Qué es un pliegue macular: síntomas, causas y tratamientos

Cuando hay un pliegue macular, puede no haber síntomas. En otras ocasiones, se producen distorsiones en la percepción visual. Sigue leyendo y te contamos más.
Qué es un pliegue macular: síntomas, causas y tratamientos
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 20 octubre, 2022

Un pliegue macular es una formación de tejido adicional en el centro de la retina. No es una afección muy común. En algunas ocasiones se presenta con síntomas leves. Pero otras veces, puede afectar la visión.

No siempre se conoce la causa, aunque se asocia con la degeneración propia de la edad. La mayoría de los pacientes no requiere tratamiento, a menos que a la persona se le dificulte la realización de sus actividades.

¿Qué es un pliegue macular?

En su parte posterior, el ojo tiene la retina. De manera particular, en el centro de esta se encuentra la mácula, que está conformada por células especiales que reaccionan a la luz.

Ahora bien, hay distintos padecimientos que pueden afectar esta zona del ojo, disminuyendo nuestra capacidad de percibir las imágenes. Entre estas se tienen el agujero macular, el edema macular y la degeneración macular asociada a la edad.

Por otra parte, las células en el interior del ojo pueden crecer. Esto hace que el tejido se arrugue, se contraiga o se torne tirante, apareciendo una lámina en forma membrana cicatrizante o formándose una protuberancia.

A esto se le denomina fruncido o pliegue macular. También se le conoce por otros nombres:

  • Membrana epirretiniana o prerretiniana.
  • Retinopatía de celofán.
  • Arrugas en la retina.

También te puede interesar Prevención de la degeneración macular


Síntomas

En algunas personas no se presentan síntomas. En otros casos, son más bien leves, y no causan una pérdida de visión importante.

Aunque también puede haber una percepción distorsionada, dificultando la realización de las actividades cotidianas. Entre los síntomas más frecuentes del pliegue macular se mencionan los siguientes:

  • La visión central es borrosa.
  • Dificultad para la lectura de letras pequeñas.
  • Puede haber dificultad para percibir detalles.
  • Los objetos parecen ondulados, incluso las líneas rectas.
  • A veces, se nota un área gris o nublada, incluso vacía, como un punto ciego.
El pliegue macular no afecta la visión periférica.
Anatomía del ojo con pliegue macular.
La retina es una capa delgada de células. El fondo de ojo, por ejemplo, es un método para ver esa sección de la anatomía.

Causas del pliegue macular

La mayoría de las veces, la causa no se conoce. Entre las que se han identificado, se mencionan las siguientes:

  • Envejecimiento: con el tiempo, el humor vítreo del ojo puede compactarse, separándose de la retina. También es posible que se adhiera, haciendo que se forme un tejido cicatricial.
  • Una lesión o una enfermedad: como la diabetes.
  • Intervención quirúrgica: cirugía de retina o una operación de cataratas.
  • Otras causas: desgarro o desprendimiento de retina, problemas de irrigación sanguínea en la zona.

También hay factores de riesgo que incrementan el riesgo de pliegue macular. Al respecto, se destacan las inflamaciones en el interior del ojo y la uveítis.



¿Cómo se hace el diagnóstico?

Para el diagnóstico, el oftalmólogo colocará unas gotas, a fin de que se dilate la pupila. Esto le permitirá ver el interior, usando un aparato llamado oftalmoscopio.

En caso de que se sospeche de pliegue macular, se puede hacer adicionalmente una tomografía de coherencia óptica (OCT), con la cual se escanea la parte posterior del ojo, proporcionando imágenes detalladas de la retina y de la mácula.

Opciones de tratamiento

En la mayoría de los casos, no hay síntomas o estos son leves, por lo que no se requiere tratamiento si no está afectada la visión. Pero hay situaciones en las que es posible que se prescriban gafas. También puede suceder que la persona que ya usa corrección óptica, deba modificarla.

