¿Qué es el olíbano y para qué se ha usado?

El olíbano aliviaría los síntomas de la artritis, podría controlar el asma y se estudia su aplicación en algunos tipos de cáncer. Descubre qué es, cómo se usa, sus beneficios y posibles efectos adversos.
¿Qué es el olíbano y para qué se ha usado?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 15 enero, 2021.

Escrito por Daniela Andarcia, 15 enero, 2021

Última actualización: 15 enero, 2021

Gracias a que desprende un olor amaderado y especiado, el olíbano se usa como incienso, aromatizante de alimentos y fragancia de perfumes, jabones y lociones. Es conocido por ser fácil de inhalar, además de que se puede absorber a través de la piel.

El olíbano también es considerado un tratamiento ayurvédico. Durante cientos de años la medicina tradicional de la India lo ha utilizado para aliviar los dolores de la artritis, mejorar la digestión y disminuir los síntomas del asma. Por esta razón, se puede encontrar en presentaciones como té, aceite y suplementos. Te explicamos todo lo que debes saber.

¿Qué es el olíbano?

El olíbano es una resina o secreción orgánica que se obtiene a partir de hacer cortes en el tronco de Boswellia sacra o árbol del incienso. Esta planta se caracteriza por tener hojas caducas, una altura que oscila entre 2 a 8 metros y crecer en el noreste de África y el sur de la península arábiga.

Del mismo modo, la resina se usa como incienso, aromatizante y medicamento. En este último caso se emplea para tratar dolores, reducir la inflamación y mejorar la cicatrización de heridas, entre otros.

¿Qué beneficios se le atribuyen?

Los principios activos presentes en el olíbano le conferirían una serie de beneficios para la salud humana. Veamos en detalle aquellos que han sido certificados por la ciencia.

1. Podría reducir los síntomas de la artritis

Las propiedades antiinflamatorias del olíbano están vinculadas con una disminución en la hinchazón provocada por la osteoartritis y la artritis reumatoide. Según un estudio publicado en Postępy Higieny i Medycyny Doświadczalnej, esto se debe a que interfiere en la liberación de leucotrienos, un grupo de moléculas conocidas por provocar inflamación.

Asimismo, es fuente de terpenos y ácidos boswélicos, compuestos destacados por sus efectos antiinflamatorios. Un estudio en probeta y animales demostró que la efectividad de estos ácidos se compara con la de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, pero con un menor número de efectos secundarios.

Las investigaciones en humanos, por su parte, proponen que el extracto de olíbano es capaz de reducir los síntomas de la osteoartritis y la artritis reumatoide. Una revisión de 2018 expuso que es mejor que el placebo cuando se trata de aliviar el dolor y mejorar la movilidad.

Otro estudio expuso que tomar 1 gramo diario de extracto de olíbano por 8 semanas puede disminuir la hinchazón y el dolor, así como ampliar la movilidad y resistencia de las articulaciones. Sin embargo, aún se requiere más investigación.

Mujer con dolor por artritis reumatoidea.
El olíbano podría ser un antiinflamatorio indicado en la artritis reumatoidea, ya que reduce el dolor articular.

2. Podría mejorar la salud del intestino

Por sus propiedades antiinflamatorias, el olíbano puede beneficiar la salud del intestino. Se cree que es capaz de aliviar los síntomas de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. De hecho, un estudio en pacientes con enfermedad de Crohn sugirió que el extracto de olíbano puede disminuir los síntomas de esta enfermedad de la misma forma que lo haría un fármaco especializado, como la mesalazina.

Además, una investigación en personas con colitis ulcerosa crónica expuso que tomar entre 900 a 1050 miligramos de olíbano por 6 semanas podría ser tan efectivo como un medicamento certificado, pero con menos efectos secundarios.

Ahora bien, existe evidencia científica que asegura que consumir 1200 miligramos de boswellia puede reducir los días de diarrea en personas que presentan un estado crónico. No obstante, se necesita más investigación.

3. Permitiría controlar el asma

El olíbano ha sido utilizado de forma tradicional para el tratamiento de la bronquitis. Está demostrado que sus principios activos afectan la producción de leucotrienos, moléculas que causan que los músculos bronquiales se contraigan durante un ataque de asma.

Además, en un estudio con pacientes que tomaron 300 miligramos de olíbano 3 veces al día durante 6 semanas los síntomas asmáticos mejoraron en un 70 % de los participantes. Algo similar ocurrió en una investigación en la que se consumieron 1,4 miligramos de olíbano por libra de peso. En general, hubo un aumento en la capacidad pulmonar y una reducción de los ataques en pacientes crónicos.

Finalmente, un estudio publicado en Phytotherapy Research arrojó que tomar 200 miligramos de un suplemento de olíbano y membrillo de Bengala podría ser más efectivo para reducir los síntomas del asma que una sustancia placebo.

4. Favorecería la salud bucal

En la medicina popular, el olíbano es un poderoso remedio contra la halitosis, el dolor de muelas, las caries y las llagas. Esto se debe, según una investigación publicada en BMC Research Notes, a las propiedades antibacterianas de los ácidos boswélicos que previenen las infecciones orales.

