo, las lesiones aparecen cuando las fracturas se producen con una energía moderada. Un ejemplo de lesión de grado I son las fracturas de luxaciones de tobillo. La energía liberada produce una contusión entre leve y moderada de las partes blandas.

También se pueden producir lesiones de partes blandas por la presión que el fragmento de fractura ejerce sobre ellas.

Grado II

En cuanto a las lesiones de grado II, se originan por mecanismo de alta energía. Un ejemplo de este tipo de lesiones de las partes blandas son las fracturas de tibia cerradas segmentarias de accidentes de tráfico.

En estos casos, las partes blandas absorben mucha energía en el momento del impacto y, como consecuencia, se produce una contusión profunda. En esta categoría también se incluyen los síndromes compartimentales inminentes.

Te puede interesar: El síndrome compartimental

Grado III

Finalmente, están las lesiones de grado III. Estas se asocian a daños cutáneos y musculares graves, como por ejemplo:

  • Lesiones vasculares.
  • Síndromes compartimentales avanzados: es una afección seria que implica un aumento de la presión en un compartimento muscular. Puede llevar a daño de nervios y músculos, al igual que problemas con el flujo sanguíneo.
  • Lesiones por aplastamiento.
  • Lesiones de degloving.

Como podemos ver, las lesiones de degloving están dentro del grupo más grave de la clasificación de las lesiones de las partes blandas.

Avances de la clasificación de Tscherne

Radiografía de mano
La escala de clasificación ha ido cambiando, incluyendo más factores y aspectos que se han de valorar.

La clasificación de Tscherne ha sido recientemente ampliada. En dicha expansión, se utiliza una escala de cinco puntos que cuantifica de forma independiente la gravedad de la piel, la del músculo-tendón y las lesiones neurovasculares.

Esta clasificación es más precisa que la anterior para describir las lesiones de degloving. Sin embargo, la mayoría de los autores todavía siguen utilizando la de Tscherne.

Aunque clasificar las lesiones de partes blandas puede ser útil, en realidad, su gravedad aumenta en una escala continua, por lo que suele resultar difícil clasificar una determinada lesión de forma fiable.

Tratamiento de las lesiones de degloving

El reconocimiento y manejo de las partes blandas es uno de los aspectos más importantes del tratamiento. Desde luego, la asistencia de un profesional de la salud es indispensable y urgente en estos casos.

Las lesiones que pertenecen al rango de grado II y III según la clasificación explicada en el apartado anteriorgeneralmente evolucionan mejor al utilizar un fijador externo temporal y retrasando la cirugía.

En este sentido, las lesiones de degloving casi siempre requieren intervenciones de cirugía mayor. Adicionalmente, un estudio pubicado en Journal of Emergencies, Trauma and Shock señala la importancia de un enfoque multidisciplinar. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Reimplantación: consiste en volver a juntar partes del cuerpo que han sido amputados. Por ejemplo, dedos de la mano.
  • Revascularización: suministro de sangre a las zonas que sufren una alta falta de riego sanguíneo.

Cuando no es posible, se hacen injertos de piel o colgajos. Sin embargo, en ocasiones no es posible conservar la extremidad o los miembros y se tiene que llevar a cabo una amputación.

Lee también: El diagnóstico genético preimplantacional

Lesiones de degloving: recuperación final

En definitiva, el procedimiento que se escoja dependerá de las circunstancias de cada caso y de la valoración que realice el equipo médico.

Como último paso, después de llevar a cabo la cirugía, el paciente deberá recurrir a unas sesiones de fisioterapia posoperatorias. Tal y como detallan las fuentes citadas, las posibles secuelas dependerán de la gravedad de la lesión y del tipo de tratamiento que se haya utilizado.

  • Arnez, Z. M., Khan, U., & Tyler, M. P. H. (2010). Classification of soft-tissue degloving in limb trauma. Journal of Plastic, Reconstructive and Aesthetic Surgery. https://doi.org/10.1016/j.bjps.2009.11.029
  • Latifi, R., El-Hennawy, H., El-Menyar, A., Peralta, R., Asim, M., Consunji, R., & Al-Thani, H. (2014). The therapeutic challenges of degloving soft-tissue injuries. Journal of emergencies, trauma, and shock, 7(3), 228–232. https://doi.org/10.4103/0974-2700.136870
  • Carlos Oliver Valderrama-Molina; Mauricio Estrada-Castrillón; Jorge Andrés Hincapie; Luz Helena Lugo-Agudelo. 2014. Concordancia intra e interobservador de la clasificación de Oestern y Tscherne para lesiones de tejidos blandos en fracturas cerradas periarticulares del miembro inferior. Colombia Médica. http://www.scielo.org.co/pdf/cm/v45n4/es_v45n4a06.pdf