¿Es recomendable despertar al bebé para alimentarlo?

Despertar o no al bebé para que alimentarlo es una decisión que debe tomarse teniendo en cuenta cuestiones como la edad, el peso y el estado de salud del pequeño.
Mario Benedetti Arzuza

Escrito y verificado por el médico Mario Benedetti Arzuza.

Última actualización: 15 julio, 2022

Muchos padres se preguntan si deberían o no despertar al bebé para alimentarlo. Si eres padre o madre primeriza, seguramente ya te habrás hecho esta pregunta. No debes preocuparte: los temas de sueño y alimentación siempre ocasionan ese tipo de dudas entre los padres.

Hoy en día existen opiniones discordantes. Por un lado, algunos afirman que es necesario que los bebés se alimenten cada 2 a 4 horas sin falta. Incluso, bajo el deber de despertar a los pequeños. En vista de ello, en este artículo analizaremos si es recomendable interrumpir el sueño del bebé para alimentarlo o no.

Importancia de la alimentación en los bebés

El aporte de leche materna durante los primeros meses de vida es fundamental para obtener un buen estado de salud y estimular el crecimiento de los más pequeños.

Estudios afirman que la alimentación adecuada es vital para la prevención de enfermedades en la adultez como la diabetes, la hipertensión, la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, e incluso el cáncer.

En este sentido, los padres deben procurar una adecuada lactancia e introducción progresiva de comidas complementarias a partir de los 6 meses. Todo ello de acuerdo al estado de salud y a los hábitos de sueño del bebé.

¿Cuánto debe dormir un bebé?

Bebé durmiendo.

Hay padres que prefieren despertar a su bebé cada 3 o 4 horas para que coma, mientras que otros prefieren dejarlo dormir corrido. No se trata de que unos estén equivocados y otros no, sino que cada quien tiene una serie de creencias distintas.

En primer lugar, debemos conocer más sobre los hábitos de sueño saludables en los bebés. Esto será de ayuda para determinar si se debe o no despertarlos mientras duermen o si esto incide en su desarrollo.

Los bebés duermen la mayor parte del día, 16 horas como promedio. Generalmente, despiertan cada 2 o 3 horas para comer, aunque esto no es una regla. De hecho, existen numerosos casos de bebés que duermen más de 3 horas seguidas. Esto es normal, pues cada niño es diferente.



El sueño durante los primeros meses

Durante los primeros dos meses de vida, el sueño depende del hambre y la saciedad del bebé. Por esa razón, cada niño marca su propio ritmo para dormir. Hasta los dos meses, después de comer, el niño inicia el sueño activo y no se le debe despertar.

El sueño activo suele durar de 30 a 40 minutos; en realidad, puede identificarse porque el bebé pareciera inquieto, pero es muy normal. Después de esta fase, el bebé entra en un periodo de sueño profundo, conocido como “sueño tranquilo”.

Es importante reconocer que el aumento de los tiempos de sueño y su acumulación hacia las horas nocturnas inicia generalmente desde los 4 a 6 meses. A partir de ese momento, el ciclo de sueño y vigilia del pequeño depende del ritmo circadiano y de la luz u oscuridad.

En resumen, los niños estabilizan sus ritmos de sueño poco a poco. De hecho, con el paso del tiempo, se irán asemejando a los ciclos de un adulto y los padres podrán dormir mejor. La melatonina juega un papel importante en la modulación del sueño cuando los niños se comienzan a desarrollar. De hecho, la suplementación con este hormona se asocia con una mayor calidad del descanso, tal y como afirma un estudio publicado en la revista Neurological Research.



El ritmo de alimentación

Como ya hemos comentado, el ciclo de alimentación suele durar cerca de 3 horas. En este sentido, los pequeños requieren al rededor de 8 a 12 espacios de alimentación al día. Durante este tiempo, los bebés despiertan, lloran, se les alimenta y vuelven a dormir. También hay que tener en cuenta que el llanto no siempre se debe al hambre.

Si bien el periodo de 3 horas se ha quedado como referencia, no deja de ser solo una estadística. Hay bebés que necesitan alimentarse con mayor frecuencia y hay otros que necesitan ser despertados por dormir mucho.



¿Cuándo despertar al bebé para alimentarlo?

Madre amamantando a su bebé.

Si un bebé adquirió buenos hábitos de sueño y mantiene un peso apropiado para su edad, entonces no es necesario despertarlo para que coma. No obstante, hay situaciones en las que es necesario hacerlo: esto depende de la edad, el peso y la salud del bebé.

