Cómo limpiar correctamente una placa de inducción o de vitrocerámica sin rayarlas

¿Te preocupan las rayas al limpiar tu placa de inducción o de vitrocerámica? Esta guía paso a paso soluciona tus temores.
Cómo limpiar correctamente una placa de inducción o de vitrocerámica sin rayarlas

Escrito por Gabriela Matamoros

Última actualización: 10 mayo, 2023

Las estufas modernas han cambiado en los últimos años, brindando nuevos aspectos, más elegantes. También mejoraron su eficiencia energética. En este artículo te daremos algunos consejos para que puedas limpiar correctamente tu placa de inducción o de vitrocerámica sin estropear su apariencia.

Sí, las cocinas modernas son vistosas, pero también acumulan grasa y suciedad. ¿Quieres dejarla brillante y sin rayones? ¡Sigue leyendo!

¿Cuál es la diferencia entre una placa de inducción y una de vitrocerámica?

A simple vista, ambos tipos de estufas parecen iguales, pero en realidad son muy diferentes. Mientras que la de vitrocerámica utiliza resistencias eléctricas para calentar la superficie, la de inducción emplea un campo electromagnético.

Esta diferencia hace que las placas de inducción sean más eficientes energéticamente y transmitan calor con mayor rapidez. Sin embargo, no todas las ollas y sartenes pueden usarse con este sistema. Para que funcione, debe ser de un material magnético, como el hierro fundido, el acero inoxidable o el acero quirúrgico.

Las placas de inducción son más seguras que las de vitrocerámica, ya que la superficie solo se calienta cuando se coloca una olla o sartén adecuada sobre ella.
Estufa de vitrocerámica
El sistema de inducción solo transmite energía calórica cuando el material receptor es magnético.

Pasos para limpiar correctamente una placa de inducción o de vitrocerámica

La mejor manera de cuidar una placa de inducción o de vitrocerámica es limpiarla luego de cada uso.

Este mantenimiento diario te ayudará a garantizar que se mantenga brillante y lisa. Al hacerlo, no solo evitarás la acumulación de residuos y manchas, sino que también contribuirás a una transferencia más eficiente del calor, lo que se traducirá en un ahorro de energía y en una cocción más rápida y uniforme.

Para desarrollar esta tarea, no es necesario gastar mucho dinero en productos de limpieza especializados. Con artículos disponibles en casa, como vinagre blanco, bicarbonato de sodio y un paño suave, puedes eliminar la grasa y los residuos sin rayar la superficie. ¡Descubre los pasos detrás de una estufa reluciente!

Paso 1: Raspa la grasa de la superficie de la placa

Para remover grasa quemada o residuos de comida, espera a que la superficie de la cocina esté tibia. Luego, toma un raspador plano e inclínalo a 30 grados para retirar la suciedad sin rayar el vidrio. Repite el proceso cuanto sea necesario.



Paso 2: Rocía una solución de vinagre y bicarbonato

Una vez que la cocina esté completamente fría, rocía con un atomizador una solución de vinagre con bicarbonato de sodio. Déjala reposar por 30 minutos y limpia la superficie con un paño suave.

Paso 3: Seca bien la placa

Después de limpiar la placa, sécala con un paño suave. Asegúrate de que no esté mojado, ya que la humedad puede causar manchas y daños a largo plazo.

Paso 4: Pule la superficie

Con un paño seco, frota suavemente y pule la superficie de la placa. ¡Sé cuidadoso para evitar rayones!

Paso 5: Rocía lavavajillas y agua para abrillantar

Para finalizar, rocía la superficie con una mezcla de lavavajillas y agua. Luego frota con un paño seco. ¡Verás cómo tu encimera queda brillante con solo invertir unos pocos minutos al día en esta tarea!

Aunque estos consejos pueden ayudarte con la limpieza de tu placa, ser precavido nunca está de más. Mientras cocinas, procura no derramar alimentos que contengan azúcar, salsa de tomate o leche, puesto que estos restos tienden a quemarse y dejar manchas.
Cocina o estufa de inducción
Evita derramar alimentos mientras cocinas para no estropear la encimera.

¡Toma nota! Estos son los 5 artículos que no debes usar para limpiar una placa de inducción o de vitrocerámica

Para no estropear tu estufa de inducción o de vitrocerámica, evita usar los siguientes productos en tu rutina de limpieza:

  • Amoniaco o lejía.
  • Estropajo de acero.
  • Blanqueador de cloro.
  • Eliminadores de óxido.
  • Limpiadores abrasivos en polvo.


¿Cómo prevenir los rayones en tu encimera de inducción o vitrocerámica?

Si deseas que tu placa de inducción o de vitrocerámica dure mucho tiempo y se mantenga como nueva, es importante ser cuidadoso. Para evitar rayones, te invitamos a seguir las recomendaciones que detallamos a continuación:

  1. No pongas bandejas de vidrio o cerámica sobre las zonas de cocción.
  2. Evita la caída de objetos duros o puntiagudos sobre la placa.
  3. No coloques recipientes calientes con comida sobre el panel de mando.
  4. Evita colocar recipientes de plástico sobre las zonas de cocción cuando estén calientes.
  5. No cubras la estufa con papel aluminio o láminas protectoras.

Con estos consejos prácticos podrás mantener tu placa de inducción o vitrocerámica siempre impecable. Esto no solo te permitirá disfrutar de una cocina más atractiva, sino más eficiente.

Una limpieza diaria y cuidadosa es esencial para prolongar la vida útil de estos electrodomésticos y evitar daños permanentes.

Ahora sí, a limpiar correctamente tu placa de inducción o vitrocerámica. ¡Manos a la obra!

Te podría interesar...
8 tips para hacer una limpieza profunda del hogar sin gastar horas en el proceso
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
8 tips para hacer una limpieza profunda del hogar sin gastar horas en el proceso

La limpieza profunda del hogar es complicada de hacer todos los días. Pero hay hábitos diarios que ahorran el tiempo invertido en el oficio.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.