La cirugía solo está recomendada en algunos casos, cuando los síntomas son más graves o discapacitantes. Al respecto, se tienen dos posibilidades:

  • Vitrectomía: en esta cirugía se elimina una parte del humor vítreo y del tejido cicatrizante. Es un proceso ambulatorio, con el que se busca reducir o aplanar la mácula. Se recomienda cuando la causa tiene que ver con procedimientos quirúrgicos de base.
  • Membranectomía: en esta cirugía se extrae la membrana de la retina. También puede hacerse de manera ambulatoria. Este procedimiento es el habitual en las consecuencias no deseadas de la cirugía de catarata o tras una uveítis.

Riesgos de las cirugías

Con la cirugía es posible que en algunos casos mejore la visión, pero no será tan buena como antes de desarrollar el pliegue. Sin embargo, hay personas que no experimentan tal mejoría después de realizada la intervención.

Además, tal como sucede en cualquier cirugía, la vitrectomía así como la membranectomía conllevan riesgos. Entre estos se señalan los siguientes:

  • Cataratas.
  • Infecciones.
  • Hemorragia.
  • Desprendimiento de retina.
Cirugía ocular por pliegue macular.
Las cirugías oculares para el pliegue macular se reservan para los pacientes con cuadros graves que tienen pérdida de visión.

¿Se puede prevenir el pliegue macular?

Tomando en cuenta que no en todos los casos se conoce la causa, no siempre se puede prevenir o incluso impedir la aparición de un pliegue macular. Sin embargo, es necesario que se tomen precauciones en las personas con diabetes o que hayan sufrido desprendimiento de retina. También quienes hayan atravesado operaciones de cataratas.

Del mismo modo, dado que la edad es uno de los factores asociados, es importante acudir con regularidad al oftalmólogo para hacerse exámenes de la vista. Tanto si se sufre de pliegue macular, para asegurarse de que no empeore, como para un diagnóstico temprano.

Es más fácil tratar un nuevo pliegue macular que uno que ya tiene tiempo. También es posible que, en algunos casos, el problema comience en un solo ojo y luego afecte al otro.

Un pliegue macular puede volver a crecer tras su extirpación, aunque no es lo más común.

¿Cuándo acudir al médico?

A menudo, experimentamos algunos fenómenos en la visión, como luces momentáneas. Si pasamos de un sitio claro a otro oscuro, es posible que no veamos bien.

Si se presentan a menudo problemas de visión borrosa, distorsiones, dificultad para enfocar lo que tenemos en frente, entonces es mejor acudir al oftalmólogo. Cuando se detecta un pliegue macular no hay que alarmarse.

Por lo general, no se necesitará tratamiento si los síntomas son leves. Y ya sea que se trate de este problema o no, no se debe permitir que avance.

Te podría interesar...
¿Se puede prevenir la degeneración macular asociada a la edad?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Se puede prevenir la degeneración macular asociada a la edad?

¿Sabes qué es la DMAE? En este artículo, te explicamos cómo puedes prevenir la degeneración macular (DMAE). ¡No te lo pierdas!



  • American Academy of Ophthalmology. Pliegue macular. 2017. Documento en línea: disponible en: https://saeye.com/wp-content/uploads/handouts/spanish/Pliegue-macular.pdf
  • Andre J, Hsu J. Surgical repair of macular fold after vitrectomy for bullous rhegmatogenous retinal detachment witkin. Retina. 2012; 32(8): 1666-1669.
  • El-Amir A, Every S, Patel C. Repair of macular fold following retinal reattachment surgery. Clinical & Experimental Ophthalmology. 2007; 35: 791-792.
  • Gómez Resa M, Mateo C. Manejo de los Pliegues maculares psotquirúrgicos. Rev. esp. investig. Oftalmol. 2013; 3(2): 102-105.
  • Güemez-Sandoval E. Hermann von Helmholtz y el oftalmoscopio. Rev Mex Oftalmol. 2008; 82(1): 62-64.
  • Molina Martín J. Evaluación anatómica, funcional e inmunohistoquímica de pacientes con membranas epirretinales idiopáticas. Universidad de Alicante, 2018.
  • Rodríguez García A. Cirugía de catarata en uveítis. En Oftalmología en la opinión de los expertos. México: Garaitia Editores, 2011. Libro 7. Uveítis. 48-56.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.