Manzanilla y otros remedios para la digestión

La medicina alternativa recomienda el consumo de infusiones para aliviar los malestares estomacales. ¿Cuáles son las mejores bebidas calientes a este efecto?
Manzanilla y otros remedios para la digestión
Sergio Alonso Castrillejo

Revisado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 07 Diciembre, 2018.

Escrito por Óscar Dorado, 29 Diciembre, 2018

Última actualización: 12 Agosto, 2020

Dolor de estómago, estreñimiento, irritación intestinal… estos son solo algunos de los trastornos digestivos más habituales. Algunas hierbas, como la manzanilla, se consideran remedios para la digestión, ya que tendrían propiedades que contribuirían al alivio de los síntomas.

Si padeces de manera esporádica cualquiera de estas molestias, podrías probar a beber alguna de las infusiones que te presentaremos a continuación. Sin embargo, en el caso de dolores persistentes, lo más recomendable es acudir al médico para obtener un diagnóstico y tratamiento oportunos.

Trastornos digestivos

El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases señala que el proceso de digestión es muy importante ya que, a través de él, el organismo obtiene los nutrientes provenientes de los alimentos.

De hecho, la digestión es el proceso por el cual los alimentos se descomponen en moléculas simples que pueden ser utilizadas por los tejidos del organismo para su correcto funcionamiento y, también, para producir energía metabólica.

Los órganos del sistema digestivo

Para comprender la importancia de la digestión, merece la pena descubrir cuáles son los órganos que participan de este proceso y qué funciones llevan a cabo. Estos son los siguientes:

  • Boca: es donde ocurre la trituración y la salivación de los alimentos. Allí, comienza su descomposición química, principalmente la de los carbohidratos.
  • Faringe: este músculo membranoso se sitúa en el cuello y conecta la boca y las fosas nasales con el esófago y la laringe. Permite el paso del aire y los alimentos mediante una válvula llamada epiglotis.
  • Esófago: es un conducto que conecta la faringe con el estómago. Sus paredes musculares se contraen y relajan en sentido descendente para permitir el paso del bolo alimenticio. Es muy delicado y puede dañarse cuando se produce el reflujo de los ácidos estomacales.
  • Estómago: esta bolsa muscular se encarga de almacenar y procesar los alimentos ingeridos. Está formado por células que secretan ácidos y enzimas que permiten la metabolización de lípidos y proteínas, entre otras sustancias.
  • Intestino delgado: mide unos 6 metros de largo y se encuentra a continuación del estómago. Recibe secreciones del páncreas y de otras glándulas cuyas enzimas terminan de transformar los alimentos en moléculas simples, como los aminoácidos. Está formado por el duodeno, el yeyuno y el íleon, donde también ocurre la absorción de nutrientes.
  • Intestino grueso: mide cerca de un metro y medio e incluye el colon y el recto. Termina en el ano, a través del cual se desechan los restos de la digestión en forma de heces fecales. Es esencial para la absorción de la vitamina K, la fibra y el agua.

Principales afecciones digestivas

Cada uno de estos órganos puede resultar afectado cuando los hábitos alimenticios o el estilo de vida no son saludables. Ingerir comidas desequilibradas o en mal estado, consumir drogas y/o alcohol, utilizar ciertos medicamentos e, incluso, el estrés son causas de los más variados trastornos.

Entre los más comunes se encuentran la indigestión, el estreñimiento y la diarrea, pero se puede llegar a sufrir diferentes enfermedades crónicas. Frente a la presencia de estos síntomas, es posible beber infusiones que podrían aliviarlos.

Remedios naturales para mejorar la digestión

Si bien existen tisanas y otras preparaciones que son utilizadas desde hace muchísimos años y suelen ser aconsejadas por las abuelas para aliviar malestares digestivos, siempre es aconsejable acudir al médico frente a la presencia de malestares persistentes. Ahora bien, si el malestar es leve, puedes probar bebiendo alguna de las siguientes infusiones.

1. Infusión de manzanilla

La manzanilla es conocida como «la planta digestiva por excelencia». Pero ¿qué hay de cierto en este apodo? Tradicionalmente, ha pasado de generación en generación la creencia de que la manzanilla serviría para mejorar la digestión, aliviar las úlceras gástricas y prevenir el reflujo.

