6 motivos por los que duelen las pantorrillas y cómo tratarlos

Desde los problemas de circulación hasta la ruptura del tendón de Aquiles, son muchos los trastornos que pueden provocar dolor de pantorrilla. Te contamos sobre los 6 más frecuentes.
6 motivos por los que duelen las pantorrillas y cómo tratarlos
Mariel Mendoza

Escrito y verificado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 28 enero, 2022

Las razones por las que duelen las pantorrillas son muchas, ya que es un síntoma muy frecuente y que aparece a cualquier edad. No obstante, la mayoría de las veces es consecuencia de la fatiga muscular secundaria a actividad física intensa o por mantenerse mucho tiempo de pie.

Sin embargo, también puede deberse a situaciones médicas, como la trombosis venosa profunda, la presencia de un quiste de Baker, las várices, la ruptura muscular del gemelo interno o del tendón de Aquiles.

1. Problemas de circulación sanguínea

Los problemas de circulación sanguínea son más comunes en personas sedentarias, con sobrepeso u obesidad y de edad avanzada. Son una causa frecuente por la que duelen las pantorrillas. También puede producirse en embarazadas al final de la gestación y en personas encamadas.

Se manifiesta con calambres en los miembros inferiores, dolor sordo en las pantorrillas, pies fríos e hinchazón que empeora durante el día y mejora cuando se tienen los pies en reposo y elevados. El dolor no es incapacitante para caminar, pero puede causar pesadez.

La mala circulación se produce por estrechamiento de las arterias que irrigan las piernas y los pies, con la consecuente disminución del flujo sanguíneo. Está asociada a la diabetes, al alto consumo de grasas, al padecimiento de hipertensión arterial y al tabaquismo.

Se recomienda realizar ejercicios de estiramiento, practicar actividad física regularmente, disminuir la cantidad de sal en la comida, no permanecer mucho tiempo sentado o de pie y usar medias elásticas de compresión.

Obesidad causa dolor en las pantorrillas.
El sobrepeso aumenta el riesgo de ciertas afecciones que generan dolor en las pantorrillas.

2. Trombosis venosa profunda

Este es un trastorno vascular que se produce por la formación de trombos que causan obstrucción en el flujo sanguíneo venoso. Se sospecha cuando duelen las pantorrillas y hay inflamación, enrojecimiento o endurecimiento de las piernas.

Requiere de la evaluación médica inmediata, ya que puede derivar en problemas por falta de circulación en las áreas de la pierna más alejadas. Además, el trombo es capaz de migrar hacia el corazón o los pulmones.

Cuando duelen las pantorrillas por una trombosis venosa profunda se debe acudir con urgencia al médico y será indicado el uso de medicamentos anticoagulantes o antiagregantes plaquetarias, como heparina o aspirina. También en algunas ocasiones se requiere de la colocación quirúrgica de un stent para garantizar el paso de la sangre.

3. Várices

Las várices son producto de la dilatación de las venas debido a que hay un defecto valvular que impide el correcto retorno venoso. Las venas se ensanchan por acumulación de sangre y, aunque sean pequeñas, pueden ocasionar que duelan las pantorrillas.

Se manifiestan con dilataciones largas y tortuosas de las venas, visibles, que son dolorosas y calientes a la palpación. Además de sensación de pesadez y cansancio en las piernas.

El tratamiento de las várices consiste en medidas destinadas a disminuir las condiciones que la empeoran, como la obesidad, el hecho de estar mucho tiempo de pie o en la misma posición y cargar mucho peso.

Además, se recomienda el uso de medias de compresión elástica y se requiere de la evaluación médica para determinar la prescripción de medicamentos o la resolución por terapia láser, escleroterapia o cirugía.

4. Quiste de Baker

El quiste de Baker es una acumulación de líquido que se manifiesta como un bulto en la parte de atrás de la rodilla, en el hueco poplíteo. Sin embargo, puede doler no solo en la zona, sino que también duelen las pantorrillas por irradiación de la molestia.

También genera sensación de pesadez y cansancio. Para tratarlo se recomienda el uso de medias de compresión, fisioterapia y la colocación de compresas frías.


Lee más sobre el Quiste de Baker


5. Celulitis infecciosa

La celulitis a la que nos referimos no es la alteración estética de piel de naranja. En este caso es un tipo de infección en la piel que se puede producir por la contaminación de una herida y causa enrojecimiento inespecífico, hinchazón y calor en la zona. Además, duelen las pantorrillas de forma intensa si la localización es la pierna.

Se produce porque las bacterias alcanzan la dermis y el tejido celular subcutáneo. Debe tratarse con antibioticoterapia, vía oral o endovenosa, dependiendo de la extensión del trastorno.

Antibióticos endovenosos para celulitis en las piernas.
Algunos cuadros de celulitis muy extendidas requieren internación y tratamiento con antibióticos endovenosos.

6. Ruptura del tendón de Aquiles

Puede ocurrir una ruptura del tendón de Aquiles como consecuencia de un traumatismo directo o por ejercicio de muy fuerte intensidad. Se manifiesta porque duelen las pantorrillas, especialmente al presionar el tendón, y hay dificultad para la marcha. En ocasiones se escucha y se siente el pop producido por la ruptura.

Requiere evaluación médica inmediata y el tratamiento consiste en la inmovilización del miembro primero, para luego programar una cirugía.



El por qué duelen las pantorrillas debe determinarse en evaluación médica

Los casos de dolor en la pantorrilla son diversos y complejos. Lo ideal es que si empiezas con dolor recurrente asociado a otros síntomas (especialmente falta de coloración en la piel o fiebre), acudas al servicio médico más cercano.

Aunque muchos dolores en las piernas se solucionan con reposo, hay otros que requerirán fármacos y hasta cirugía. Un profesional de la salud sabrá orientarte.

Te podría interesar...
Rotura muscular de gemelo interno
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Rotura muscular de gemelo interno

La rotura muscular de gemelo interno genera un dolor agudo y punzante, de fuerte intensidad. Es frecuente en deportistas. Aprende más aquí.