¿Por qué es peligrosa la nuez de betel?

El consumo de la nuez de betel está relacionado con la aparición de cáncer de boca. Además, se han observado otros posibles riesgos para la salud. ¿Quieres saber más al respecto? ¡Sigue leyendo!
¿Por qué es peligrosa la nuez de betel?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 23 febrero, 2021.

Escrito por Daniela Andarcia, 23 febrero, 2021

Última actualización: 23 febrero, 2021

Al masticarla, tiñe la dentadura de color púrpura o rojo oscuro. La nuez de betel es consumida en muchas partes del mundo, sin embargo, los mayores compradores se encuentran en Asia y el Pacífico, de donde es oriunda. Quienes la han probado manifiestan que puede dar más energía que una simple taza de café.

También llamada «nuez de areca», es una semilla que proviene de la palmera Areca catechu. La cortan en pequeños trozos o la trituran para luego envolverla en la propia hoja de la palmera, que previamente es recubierta con cal. También existen presentaciones que le añaden tabaco o especias aromáticas.

No obstante, a pesar de ser muy apetitosa para algunos, causa a largo plazo peligrosos efectos secundarios, como el cáncer oral, que podría traer como consecuencia la muerte prematura. ¿Qué debes saber al respecto? A continuación, detallamos todo sobre sus posibles beneficios, contraindicaciones y las preocupaciones tras su consumo.

Tradición alrededor de esta nuez

Alrededor de 600 millones de personas utilizan alguna presentación de la nuez de betel, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto podría traducirse, que al menos el 10 % de la población mundial continúa con la tradición de consumir betel.

Dado que es una práctica con más de 2000 años de historia, no es de extrañar que se crea que tenga posibles beneficios. De generación en generación se ha transmitido que masticar betel podría ayudar a lo siguiente:

  • Aliviar dolencias.
  • Disminuir la sequedad de la boca.
  • Curar la indigestión.
  • Combatir la importancia.

Pese a esto, en la actualidad no hay estudios científicos que corroboren tales beneficios. A su vez, la creencia popular sugiere que esta nuez es energética y puede equivaler al consumo de seis tazas de café.

Tradición alrededor de esta nuez
Por tradición, a la nuez de betel se le atribuyen beneficios. Sin embargo, las evidencias sugieren que son más sus efectos secundarios.

¿Qué posibles beneficios tiene?

La convicción detrás de quienes ingieren esta nuez resalta su habilidad para disminuir el dolor, curar la indigestión y mejorar la impotencia. Por su parte, una investigación realizada por Cancer Prevention Research sugiere que la nuez de areca tiene habilidades para inhibir el cáncer.

También, un estudio hecho por Current Science arrojó que podría tener propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. Incluso, parece ser que es coadyuvante contra los problemas digestivos y cardiovasculares.

A pesar de esto, investigaciones, como las realizadas por South Asian Journal of Cancer, manifiestan que no hay estudios de seguimientos para afirmar cualquier beneficio de la nuez de areca.

Por su parte, una revisión de estudios publicada por Indian Journal of Medical and Paediatric Oncology asegura que son más los efectos secundarios de la nuez de betel que aquellos que podrían contarse como beneficios.

Aunque este alimento podría dar un impulso de energía, debido a los alcaloides naturales que liberan adrenalina, lo cierto es que sus beneficios necesitan más estudios científicos para ser avalados.

Efectos secundarios de su uso

De acuerdo a una investigación realizada por The American Journal of Clinical Nutrition, la nuez de betel podría causar síndrome metabólico, enfermedad cardiovascular y obesidad. También se cree que esta nuez puede provocar reacciones tóxicas en el cuerpo al ser ingerido con otros fármacos o suplementos a base de hierbas.

No obstante, aún se necesitan más estudios para indagar en qué medida esta nuez interfiere con otros medicamentos. En la mayoría de los casos, se asocia con afecciones como irritación de las encías y causa de caries. Otra de sus desventajas, es su posibilidad de manchar los dientes de forma permanente de un color negro o rojo intenso.

Posible relación con el cáncer de boca

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado a la nuez de areca como un fruto carcinógeno. Incluso, muchas investigaciones científicas avalan la relación de esta nuez con el cáncer de esófago y boca.

