¿Por qué hay gente que no tiene pareja y le da igual?

13 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Las metas de la gente que no tiene pareja pueden no ser las mismas que la del resto de la gente. Ellos se complementan con otra clase de vínculos.

Hay gente que no tiene pareja que vive a gusto. Ahora, otras personas pueden tener dificultades a la hora de entender esta elección de vida, aún cuando no sea definitiva. Esto se debe principalmente a la idea que se tiene de que, para que una persona pueda estar completamente realizada, debe lograr tener a alguien para compartir sus días.

Por tal motivo es que cuando en el grupo de amigos o familiar, alguien está demasiado tiempo soltero, parece extraño. Aparecen las preguntas, a veces escondidas tras una broma, sobre para cuándo la novia o algo así. Lo cierto es que hay beneficios que ve la gente que no tiene pareja y disfrutan de ellos.

Gente que no tiene pareja… y viven muy relajados

Ese conocido que no tiene pareja y a sus seres más cercanos les preocupa, pero en realidad está muy cómodo y tranquilo con su elección. Tal vez habría que empezar por entender que no se siente solo ni abandonado en este mundo, puede que la compañía para él pase por otro tipo de relaciones.

Es necesario salir de prejuicios culturales que consideran que una persona se realiza al formar una familia. La gente que no tiene pareja tiene otras prioridades y enfoca sus energías en ellas. De hecho, el concepto de familia puede ser diferente para ellos y la consigan con sus amigos, sus mascotas o donde lo deseen.

Ver también: 7 cosas que suceden cuando vas a vivir en pareja

¿Qué disfruta la gente que no tiene pareja?

La gente que no tiene pareja tiene otras prioridades. Por lo general, suelen compartir las siguientes características:

1. Independencia absoluta

Hay personas que tienen en primer lugar la independencia. Esa libertad de manejar los horarios a antojo propio, entrar y salir con quien se cruce por el camino sin dar explicaciones. Para ellos, pasar los días sin ser hostigados con mensajes telefónicos ni compromisos aburridos puede ser lo mejor.

Se sienten tan bien con ese espacio que les pertenece solo a ellos, que temen perderlo si tienen una pareja. Quizá, en su esencia, unirse a otros no sea lo que más les interese.

Mujer libre en la playa.

2. Pasiones firmes, difíciles de compartir

La gente que no tiene pareja probablemente posee la libido puesta en otras pasiones. Algunos se aferran a determinados deportes, como aficionados o como fanáticos, y tienen un vínculo afectivo demasiado fuerte con ellos.

Muchas veces, al pensar en tener una pareja, les surge el miedo del alejamiento de este gran amor. El solo hecho de imaginar perder un juego por una salida familiar ya los aleja de cualquier idea convencional.

3. Son así, y no quieren que nadie los cambie

La gente que no tiene pareja y está muy conforme con su personalidad no desea pasar lo que viven muchos de sus amigos. Y es que, precisamente, suele ser común que algunos intenten cambiar a sus parejas.

Evadir esa necesidad de ciertas personas de moldear a otros de manera de que encaje mejor en su abanico de ambiciones gana la batalla. Las nuevas reglas no son para quienes tienen una autoestima y una vida armada en torno a su propia voluntad.

Descubre: Las 4 etapas de la vida y sus crisis

4. Están llenos de relaciones, aunque no sean amorosas

La famosa soledad, que tanto aterra a muchas personas, es para ellos un elemento más de su cotidianidad. La disfrutan porque saben que cuando necesiten compañía, no faltan los amigos para hacerse presente.

Están completos con otra cantidad de vínculos, que no pasan precisamente por un costado romántico o sexual. Amigos, grupos del club, compañeros de trabajo… jamás sienten la soledad como un peso. En definitiva, sencillamente no se sienten solos.

Amigos.

5. Parecen un poco egoístas, pues persiguen sus objetivos primarios

Las metas de la gente que no tiene pareja y no le molesta para nada suelen ser muy diferentes al común de la sociedad. Tienen claro adónde llegar y se esfuerzan haciendo planes para encontrar el mejor camino.

El crecimiento profesional, la casa, un viaje, el último auto… cada uno de sus objetivos es tan válido como el de cualquiera. Y tal vez algún día cambien de posición o tal vez no, pero solo ellos lo manejarán.

La gente que no tiene pareja: son felices a su manera

La gente que no tiene pareja y le da igual, generalmente no se fija en qué tipo de relaciones tienen los demás. Su interés está puesto en ellos mismos, en ser felices a su manera. Y así algún día sienten que necesitan de un compañero, tienen la alternativa de cambiar su posición frente a las relaciones.

El resto de la gente debe olvidar esa presión molesta que ejerce haciendo preguntas o bromas invasivas. Lo único que se logra es generar molestia y a veces, hasta alejamiento, de seres queridos.

  • Barón, M. J. O., Zapiain, J. G., & Apodaca, P. (2002). Apego y satisfacción afectivo-sexual en la pareja. Psicothema.
  • Ruiz, D. (2001). Relaciones de pareja. Revista de Educación.
  • Martín-Vivaldi, M., & Cabrero, J. (2000). Selección sexual. In Evolución: La base de la biología.
  • Ahumada, S., Lüttges, C., Molina, T., & Torres, S. (2014). Satisfacción sexual: revisión de los factores individuales y de pareja relacionados. Rev Hosp Clín Univ Chile.
  • Bookwala, J. (2003). Being “single and unattached”: The role of adult attachment styles 1. Journal of Applied Social Psychology, 33(8), 1564-1570.
  • Spielmann, S. S., MacDonald, G., Maxwell, J. A., Joel, S., Peragine, D., Muise, A., & Impett, E. A. (2013). Settling for less out of fear of being single. Journal of personality and social psychology, 105(6), 1049.