En el caso de los bebés recién nacidos, pierden parte de su peso en los primeros días mientras duermen. Esto se debe a que el proceso de instauración de la lactancia está iniciándose. Además, su estómago admite muy poca cantidad de alimento por toma.

Como ves, es muy importante que el recién nacido coma frecuentemente. Por ende, es bastante habitual que tengas que despertarlo un par de veces en el día (especialmente si tiene bajo peso o fue prematuro).

Por otra parte, los padres no deben guiarse estrictamente por el reloj o por el llanto del pequeño. El llanto es solo una señal tardía de que el bebé tiene hambre. Si observas que el pequeño está inquieto, mueve los labios o hace movimientos de succión, es muy probable que debas alimentarlo.

El sueño del bebé y la lactancia materna

En los primeros meses y años de vida madre e hijo ejecutan un sistema adaptativo complejo interconectado. De hecho, los periodos largos de sueño corren paralelos a la evolución de la alimentación. Y se harán más largos y acumulativos de los 4 a 6 meses.

En efecto, la lactancia materna y el sueño son dos procesos regulados por las hormonas prolactina y melatonina, que presentan un ritmo circadiano claro de secreción.

Sueño y vigilia serán coordinados por el hambre y la saciedad. Un ciclo enmarcado en el contexto de los movimientos cotidianos en casa y el paso de la luz del día a la oscuridad nocturna.

Es que mamá y bebé se complementan de manera mutua y esta diada se autoorganizará y estabilizará de manera íntimamente consensuada. Parte sin duda de los misterios del amor, la crianza y la lactancia a libre demanda, que solo las madres comprenden más allá de la razón.

Otros factores que debes considerar

Dar el biberón a tu bebé.

Una vez que haya alcanzado su peso y que muestre señales de aumento, entonces ya no necesitarás despertar al bebé para alimentarlo.  Espera a que despierte por sí solo y pida alimento.

No debes preocuparte por cuánto come o con cuánta regularidad, sino por factores de desarrollo más importantes como:

  • Aumento de peso de manera constante y estable.
  • Sí se ve satisfecho entre cada comida.
  • Moja seis o más pañales por día.
  • Defeca tres o más veces al día.

Si tu bebé no cumple con alguno de estos puntos, es aconsejable visitar al médico. Esto servirá para que el especialista revise al pequeño con más atención. Además, podrás recibir las indicaciones necesarias y evitar riesgos en tu pequeño.

Recuerda que a la hora de alimentarlo es siempre preferible ofrecerle leche materna, en la medida de lo posible. Los estudios científicos afirman que este es el mejor alimento para el niño hasta el primer años de vida, su ingesta mejora el estado de salud y reduce el riesgo de que desarrolle enfermedades.

¿Cómo despertar a nuestros pequeños para comer?

En caso de ser necesario despertar a nuestro bebé, la forma más práctica y sencilla es colocándolo cerca del seno para que sienta el contacto directo con la piel y se estimule el reflejo de alimentación. De esta forma, el pequeño buscará alimentarse sin necesidad de estar totalmente alerta. Además, podrá recuperar el sueño con mayor facilidad.

Por otro lado, si al bebé le cuesta despertar, podrías intentar quitarle algo de la ropa para que sienta el cambio de temperatura. También, es recomendable hacer algunas caricias en las mejillas y a los lados de la los labios para que busque el pecho materno. Como última opción, podrías colocar al bebé en la cuna con poca ropa, ya que para algunos pequeños este es el mejor despertador.

Puede ser necesario despertar al bebé para alimentarlo

En resumen, a no ser que tu bebé sea prematuro, tenga poco peso o no tenga buena salud, no es recomendable despertar al bebé para alimentarlo. Si tu pequeño es sano y dormilón, no te preocupes: déjalo dormir el tiempo que necesite.

Es bueno permitirle al bebé dormir, pues esto le ayudará a crecer físicamente y a desarrollar buenos hábitos de sueño. Por otra parte, es tiempo que podrás utilizar para descansar un poco o realizar algún pendiente. ¿Verdad que dormir es un placer?



  • Andreas NJ., Kampmann B., Le Doare KM., Human breast milk: a review on its composition and bioactivity. Early Hum Dev, 2015. 91 (11): 629-35.
  • Arboledas G. Lactancia materna y sueño ¿Se potencian o dificultan?. Canarias pediátrica. 2015; 39(2): 66-70. 
  • Xie Z., Chen F., Li WA., Geng X., Li C., et al., A review of sleep disorders and melatonin. Neurol Res, 2017. 39 (6): 559-565.
  • Galiano M, Moreno-Villares J. Nuevas tendencias en la introducción de la alimentación complementaria en lactantes. Anales de Pediatría Continuada. 2011;9(1):41-47.