Según una revisión de estudios realizada por Journal of the American Dental Association, la adicción a la nuez de betel incrementa el riesgo a padecer fibrosis submucosa oral. Condición que en la actualidad no posee cura, que causa rigidez en la boca y, en algunos casos, pérdida de la movilidad en la mandíbula.

Efectos secundarios de su uso
El consumo de nuez de betel se asocia con un mayor riesgo de cáncer oral.

Preocupación por adicción de nuez de betel

La preocupación de los expertos en la salud es que la nuez de de betel ha mostrado indicios de provocar dependencia y síntomas de abstinencia. De acuerdo con la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), esta nuez no se puede considerar segura para ingerir o masticar, incluso se ha catalogado como un fruto venenoso.

Cuando se liga con tabaco podría aumentar el riesgo de afecciones médicas, como las siguientes:

  • Adicción.
  • Fibrosis submucosa oral.
  • Cáncer oral.
  • Bajo peso en neonatos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en conjunto con otros países han adoptado medidas para la concientización del uso de la nuez de betel. Política, alcance comunitario y campañas de concienciación pública son algunas de las medidas tomadas por el plan de acción en el 2012 por la OMS en el Pacífico Occidental.

Por su parte, Taiwán ha declarado el día de prevención de la nuez de areca; incluso, en algunas partes de ese país, los funcionarios multan a aquel ciudadano que se atreva a escupir el jugo de la nuez de betel y deben asistir a cursos de abstinencia.

¿Qué recordar de la nuez de betel?

La nuez de betel es un fruto proveniente de la palmera Areca catechu. Algunas culturas afirman que esta nuez tiene beneficios. La práctica de consumirla se remonta desde hace 2000 años. Es adictiva y otorga un impulso de energía mayor que varias tazas de café.

Sin embargo, en la actualidad, la ciencia moderna ha tratado de llamar a consciencia a sus consumidores. Esto se debe a que es nociva para la salud y se asocia con varias afecciones. La más fuerte – y la que ha causado muerte prematura a nivel mundial – es el cáncer oral.

Otros de sus efectos adversos abarcan un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, irritación en las encías, obesidad y caries. Masticar la nuez de betel con frecuencia puede manchar de forma permanente la dentadura de un rojo intenso o púrpura.



  • Murphy, K. L., & Herzog, T. A. (2015). Sociocultural Factors that Affect Chewing Behaviors among Betel Nut Chewers and Ex-Chewers on Guam. Hawai'i journal of medicine & public health : a journal of Asia Pacific Medicine & Public Health, 74(12), 406–411.
  • Gundala, S. R., & Aneja, R. (2014). Piper betel leaf: a reservoir of potential xenohormetic nutraceuticals with cancer-fighting properties. Cancer prevention research (Philadelphia, Pa.), 7(5), 477–486. https://doi.org/10.1158/1940-6207.CAPR-13-0355
  • Kumar,N., Misra, P., Dube, A., Bhattacharya, S., Dikshit, M., & Ranade, S. (2010). Piper betle Linn. a maligned Pan-Asiatic plant with an array of pharmacological activities and prospects for drug discovery. Current science, 99(7), 922–932.
  • Toprani, R., & Patel, D. (2013). Betel leaf: Revisiting the benefits of an ancient Indian herb. South Asian journal of cancer, 2(3), 140–141. https://doi.org/10.4103/2278-330X.114120
  • Garg, A., Chaturvedi, P., & Gupta, P. C. (2014). A review of the systemic adverse effects of areca nut or betel nut. Indian journal of medical and paediatric oncology : official journal of Indian Society of Medical & Paediatric Oncology, 35(1), 3–9. https://doi.org/10.4103/0971-5851.133702
  • Lin, W. Y., Chiu, T. Y., Lee, L. T., Lin, C. C., Huang, C. Y., & Huang, K. C. (2008). Betel nut chewing is associated with increased risk of cardiovascular disease and all-cause mortality in Taiwanese men. The American journal of clinical nutrition, 87(5), 1204–1211. https://doi.org/10.1093/ajcn/87.5.1204
  • Aziz S. R. (2010). Coming to America: betel nut and oral submucous fibrosis. Journal of the American Dental Association (1939), 141(4), 423–428. https://doi.org/10.14219/jada.archive.2010.0194