Aprende cómo sembrar alcachofa durante esta temporada de invierno

La alcachofa tiene hojas largas y fuertes, así como flores exóticas que resultan muy llamativas. Descubre cómo sembrar esta planta durante el invierno.
Aprende cómo sembrar alcachofa durante esta temporada de invierno

Última actualización: 20 diciembre, 2021

La alcachofa es un alimento con muchas propiedades y hay quienes se preguntan cómo sembrar esta verdura durante la temporada de invierno. Tras su llegada durante la Edad Media, España se ha convertido en uno de los principales productores de este vegetal.

De hojas largas y fuertes, la alcachofa es de fácil cultivo, incluso en un huerto casero. Pero como todo, debe tener un adecuado riego y poda. Aquí te decimos todo lo que debes saber.

La alcachofa: un alimento muy nutritivo

Casi toda la planta se puede comer. Sin embargo, es el capullo inmaduro del centro lo que se suele destinar a las preparaciones. Dentro de sus propiedades nutricionales, contiene calcio, hierro, magnesio y potasio.

¿Sabes qué es lo mejor? Hoy en día la alcachofa se ha vuelto muy versátil. El mercado ofrece varias presentaciones que facilitan su consumo. La puedes hallar enlatada, congelada o encurtida. No obstante, nada iguala el sabor al sembrar las alcachofas en invierno.



¿Cuál es la temporada ideal para sembrar alcachofa?

Estar consciente de la temporada idónea para sembrar alcachofas es necesario para lograr resultados óptimos. Lo primero que debes saber es que la siembra varía de acuerdo a las zonas, la altura, el calor, las lluvias y el tipo de tierra:

  • España e Italia: hay que sembrar la alcachofa en época de invierno. Los meses de octubre y abril son los de la recolección.
  • Chile y Argentina: es lo contrario de España, por lo que desde abril a noviembre son los mejores meses para consumirlas.
  • Estados Unidos: la temporada alta de consumo de alcachofas es de marzo a mayo.

Esto es lo que debes considerar, entonces: existen dos temporadas idóneas para cultivar alcachofas; una es durante el otoño, lo que comprende los meses de octubre, noviembre e inicios de diciembre. Mientras que la otra es durante la primavera, prevista para finales de marzo, abril, mayo e inicios de junio.

Alcachofas en un canasto.
Cada hemisferio tiene su mejor temporada para sembrar alcachofas y para obtener un producto de calidad.

Sin detrimento de lo expuesto, los mejores meses para recolectar las alcachofas son abril y mayo.

¿Cuál es la peor temporada para cosechar alcachofas?

La temporada más desfavorable para cosechar y comprar alcachofas son los meses de enero y febrero en el hemisferio norte. Por otro lado, en julio, agosto y septiembre se consiguen alcachofas aceptables, pero a un precio muy elevado.

No olvides que toda verdura tiene una temporada ideal para sembrarse y ser cosechada. De lo contrario, corres el riesgo de recolectar frutos muy jóvenes, cuyo sabor suele ser amargo. O muy maduros.

Paso a paso para sembrar alcachofa en temporada de invierno

En España se procura sembrar las alcachofas con el método de riego gota a gota, ya sea temporada de invierno o no. Esto hace que la verdura tenga más calidad.

1. Ubica el lugar adecuado

Los primeros pasos de una planta de alcachofa se dan en un terreno provisto de un buen drenaje y mucha luz natural. Ten presente que si la tierra está encharcada, tanto la corona como el sistema radicular de la alcachofa se arruinarán.

Si estás plantado las alcachofas en tu huerto debes asegurarte de colocarlas junto a otras plantas que no compitan por los mismos nutrientes. Los guisantes, el repollo, los girasoles y el estragón son un ejemplo de ello.

2. Prepara la tierra

En casi todos los suelos se pueden plantar alcachofas, pero algunos son mejores que otros. Por ello, procura que tu tierra sea rica en nutrientes y esté trabajada. La materia orgánica aumentará tu cosecha de alcachofas de calidad.