Un estudio en probeta sugirió que el extracto de incienso también puede combatir la bacteria Aggregatibacter actinomycetemcomitans, conocida por ser la causante de la periodontitis agresiva.

Por último, una investigación en estudiantes de secundaria con gingivitis expuso que masticar chicle con 100 o 200 miligramos de olíbano por 3 semanas reduciría la gingivitis mejor que una sustancia placebo. Sin embargo, se necesitan más investigaciones en humanos.

5. Combatiría algunos tipos de cáncer

Según un estudio de Oncology Letters, los ácidos boswélicos presentes en el olíbano son capaces de enlentecer la propagación de células cancerosas. Del mismo modo, una revisión de 2016 asegura que estos ácidos pueden impedir que se forme el ADN de este tipo celular.

Por si esto fuera poco, una investigación en probeta demostró cómo el aceite de incienso puede diferenciar entre células normales y malignas, acabando solo con las últimas. Cierta evidencia científica afirma que atacaría las células neoplásicas de mama, próstata, páncreas, piel y colon. Aunque aún se amerita más investigación en humanos y no puede considerarse un abordaje de primera línea, de ninguna manera.

Dosis y recomendaciones para el consumo de olíbano

Dado que se puede ingerir de distintas formas, no se ha establecido una dosis única de esta sustancia. Las cantidades recomendadas se basan en estudios y, por lo general, se administran a través de tabletas. Una investigación publicada en Journal of Herbal Pharmacotherapy recomendó lo siguiente para un uso de 3 veces al día:

  • Asma: 300 a 400 miligramos.
  • Enfermedad de Crohn: 1200 miligramos.
  • Artrosis: 200 miligramos.
  • Artritis reumatoide: 200 a 400 miligramos.
  • Colitis ulcerosa: 350 a 400 miligramos.
  • Gingivitis: 100 a 200 miligramos.

Ahora bien, en el caso de las cremas no se ha estimado la dosis recomendada, pero sea cual fuera la presentación en la que se quiera usar esta sustancia, es imperante consultar con un médico.

También se debe saber que el olíbano es capaz de interactuar con ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios, los anticoagulantes y las pastillas para disminuir los niveles de colesterol. Esta es una razón más para acudir a un profesional antes de iniciar una suplementación.

De poca toxicidad, el olíbano es seguro para la mayoría de las personas. A pesar de que un estudio en animales arrojó que las dosis superiores a 900 miligramos por libra de peso pueden resultar dañinas, no se tiene constancia de esto en humanos.

Eso sí, se ha documentado que los efectos adversos más comunes son las náuseas y el reflujo ácido. Además, hay investigaciones que lo asocian con un aumento en el riesgo de aborto espontáneo, por lo que su consumo debería evitarse durante el embarazo.

Olíbano como incienso.
El uso aromático del olíbano es ornamental y religioso, pero la ciencia estudia sus posibles aplicaciones medicinales.

Otros usos del olíbano

En la antigüedad, el olíbano se consideraba un remedio para todo. Sus propiedades curativas eran utilizadas para aliviar los dolores menstruales, las hemorroides e incluso el cáncer de piel.

En la actualidad eso no ha cambiado. En los países en los que se produce, como por ejemplo Omán, se mastica la resina como si se tratase de un chicle para refrescar el aliento. Las mujeres embarazadas también suelen masticarlo, pues existe la creencia de que esto hará que el bebé nazca inteligente.

Además, se agrega a los tés con el objeto de mejorar la digestión y la salud de la piel, se utiliza para perfumar los hogares y espantar a los mosquitos, así como incienso para simbolizar la bienvenida y la hospitalidad.

El olíbano: de la medicina ayurvédica a los estudios científicos

El olíbano es una resina que se obtiene al realizar incisiones o arrancar en forma de tiras la corteza de Boswellia sacra. Sus aplicaciones son variadas e incluyen ser utilizado como incienso, aromatizante, perfume y repelente.

Del mismo modo, es considerado un remedio de la medicina ayurvédica y la ciencia ha logrado verificar muchos de los beneficios que se le atribuyen. Entre ellos están la reducción de los síntomas de la artritis, el control de los ataques de asma y la mejora de la salud intestinal.

En cuanto a los efectos adversos, se puede considerar seguro. No obstante, es mejor consultar con un médico antes de comenzar a tomarlo, sobre todo si es una mujer embarazada.

Te podría interesar...
Descubre los increibles beneficios del aceite esencial de incienso
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Descubre los increibles beneficios del aceite esencial de incienso

El aceite esencial de incienso tiene propiedades medicinales y estéticas. Descubre en este artículo todo sobre su uso y beneficios para el cuerpo.



