Remedios para el picor vaginal

Los remedios naturales que afirman eliminar el picor vaginal pueden resultar peligrosos y empeorar la salud de nuestra vagina. Por eso deberíamos evitarlos a toda costa.
Remedios para el picor vaginal
María Vijande

Revisado y aprobado por la farmacéutica María Vijande el 06 mayo, 2021.

Escrito por Elena Martínez Blasco, 19 diciembre, 2015

Última actualización: 06 mayo, 2021

El picor vaginal es una molestia muy desagradable e incómoda que nos condiciona y puede afectarnos incluso a nivel psicológico. Pero sobre todo se trata de un problema de salud que debemos tratar de la manera adecuada para evitar complicaciones.

Por eso, si sientes molestias lo mejor es que acudas siempre a tu médico o a tu ginecólogo para que te ofrezca un diagnóstico claro de lo que te sucede y te dé un tratamiento adecuado y seguro para eliminar el picor vaginal. Recurrir a medidas por cuenta propia puede ser contraproducente, y puede empeorar tu situación en gran medida.

No obstante, muchas mujeres cuando sienten esta comezón, no son conscientes de la seriedad que esta puede revestir en algunos casos, ya que puede ser síntoma de infecciones serias de la vagina. Esto hace que recurran a prácticas poco fiables y que ponen en peligro su salud. A continuación te contaremos algunas de las más habituales.

¿A qué se debe el picor vaginal?

El picor vaginal así como la irritación u otras molestias similares en la zona genital tienen diversas causas.

No obstante, como indica un estudio reciente, “las vulvovaginitis representan entre el 15-20 % de las consultas en ginecología, siendo el 90 % de origen infeccioso“. Veamos más a continuación para hacernos una mejor idea del problema y sus posibles detonantes.

Vaginitis

La vaginitis es uno de los problemas femeninos más frecuentes.
¿Tienes síntomas compatibles con una vaginitis? En tal caso es momento de ir con el médico.

Las inflamaciones, picores y alteraciones del flujo de la vagina pueden estar causadas por cualquier tipo de infección. Como indica el Manual MSD: “las infecciones suelen producir una secreción con prurito, enrojecimiento y a veces quemazón y dolor”.

Es importante acudir al médico para que realice el diagnóstico oportuno e indique el tratamiento más adecuado.

Trastornos hormonales

Los niveles alterados de determinadas hormonas (como los estrógenos) pueden ocasionar cambios en la vagina y en su flujo, lo cual causa picores e irritación. Estos trastornos pueden darse, por ejemplo, durante la menopausia, el embarazo o en algunas fases del ciclo menstrual.

Candidiasis

Si el flujo se vuelve blanco y espeso, hay presencia de picor vaginal y otras molestias generales, es posible que esté sufriendo candidiasis. Se trata de una infección causada por un hongo que afecta la flora vaginal.

Es importante, por este motivo, tener un sistema inmunitario fuerte. Muchas mujeres sufren candidiasis crónica, incluso sin saberlo. Lo mejor es acudir al médico para que nos ofrezca un diagnóstico lo antes posible.

Sustancias químicas irritantes, otra posible causa de picor vaginal

Estas sustancias pueden entrar en contacto con la zona genital a través de algunos detergentes y suavizantes para la ropa, jabones, ciertos tejidos, compresas y tampones, etc.

No a todas las mujeres les afectan igual, pero es importante intentar usar productos que sean lo más naturales posible. También es posible utilizar compresas de tela o de algodón natural, así como la copa menstrual en vez de los tampones.

Falsos remedios para eliminar el picor vaginal

Mujer triste y pensativa

Ajo

El ajo es un alimento que se ha empleado como un antibiótico natural para diversas cuestiones. De hecho, popularmente se emplea para prevenir y tratar todo tipo de infecciones, incluyendo aquellas que afectan la vagina.

Esto se debe a que el ajo está compuesto por diversas substancias, entre las que encontramos la alicina, que en condiciones in vitro tiene propiedades antimicrobianas y antioxidantes que ayudarían a combatir algunos hongos y bacterias.

Sin embargo, no hay ningún estudio que confirme la eficacia del ajo en el tratamiento directo de estos problemas vaginales ni en el de la eliminación del picor vaginal. Es más, la aplicación de este y otros remedios naturales puede provocar irritaciones en la zona íntima, aumentar la picazón o interrumpir el proceso de recuperación.

Por tanto, no es buena idea aplicarse ajo (de ninguna manera) en la vagina. El mejor remedio será el tratamiento que paute el ginecólogo y una higiene adecuada.

Aceite de árbol de té

Popularmente, el aceite esencial de árbol de té se ha empleado como remedio para combatir los hongos de manera tópica. Este uso se ha extrapolado a su utilización para la eliminación de los hongos vaginales y, por ende, el picor vaginal.

Sin embargo, no existen estudios que avalen esta práctica. De hecho, estudios recientes indican que el abuso en el uso tópico de aceites esenciales, entre ellos el de árbol té, podría producir irritaciones cutáneas, por lo que resultarían mucho más perjudiciales para nuestra vagina, una zona mucho más íntima.

Hay que tener en cuenta otra cuestión: muchos aceites esenciales deben diluirse en agua previo a su uso tópico para que no maltraten la piel. Por otra parte, no todos los aceites son aptos para todos los tipos de piel, así, si bien en algunos casos podrían parecer eficientes, en otros podrían desencadenar diversas reacciones desagradables. No conviene experimentar sin al menos conversado primero con el médico.

Lavados vaginales, lo peor para el picor vaginal

Ducha

Tradicionalmente, las duchas o lavados vaginales se presentaban como una “buena opción” para prevenir y eliminar el picor vaginal, así como otras dolencias de la zona genital. Sin embargo, los especialistas médicos desaconsejan su práctica.

Las duchas vaginales alteran el delicado equilibrio de la flora vaginal, el cual es fundamental para proteger la vagina de infecciones y otros problemas.

Se ha demostrado que esta práctica está asociada con otras afecciones como la vaginosis bacteriana, la sequedad vaginal o problemas durante el embarazo, entre otros.

En definitiva, si sientes picor vaginal, lo primero que debes hacer es acudir al médico o a tu ginecólogo para que te ofrezca el tratamiento más adecuado y seguro. La flora vaginal es muy delicada y una ruptura en su equilibrio puede tener importantes consecuencias para la salud, por lo que nunca deberías introducir ninguna sustancia extraña, ni seguir ningún remedio natural sin antes contar con la aprobación de tu médico.