Rostro asimétrico ¿qué lo causa y qué opciones existen para tratarlo?

El rostro asimétrico puede otorgarle un encanto especial a una persona. Por lo tanto, solo amerita un tratamiento si provoca problemas funcionales o psicosociales.
Rostro asimétrico ¿qué lo causa y qué opciones existen para tratarlo?
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 14 junio, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 14 junio, 2021

Última actualización: 14 junio, 2021

El rostro asimétrico, o «asimetría facial», es una condición en la cual hay disarmonía entre ambos lados de la cara. Cuando se habla de ambos lados, se hace referencia a las secciones que surgen al trazar una línea vertical imaginaria en la mitad del rostro.

En términos generales, el rostro asimétrico se presenta en dos modalidades. Una cuando la disarmonía se encuentra en la mandíbula o el maxilar superior; otra, si hay varios huesos comprometidos. En este último caso pueden estar afectados los pómulos, las órbitas de los ojos, la nariz y la frente, etc.

Asimismo, es posible que la asimetría se origine en una disarmonía de músculos, piel o nervios. Sea cual sea el caso, el rostro asimétrico solo amerita una intervención si es muy evidente, al punto que provoque consecuencias psicológicas o sociales a la persona afectada.

¿Qué lo puede causar?

La dermatitis perioral suele afectar el área del rostro.
El rostro asimétrico implica la presencia de disarmonías faciales.

Son varias las razones que llevan a la configuración del rostro asimétrico. Las más importantes son las siguientes.

Tortícolis congénita

La tortícolis congénita es una contractura del músculo esternocleidomastoideo que se ubica en el cuello y hace posible la rotación de la cabeza. Este problema se origina por una mala posición del feto dentro del útero o por una extracción por vacío o fórceps durante el parto.

En este caso, lo que se produce es una desviación de la cabeza hacia el lado afectado. Esto hace que el bebé lleve la oreja hacia el hombro y la barbilla hacia el otro lado. Esta disarmonía se corrige de forma relativamente fácil.

Problemas dentales y de mandíbula

En este caso, la mandíbula o el maxilar no se desarrollan de la manera correcta y esto da origen al rostro asimétrico. Por lo tanto, surge un defecto en la mordida, o «maloclusión». Esta puede darse en el plano vertical, transversal o anteroposterior. Muchas veces no solo afecta la apariencia, sino que genera problemas para comer, hablar e, incluso, respirar.

Craneosinostosis

Esta es una condición congénita en la que una o más suturas de la cabeza del bebé se cierran antes de lo normal. En el cráneo del bebé hay placas de huesos que aún están en crecimiento. Los bordes donde se cruzan esas placas son las suturas.

En condiciones normales, las suturas solo deben cerrarse cuando el niño tiene entre 2 y 3 años. Si esto ocurre antes, lleva a que la cabeza adquiera una forma anómala y, en consecuencia, aparece el rostro asimétrico.

Brote de crecimiento

Los brotes de crecimiento son «estirones» o incrementos súbitos y acelerados del crecimiento. Son periódicos y frecuentes hasta los 4 años. Luego, el proceso se vuelve más lento hasta la pubertad, cuando vuelve a presentarse uno de esos «saltos».

El rostro asimétrico puede configurarse durante el brote de crecimiento que corresponde a la pubertad. En esa condición, es posible que un lado de la mandíbula crezca más rápido que el otro, o algo similar.

Microsomía hemifacial

Es un trastorno en el cual hay un lado de la cara que no se desarrolla por completo. En algunos casos, ambos lados del rostro resultan afectados o la deformidad también compromete al cráneo en su conjunto.

Esta anomalía puede variar de leve a severa. Es posible que afecte la conformación del rostro, pero también del oído, los dientes, los maxilares, las mejillas y los nervios. Se cree que la causa de este problema es genética.

Otros

Hay otros factores que pueden incidir en la conformación de un rostro asimétrico. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Envejecimiento. Los cartílagos siguen creciendo después de la pubertad y esto puede provocar asimetría en el rostro con los años.
  • Trabajo dental. La extracción de dientes, así como el uso de prótesis dentales, inciden en la forma del rostro.
  • Consumo de tabaco. Un estudio reveló que existiría una relación entre fumar y el rostro asimétrico.
  • Lesión. Un traumatismo puede cambiar la forma de la cara.
  • Derrame cerebral. Esta condición hace que se entumezca una parte del rostro o se produzca una caída facial.
  • Parálisis de Bell. Es una parálisis facial repentina que casi siempre es temporal.
  • Estilo de vida. Las malas posturas recurrentes pueden incidir en la deformación del rostro.

