Otitis media serosa: síntomas, causas y tratamiento

Una otitis aguda que no es atendida de modo adecuado se transforma en serosa. La afección implica consecuencias como la pérdida temporal de la audición.
Otitis media serosa: síntomas, causas y tratamiento
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 25 enero, 2022

La otitis media serosa (OMS) es la consecuencia de una inflamación aguda del oído medio con mala resolución. El trastorno también se produce por alergias que obstruyen la trompa de Eustaquio, generando pérdida temporal de la audición y congestión en los oídos. Durante el trastorno, el paciente secreta líquidos similares al agua por el conducto auditivo, pero sin infección.

Esta alteración ocurre en personas de cualquier edad. Sin embargo, su incidencia es mayor en niños. La Comisión para la Detección Temprana de la Sordera asevera que el impacto es más alto en infantes con comorbilidades de diversa índole.

¿Cuáles son las causas de la otitis media serosa?

La otitis seromucosa o con derrame, como también se le conoce a la enfermedad, deriva de la resolución incorrecta de una otitis media aguda. Esta última, como explica la Clínica Universidad de Navarra, es infecto-contagiosa y esporádica o de repetición. Durante el proceso de desinflamación y desinfección bacteriana, queda líquido en el oído medio, lo que deriva en la OMS.

Algunos factores ambientales también aumentan el riesgo. Por ejemplo, alimentar a los bebés tumbados por completo incrementa el reflujo del biberón hacia la trompa de Eustaquio. Igualmente, debido a que los conductos auditivos son más pequeños, la otitis secretora tiende a presentarse más en los niños.

Otras causas son las vinculadas a los siguientes factores:

  • Fisuras palatinas.
  • Congestión por resfriado.
  • Cirugías que comprometen el tubo auditivo.
  • Cambios bruscos en la presión de aire.
  • Sinusitis crónica.
  • Tratamientos de radiación para el cáncer de cuello y cabeza.
Otitis media serosa en un niño.
Los niños son el grupo poblacional que más padece las otitis medias serosas.


Síntomas de la otitis media serosa

Con tendencia a cambiar en el transcurso de la enfermedad, el líquido acumulado detrás del tímpano puede ser purulento, mucoso, seroso o combinado. Aunque en ocasiones resulta asintomática, la señal común es la pérdida auditiva, evidente en los niños cuando no responden al hablarles o suben mucho el volumen del televisor.

En cuanto a los adultos, los pacientes perciben taponamiento, presión aumentada en el oído y deficiencia de la agudeza auditiva, sobre todo tras alergias, infecciones de las vías respiratorias altas, viajes en avión o práctica de buceo.

Los signos varían de acuerdo con la persona:

  • Zumbido o tinnitus.
  • Dolor de oído en aumento.
  • Vértigo o pérdida de equilibrio.
  • Problemas en el rendimiento escolar.

Diagnóstico de la OMS

El examen físico de oídos es fundamental para detectar la otitis seromucosa. Los otorrinolaringólogos llevan a cabo una otoscopia, en la que buscan niveles hidroaéreos. Igualmente, se explora la nasofaringe, como método de descarte de hipertrofias adenoideas.

No son análisis complicados. El médico introduce con delicadeza la punta del otoscopio para visualizar el tímpano y verificar lo relativo al movimiento, la retracción y el color de la membrana.

Otra prueba es la timpanometría, ejecutada con un espéculo en el canal auditivo externo. Dicha evaluación mide la presión en el oído y emite un tono con el fin de que la caja timpánica lo retorne al timpanómetro. Cuando hay líquido acumulado en el oído medio, el sonido es anormal.

Tratamiento para la otitis media serosa

Cuando el trastorno es recurrente, la intervención quirúrgica mejora en gran medida la condición. Se trata de la miringotomía (que a veces amerita la inserción de tubos de drenaje) y la adenoidectomía. Otro procedimiento es la autoinsuflación.

Pero no todos los casos de otitis serosa requieren tratamiento. La mayoría de los pacientes progresan satisfactoriamente con fármacos de tipo corticoide, mucolíticos y antihistamínicos.

Dependiendo de la duración de síntomas, quizás necesites una ronda de antibióticos, siempre que lo considere el médico. Si la secreción se extiende unas 6 semanas, es necesario aplicar pruebas auditivas o exámenes adicionales. El camino a tomar lo decide el especialista.

Antibióticos para la otitis media serosa.
Los antibióticos se reservan para casos en los que se confirma una infección de oídos bacteriana activa.


Confusión con otras otitis

Existen diferentes tipos de otitis y esto suele confundir a quienes la padecen. No todas las variaciones están relacionadas a las mismas causas ni se solucionan con el mismo tratamiento.

Por ejemplo, la otitis del nadador es frecuente cuando no te secas bien los oídos. Se reportan más casos en verano, debido a que es la época de mayor concurrencia a piscinas y playas. En lo absoluto tiene que ver con la forma serosa o exudativa. La otitis media aguda es usual en otoño e invierno, producto de los catarros y los resfríos.

Ciertas recomendaciones ayudan a prevenir la afección serosa en los oídos. Es aconsejable no alimentar a los bebés en posición supina y amamantar en la medida de lo posible.

También es conveniente alejarse del humo del cigarrillo, asear con frecuencia los juguetes de los niños, lavarse las manos y estar al día con las vacunas, principalmente la antineumocócica, ya que combate infecciones auditivas comunes.

Te podría interesar...
¿Es la otitis contagiosa?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Es la otitis contagiosa?

Llegado el verano, queremos saber si la otitis es contagiosa, ya que los casos aumentan y asistimos a lugares húmedos concurridos, como las piletas...