¿Cómo lograr que tu bebé duerma mucho mejor?

Los hábitos de sueño se crean progresivamente. Por ello, es fundamental crear una rutina, intentar seguirla y tener paciencia en el proceso.
¿Cómo lograr que tu bebé duerma mucho mejor?
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 14 abril, 2021.

Escrito por Daniela Colmenares, 06 abril, 2018

Última actualización: 14 abril, 2021

Cuando los bebés nacen, no tienen un tiempo específico de sueño sino hasta que llegan al sexto mes de vida, aproximadamente. Por lo general, duermen cada 3 horas y se despiertan llorando. Si eres madre primeriza, es normal que quieras saber cómo lograr que tu bebé duerma mucho mejor.

A los recién nacidos se les hace muy difícil diferenciar cuándo es de día y cuándo es de noche. Esa puede ser una explicación de por qué duermen tan poco. ¡Pero no te preocupes! Luego de las primeras semanas, podrás enseñarle y él aprenderá poco a poco cuál es la diferencia. Así, podrá crear hábitos de sueño más adelante.

Aunque parezca difícil al comienzo, con el tiempo irás logrando que tu pequeño disfrute del sueño. Te dejamos algunas recomendaciones para ayudarlo a dormir plácidamente.

1. Aprende a usar las luces de su habitación

Habitación infantil con cuna y varios muebles y cuadros en tonos grises.

Las luces funcionan como ese interruptor que nos pone en marcha, mientras que la oscuridad es mejor conocida como la que alimenta el sueño. Por ello, debes mantener a tu bebé con luz durante el día y en oscuridad durante la noche para acostumbrarlo.

  • En el día: deja que la claridad del sol entre en la casa. Corre las cortinas y abre algunas ventanas.
  • En la noche: disminuye un poco la intensidad de las luces antes de que tu bebé se duerma para que entre en ambiente.
  • Puedes tener pequeñas lámparas como luces nocturnas, siempre que no iluminen demasiado su habitación.

2. Llévalo a la cuna antes de que se duerma

Los bebés tienden a quedarse dormidos durante el momento de la lactancia. Por esto mismo es necesario prestar atención mientras comen y retirarles el pecho antes de que se queden del todo dormidos. Lo ideal sería que lo amamantes, lo limpies un poco y arregles para que pueda dormir lo mejor posible.

Para esto, muchas mamás optan por crear una especie de ritual en el que pasean a su bebé suavemente en sus brazos mientras lo acarician y se dirigen poco a poco hacia donde está la cuna.

Apenas se duerma, hay que acariciarlo o mecerlo unos minutos más en los brazos y luego ponerlo en la cuna con cuidado, cuando estés segura de que está bien dormido. Si dejas que se duerma en tus brazos y al instante lo colocas en la cuna, se despertará y llorará.

3. Evita salir en su auxilio apenas escuches un sollozo

Cada vez que escuches un pequeño sollozo es comprensible que vayas a comprobar cómo está y qué necesita, pero intenta no cogerlo en brazos cada vez que oigas que emite un sonido. Si lo haces, lo acostumbrarás a que irás en su ayuda siempre, pase lo que pase, y no querrá estar solo.

En lugar de hacer esto, ve, comprueba que está bien, no lo cargues, espera unos minutos y dale la posibilidad de que se calme un poco y vuelva a dormirse. Si esto resulta imposible, entonces sí, cárgalo y ayúdalo a calmarse.

Conoce: 5 reflejos primitivos en los bebés

¿En qué consiste la faringitis en bebés?

4. Ten paciencia

Aún cuando parezca que ya se ha acostumbrado a dormir por más horas seguidas, existe la posibilidad de que el bebé vuelva a despertarse llorando por las noches de vez en cuando. Es normal y es parte del proceso. Sobre todo si ha dormido de más alguna tarde, o si presenta algún malestar o incluso fiebre.

No hay ninguna receta mágica para acelerar este proceso. Por ello, hay que tener paciencia, seguir las recomendaciones del pediatra y mantener los horarios de sueño en la medida de lo posible. Con el tiempo, el bebé irá adaptándose y durmiendo más horas, sin tantas interrupciones.

De acuerdo con un documento oficial de la Sociedad Española del Sueño, se recomienda que los bebés duerman a diario en torno a:

  • Recién nacidos (0-3 meses) de 14-17 horas. Excepto para el recién nacido de pocos días de vida, se desaconseja que los bebés duerman más de 18 horas, ya que esto podría alterar su desarrollo cognitivo o emocional al verse limitada su interacción con su entorno más cercano.
  • Lactantes (4-11 meses) de 12-15 horas.
  • Niños pequeños (1-2 años) 11-14 horas. 

Asimismo, en dicho documento los expertos exponen que es necesario “mantenerse dentro de los límites recomendados: tanto el exceso como la privación de sueño son perjudiciales para el sistema metabólico, endocrino e inmunológico”.

Trucos para lograr que tu bebé duerma mucho mejor

  • Juega con tu bebé en el día. Esto le ayudará a gastar energía y a estar menos activo cuando sea la hora de dormir.
  • Acarícialo y velo introduciendo al sueño con sutileza y cariño, poco a poco. Tómate tu tiempo para mecerlo, darle mimos y ayudarlo a relajarse.
  • Conforme se relaja, ve caminando lentamente hacia un punto de la casa que tenga una luz más tenue y menos ruido, esto ayudará a que le cueste menos dormirse.
  • Practica el colecho si así lo prefieres, pero ten en cuenta siempre las indicaciones del pediatra.
  • Puedes darle un baño antes de dormir, esto ayudará a que se relaje y duerma plácidamente.
  • Crea y mantén un horario de sueño. Es decir, procura dormirlo todos los días a la misma hora para ayudarlo a seguir una rutina.
  • Asegúrate siempre de que se encuentre cómodo al momento de dormir. No debe estar excesivamente abrigado o desarropado. Tampoco debe tener elementos que puedan incomodarlo alrededor.
  • Cuando se despierte a medianoche, no enciendas de inmediato la luz principal de la habitación o la luz que esté más próxima a su cuna. También evita sacarlo de la cuna a oscuras y llevarlo en brazos bajo un foco de luz, pues esto hará que se agite más.

¿Qué hay que tener en cuenta sobre la rutina de sueño del bebé?

Madre durmiendo con su bebé en la cama (colecho).

En definitiva, lograr que tu bebé duerma mucho mejor no es un proceso de horas ni días, sino de semanas y meses. Algunos pueden tardar más, otros menos, la clave está en los hábitos y las costumbres que creamos en ellos.

Si logras establecer un horario para que duerma y lo acostumbras a seguirlo la mayoría del tiempo, irás por muy buen camino. Por supuesto, habrá momentos en los que no será posible -porque se siente mal, porque no están en casa, etc.-, pero lo importante es mantener una actitud flexible y seguir con la rutina para ir superando barreras.

Practica estos consejos sobre cómo lograr que tu bebé duerma mucho mejor y disfruta de esta etapa tan bonita de la vida.

Te podría interesar...
4 pasos para ayudar a dormir al bebé
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
4 pasos para ayudar a dormir al bebé

Que tu bebé logre dormir la noche entera es de gran importancia para su desarrollo. A continuación, 4 pasos que te ayudarán a dormir al bebé de la ...