Un estudio extensivo titulado Chamomile: A herbal medicine of the past with bright future analizó todas las investigaciones existentes sobre la manzanilla hasta el año 2010 y encontró que:

  • Aliviaría los cólicos en recién nacidos: los investigadores evaluaron la respuesta de bebés recién nacidos frente a un extracto a base de manzanilla y otras hierbas y hallaron una reducción de cólicos en el 57% de los casos.
  • Cortaría la diarrea: la diarrea de los niños que ingirieron manzanilla terminó antes que en el caso del grupo que consumió el placebo.
  • Combatiría la acidez de manera similar a un antiácido comercial.
  • Tendría un efecto antiulcerogénico.
  • Disiparía los gases, calmaría el estómago y relajaría los músculos que mueven los alimentos en los intestinos.

¿Cómo prepararla?

Si deseas preparar esta infusión, solo necesitas calentar 1 taza de agua y, cuando rompa el hervor, añade 2 gramos de hojas o flores de manzanilla. Deja reposar 5 minutos, bien tapada. Tómala tibia después de cada comida.

2. Infusión de canela

La canela se utiliza en la gastronomía y repostería debido a su maravilloso aroma y sabor. Además, la medicina natural la considera un tónico que podría aliviar diferentes malestares.

Una publicación de Pharmacognosy Research concluyó que la canela tiene efectos antioxidantes que combaten a los radicales libres y previenen el daño oxidativo, además de propiedades antiinflamatorias.

Se cree, según su uso tradicional, que serviría para aliviar los problemas de flatulencia, las náuseas y las diarreas. Sin embargo, no hay datos concluyentes al respecto. Se suele sugerir que las personas nerviosas o que padecen úlceras eviten consumir esta infusión, ya que estimularía la secreción de jugos gástricos.

¿Cómo prepararla?

Hierve agua en una cacerola y, luego, agrega 1 bastón de canela. Deja  reposar unos 10 minutos, cuela y bebe. Si lo deseas, puedes inconporar una cucharadita de miel para endulzar tu infusión.

3. Infusión de anís estrellado

El anís estrellado o anís chino, se asemeja en su sabor al anís, pero se obtiene del pericarpo del Illicium verum. Esta planta es un árbol perenne originario de China cuyas propiedades serían beneficiosas para el aparato digestivo. Por ejemplo, los científicos han comprobado que estimularía el apetito.

Esta especia contiene anetol, un compuesto aromático que, según datos de Scripta Scientifica Pharmaceutica, aliviaría el malestar estomacal y las náuseas, además de luchar contra la hinchazón y los gases. Asimismo, el anís estrellado tendría virtudes sedantes, antibióticas, antibacterianas y antiparasitarias.

¿Cómo prepararlo?

Calienta 1 litro de agua y cuando hierva, añade 30 gramos de anís. Deja entibiar. Puedes beber una taza cada vez que lo necesites. La página web especializada E-Lactancia no recomienda su ingesta por parte de mujeres embarazadas y/o lactantes, y niños pequeños.

4. Infusión de melisa

La Melissa officinalis, más popularmente conocida como melisa, toronjil o bálsamo de limón, es una planta utilizada desde la antigüedad como digestivo. Contiene terpenos, citronelol, citral y geraniol, activos que le confieren su sabor cítrico y sus propiedades sedativas.

Si bien su uso más extendido por parte de los expertos en medicina natural es para calmar trastornos relacionados con el estrés y la ansiedad, existen datos científicos que avalan sus propiedades antiespasmódicas. Además, se cree que podría ayudar a mejorar la colitis, la acidez y las flatulencias.

¿Cómo prepararla?

Para preparar una taza de esta infusión, necesitas 3 cucharadas de hojas secas de melisa. Si usas hojas frescas, necesitarás de 3 a 9 gramos. Calienta un vaso de agua y cuando hierva, agrega las hojas. Deja que se infusionen durante unos 10 minutos.

Consulta con tu médico si las molestias persisten

Si a pesar de ingerir alguna de estas infusiones, el malestar estomacal persiste durante más de dos jornadas, no lo dudes y acude a tu médico de confianza para que te realice una exploración.

Por último, ten en cuenta que una buena digestión te ayuda a tener una buena jornada. Cambiar tus hábitos alimenticios y llevar un estilo de vida activo favorecerá la motilidad intestinal y, por tanto, la digestión.

Te podría interesar...
¿Qué es la disfagia?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué es la disfagia?

La disfagia es un síntoma estrechamente ligado a enfermedades neurodegenerativas y accidentes cerebrovasculares de diversa índole.