¿Cómo detectar si existe asimetría facial?

A veces la asimetría facial se puede captar a simple vista, mientras que otras veces no. Si no es notorio, quizás tampoco sea relevante hacer la detección. De todos modos, si alguien quiere verificar si tiene un rostro asimétrico, hay un método sencillo para hacerlo.

Lo mejor es tomarse una fotografía con la cabeza recta y el rostro en primer plano. Luego, hacer lo siguiente:

  • Trazar una línea vertical desde la frente hasta el mentón.
  • Trazar una línea horizontal desde un pliegue del ojo hasta el pliegue del otro.
  • Una línea horizontal que una los dos extremos de los labios.
  • Una línea que una los dos puntos opuestos en la zona más ancha de la cara.
  • Una línea entre ambas fosas nasales.

Si al final la línea recta coincide con la disposición del rostro, hay una cara simétrica. Si, por el contrario, no hay coincidencia, entonces estamos al frente de una asimetría facial. Desde el punto de vista médico, esto no tiene ninguna importancia.

¿Cuándo es necesario un tratamiento?

El rostro asimétrico solo debe tratarse si genera problemas funcionales o estéticos de importancia. Esto es, cuando no permite realizar algunas actividades o las entorpece de forma significativa. También cuando la apariencia genera dificultades psicosociales.

El tema de la apariencia es muy subjetivo. Una persona puede sentir que alguna asimetría en su rostro es muy prominente, aunque no lo sea en realidad. Si ese es el caso, de todos modos, no sería candidata a un tratamiento médico como tal.

Tratamientos disponibles para el rostro asimétrico

Hombre cirugía párpados
Las cirugías maxilofaciales pueden corregir un rostro asimétrico.

Lo más habitual es que los casos notorios de rostro asimétrico puedan corregirse con una cirugía maxilofacial. Esta suele conseguir los efectos funcionales y estéticos que se buscan. En esencia, hay tres modalidades de este procedimiento quirúrgico:

  • Cirugía ortognática maxilar. Se interviene solo uno de los maxilares.
  • Cirugía ortognática bimaxilar. Se intervienen ambos maxilares.
  • Cirugía bimaxilar o monomaxilar. Puede ir acompañada por otras cirugías estéticas. Se emplea cuando hay asimetría generalizada.

Esta última opción se puede acompañar de una rinoplastia, una blefaroplastia, unos implantes o unos rellenos faciales, según sea el caso. En general, se trata de procedimientos de bajo riesgo que rara vez generan complicaciones.

Un rostro asimétrico puede ser, también, atractivo

No hay evidencia científica de que los ejercicios faciales tengan impacto sobre el rostro asimétrico. Lo que sí es cierto es que si la asimetría se debe a la debilidad muscular o a la irregularidad en el tono muscular, hay ejercicios faciales que pueden ayudar a corregir esto.

Hay que tener en cuenta que no siempre la simetría perfecta es más estética. Las imperfecciones pueden darle gran personalidad y atractivo a un rostro. Así que solo vale la pena intentar un cambio si en realidad la anomalía genera efectos negativos.

Te podría interesar...
13 señales en nuestro rostro que reflejan enfermedades
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
13 señales en nuestro rostro que reflejan enfermedades

En ocasiones, nuestro rostro puede presentar señales que son indicadores a la hora de descubrir si algo no anda bien en el organismo.



  • Carrascosa, A., Audí, L., Bosch-Castañé, J., Gussinyé, M., Yeste, D., Albisu, M. Á., ... & Baguer, L. (2008). Influencia de la edad de inicio del brote de crecimiento puberal en la talla adulta. Medicina Clínica, 130(17), 645-649.
  • Okada HC, Alleyne B, Varghai K, Kinder K, Guyuron B. Facial changes caused by smoking: a comparison between smoking and nonsmoking identical twins. Plast Reconstr Surg. 2013 Nov;132(5):1085-1092. doi: 10.1097/PRS.0b013e3182a4c20a. PMID: 23924651.
  • Sora, C., & Jaramillo, P. M. (2005). Diagnóstico de las asimetrías faciales y dentales. Revista Facultad de Odontología Universidad de Antioquia, 16(1 y 2).