¿Sabías que el exceso de higiene es perjudicial para la salud?

Tener buenos hábitos es fundamental para la salud. Sin embargo, no es recomendable obsesionarse con la limpieza e incurrir en un exceso de higiene. Sigue leyendo y te contamos cómo te puede afectar.
¿Sabías que el exceso de higiene es perjudicial para la salud?
Nelton Abdon Ramos Rojas

Escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 06 abril, 2022

Es bien sabido que todo en exceso es malo; esto también aplica con los buenos hábitos. Sí, y aunque parezca algo sorprendente para muchos, el exceso de higiene es perjudicial para la salud.

¿Y por qué? ¿Acaso tener buenos hábitos y un hogar limpio no han sido siempre lo más recomendable siempre? “Mientras más limpio, más sano”, solían decir la mayoría de las personas.

¿Cómo es posible que estén equivocadas? Pues bien, eso es lo que veremos con mayor detalle a continuación.

¿Qué significa exceso de higiene?

Como mencionamos al inicio, el exceso de cualquier cosa es malo, incluso cuando se trate de algo bueno como la higiene. Pero esto nos lleva a plantearnos, de entrada, una pregunta: ¿cuánto es un exceso de higiene? O dicho de otro modo: ¿qué es lo correcto en cuanto a aseo personal y limpieza?

Comencemos por hablar de la ducha. Un baño no debería exceder de cinco minutos, y con un jabón o gel suave. Y por más calor que sientas o por más suciedad que creas tener en la piel, es solo una ducha al día.

En cuanto a lavarse las manos, si regresamos de la calle, hemos estado arreglando el jardín o si los niños jugaron en el parque, acariciaron al perro, podrían ser momentos para lavarse las manos. Pero no hay que hacerlo a cada rato.

Por sobre todas las cosas debemos evitar los jabones así como geles antibacteriales. Esto estaría bien si fuéramos médicos que van a realizar una operación. Pero si los usamos sin necesidad, afectaremos las bacterias buenas que están en la piel

Incluso, el lavarse con demasiada frecuencia, aunque sea solo con agua, también es perjudicial. Según advierte la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), “el contacto prolongado o repetido con agua debido a una higiene excesiva puede conducir a la deshidratación de la piel”.

¿Cómo nos afecta el exceso de higiene?

Remedios naturales para aumentar las defensas

El exceso de limpieza podría hacer que el sistema inmune pierda funcionalidad, ya que este se refuerza cuando tiene que trabajar para combatir los patógenos que se encuentran en el ambiente.

Cuando limpiamos con demasiada frecuencia, perdemos parte de la barrera protectora de nuestra piel, quedando así a merced de muchos microorganismos. En pocas palabras: nos estamos exponiendo a que nos ataquen bacterias acumuladas en los objetos, así como diversos virus que nuestro sistema inmune desconoce.

De hecho, un bebé al cual no se le permite tocar el suelo y al que se le mantiene en un ambiente exageradamente limpio, crecerá con un sistema inmune más débil y le costará más trabajo adquirir la resistencia necesaria para combatir ciertas enfermedades, hasta algo tan simple como un resfriado.

Otra de las desventajas que se presenta con la práctica inadecuada de la limpieza, es lograr que los patógenos se acostumbren a los productos que se utilizan con regularidad. Y cada vez adquirirán mayor resistencia, por lo que tendremos que recurrir a nuevos productos mucho más fuertes.

Por otra parte, un problema que se ha agravado en los últimos años es la piel sensible. Según una revisión sobre el tema, aunque todavía se encuentra en investigación, se estima que las alteraciones de la barrera protectora de la piel y los mecanismos inmunitarios pueden estar implicados.

Otro estudio destaca que hay un posible vínculo entre el exceso de higiene y el desarrollo de alergias. En el mismo se observa que los niños que han estado más expuestos a alérgenos y bacterias en su primer año de vida muestran menos probabilidades de sensibilización alérgica.

¿Cómo evitar el exceso de higiene?

protector solar en los bebés

Los niños más pequeños, durante su primer año de vida, sólo deberían bañarse una vez al día, empleando agua y un jabón especial. Al respecto, se debe preferir uno muy suave, neutro y no usarlocon mucha frecuencia.

Las mascotas también podrían ser protectoras, para ayudar a fortalecer nuestro sistema inmunitario. Según un estudio, los niños con perro tienen menos probabilidades de sufrir asma cuando crecen. Aunque aún falta profundizar sobre este tema.

Por otro lado, las partes del cuerpo que más pueden sufrir las consecuencias del exceso de higiene, son la piel y el sistema respiratorio. Por tanto, una forma muy sencilla de mantener la piel sana es hidratarla. Esta recomendación es mucho más saludable que bañarse varias veces al día.

La higiene en equilibrio

exceso de higiene en el hogar

Si bien es cierto que la suma de un entorno en malas condiciones y la falta de aseo personal pueden llegar a promover diversos tipos de problemas (infecciones mayormente), es evidente que el polo opuesto también puede tener sus consecuencias en la salud.

Hay que aprender a mantener un equilibrio y evitar caer en los extremos. Tanto desde el punto de vista de la higiene personal como del entorno en el que nos desenvolvemos, ya sea en nuestra casa o en el trabajo.

En este sentido, es necesario evitar limpiar más allá de lo necesario, ya que se corre el riesgo de que se produzca el efecto contrario al que se busca, que por supuesto, es mantener una buena salud. ¡No lo olvides!

Te podría interesar...
El exceso de higiene y la resistencia a los antibióticos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El exceso de higiene y la resistencia a los antibióticos

¿Es cierto que el exceso de higiene puede generar una resistencia a los antibióticos? Te lo contamos todo al respecto en este artículo.



  • Brodin, P., & Davis, M. M. (2017). Human immune system variation. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri.2016.125
  • Fall T, Lundholm C, Örtqvist A, et al. Early Exposure to Dogs and Farm Animals and the Risk of Childhood Asthma. JAMA Pediatr. 2015; 169(11): e153219. doi:10.1001/jamapediatrics.2015.3219
  • Lynch S, Wood R, Boushey H, et al. Effects of early-life exposure to allergens and bacteria on recurrent wheeze and atopy in urban children. The Journal of Allergy and Clinical Inmunology. 2014; 134(3): 593-601
  • Matejuk, A. (2018). Skin Immunity. Archivum Immunologiae et Therapiae Experimentalis. https://doi.org/10.1007/s00005-017-0477-3
  • Misery, L., Loser, K. and Ständer, S. (2016) Sensitive skin. J Eur Acad Dermatol Venereol, 30: 2-8. https://doi.org/10.1111/jdv.13532
  • Nikaido, H. (2009). Multidrug Resistance in Bacteria. Annual Review of Biochemistry. https://doi.org/10.1146
  • Nestle, F. O., Di Meglio, P., Qin, J. Z., & Nickoloff, B. J. (2009). Skin immune sentinels in health and disease. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri2622