  • Al-Yasiry, A. R., & Kiczorowska, B. (2016). Frankincense--therapeutic properties. Postepy higieny i medycyny doswiadczalnej (Online), 70, 380–391. https://doi.org/10.5604/17322693.1200553
  • Basch, E., Boon, H., Davies-Heerema, T., Foppo, I., Hashmi, S., Hasskarl, J., Sollars, D., & Ulbricht, C. (2004). Boswellia: an evidence-based systematic review by the Natural Standard Research Collaboration. Journal of herbal pharmacotherapy, 4(3), 63–83.
  • Grover, A. K., & Samson, S. E. (2016). Benefits of antioxidant supplements for knee osteoarthritis: rationale and reality. Nutrition journal, 15, 1. https://doi.org/10.1186/s12937-015-0115-z
  • Bannuru, R. R., Osani, M. C., Al-Eid, F., & Wang, C. (2018). Efficacy of curcumin and Boswellia for knee osteoarthritis: Systematic review and meta-analysis. Seminars in arthritis and rheumatism, 48(3), 416–429. https://doi.org/10.1016/j.semarthrit.2018.03.001
  • Kimmatkar, N., Thawani, V., Hingorani, L., & Khiyani, R. (2003). Efficacy and tolerability of Boswellia serrata extract in treatment of osteoarthritis of knee--a randomized double blind placebo controlled trial. Phytomedicine : international journal of phytotherapy and phytopharmacology, 10(1), 3–7. https://doi.org/10.1078/094471103321648593
  • Gerhardt, H., Seifert, F., Buvari, P., Vogelsang, H., & Repges, R. (2001). Therapie des aktiven Morbus Crohn mit dem Boswellia-serrata-Extrakt H 15 [Therapy of active Crohn disease with Boswellia serrata extract H 15]. Zeitschrift fur Gastroenterologie, 39(1), 11–17. https://doi.org/10.1055/s-2001-10708
  • Gupta, I., Parihar, A., Malhotra, P., Gupta, S., Lüdtke, R., Safayhi, H., & Ammon, H. P. (2001). Effects of gum resin of Boswellia serrata in patients with chronic colitis. Planta medica, 67(5), 391–395. https://doi.org/10.1055/s-2001-15802
  • Madisch, A., Miehlke, S., Eichele, O., Mrwa, J., Bethke, B., Kuhlisch, E., Bästlein, E., Wilhelms, G., Morgner, A., Wigginghaus, B., & Stolte, M. (2007). Boswellia serrata extract for the treatment of collagenous colitis. A double-blind, randomized, placebo-controlled, multicenter trial. International journal of colorectal disease, 22(12), 1445–1451. https://doi.org/10.1007/s00384-007-0364-1
  • Gupta, I., Gupta, V., Parihar, A., Gupta, S., Lüdtke, R., Safayhi, H., & Ammon, H. P. (1998). Effects of Boswellia serrata gum resin in patients with bronchial asthma: results of a double-blind, placebo-controlled, 6-week clinical study. European journal of medical research, 3(11), 511–514.
  • Al-Jawad, F. H., Al-Razzuqi, R. A., Hashim, H. M. & Al-Bayati, N. J. (2012). Glycyrrhiza glabra versus Boswellia carterii in chronic bronchial asthma: A comparative study of efficacy. The Indian Journal of Allergy, Asthma and Immunology, 26(1), 6–8
  • Yugandhar, P., Rao, K. M., & Sengupta, K. (2018). A novel herbal composition containing extracts of Boswellia serrata gum resin and Aegle marmelos fruit alleviates symptoms of asthma in a placebo controlled double-blind clinical study. Phytotherapy research : PTR, 32(1), 140–150. https://doi.org/10.1002/ptr.5963
  • Maraghehpour, B., Khayamzadeh, M., Najafi, S., & Kharazifard, M. (2016). Traditionally used herbal medicines with antibacterial effect on Aggegatibacter actinomycetemcomitans: Boswellia serrata and Nigella sativa. Journal of Indian Society of Periodontology, 20(6), 603–607. https://doi.org/10.4103/jisp.jisp_12_17
  • Khosravi Samani, M., Mahmoodian, H., Moghadamnia, A., Poorsattar Bejeh Mir, A., & Chitsazan, M. (2011). The effect of Frankincense in the treatment of moderate plaque-induced gingivitis: a double blinded randomized clinical trial. Daru : journal of Faculty of Pharmacy, Tehran University of Medical Sciences, 19(4), 288–294.
  • Chen, Y., Zhou, C., Ge, Z., Liu, Y., Liu, Y., Feng, W., Li, S., Chen, G., & Wei, T. (2013). Composition and potential anticancer activities of essential oils obtained from myrrh and frankincense. Oncology letters, 6(4), 1140–1146. https://doi.org/10.3892/ol.2013.1520
  • Al-Yasiry, A. R., & Kiczorowska, B. (2016). Frankincense--therapeutic properties. Postepy higieny i medycyny doswiadczalnej (Online), 70, 380–391. https://doi.org/10.5604/17322693.1200553
  • Frank, M. B., Yang, Q., Osban, J., Azzarello, J. T., Saban, M. R., Saban, R., Ashley, R. A., Welter, J. C., Fung, K. M., & Lin, H. K. (2009). Frankincense oil derived from Boswellia carteri induces tumor cell specific cytotoxicity. BMC complementary and alternative medicine, 9, 6. https://doi.org/10.1186/1472-6882-9-6