Aprieta la tierra y luego abre la mano; esto es ideal para comprobar su textura. Un suelo bien trabajado no se aglutina con la fuerza de un apretón, pero al abrir la mano tampoco se deshace. Por el contrario, la tierra óptima se desmorona con lentitud en la palma.

Si has encontrado fallas en tu suelo, ¡no pasa nada!. Prepáralo de la siguiente forma: excava una fila de por lo menos 21 centímetros de profundidad y llena 13 de abono. Si tu terreno es grande, mezcla 45 kilogramos de estiércol por cada 30 metros cuadrados.

3. Planta las alcachofas

Las semillas de alcachofa no siempre cumplen con lo descrito en su empaque. Pese a que no es una misión imposible cultivarlas a partir de semillas, toma más tiempo que las divisiones de raíces.

Considera que debes sembrar la semilla de alcachofa en un porrón y esperar 60 días o más, hasta que la plántula germine y crezca, para transferirla al jardín.

En cambio, las divisiones de raíces no demandan tantos días y las puedes conseguir en viveros. Al momento de plantarlas, considera que a medida que crecen las alcachofas requieren más espacio.

Para evitar que esto suceda, siembra las plantas con una distancia considerable por todos los flancos. Esto también te dará espacio para regar, fertilizar y cosechar sin obstáculos.

4. Engaña a tus plantas de alcachofas

Si ves resultados desfavorables con alcachofas anuales, debes intentar engañarlas. Para ello, expón las plántulas a temperaturas frescas durante los meses de marzo y abril. En caso de que las temperaturas desciendan al punto de congelación, debes resguardarlas en un invernadero.

El agua en las alcachofas es necesaria para producir tiernos cogollos. Intenta estimularlas. Prueba usando una boquilla giratoria para riego profundo y riégalas entre 1 y 3 veces por semana, dependiendo del clima.

Si estás ante un verano muy caluroso, puede que los cogollos de la alcachofa se abran rápido y se transformen en flores. Puedes sortear esto con el riego por aspersión, para mantener las temperaturas controladas.

5. Provee fertilizante especial

Fertilizar el lecho de la alcachofa con un fertilizante especial le brinda a tu siembre un buen comienzo, lleno de nutrientes esenciales. El alimento vegetal balanceado debe ser suministrado cada 2 semanas, durante la temporada de crecimiento.

6. Cosecha las alcachofas

Hazte de un cuchillo y corta, desde la base del cogollo, a 2 centímetros. Luego de recoger el cogollo central, en la planta germinarán cogollos laterales de menor tamaño, pero muy tiernos y de buen sabor.

7. La poda de la planta es importante

Una vez que la recolección de alcachofas haya finalizado, debes podar la planta. Esto la ayuda a estar lista para la llegada de otra temporada.

Para ello, solo debes cortar el tallo de la planta a unos centímetros del suelo. Luego coloca un mantillo grueso de hojas o paja sobre el tallo para protegerlo de las heladas.

Toma en cuenta los siguientes pasos para podar tu planta de alcachofa:

  1. Corta el tercio superior desde la base del cogollo.
  2. Elimina 2 capas exteriores de las hojas que rodean el tallo.
  3. Con una tijera de cocina recorta las puntas afiladas de cada una de las hojas exteriores que quedan.
Huerto con alcachofas.
En el huerto hogareño es posible tener alcachofas si se regula su exposición a las temperaturas.

8. Divide las plantas

Si tu planta de alcachofa tiene 5 años, ya se considera madura. Cada planta de estas generan brotes que se comienzan a juntar en la de origen.

Por lo que se sugiere que separes algunos de estos brotes cada pocos años. Elige un brote que esté enraizado, córtalo con un cuchillo de jardinería o desentierra con una pala.



Alcachofas: ¡siémbralas en invierno!

En España, las alcachofas suelen recogerse durante las temporadas de otoño e invierno. Si quieres saber cómo sembrarla, considera encontrar un buen lugar antes, prepara la tierra y provee un buen fertilizante.

Sembrar alcachofa en invierno no es una tarea imposible. Como todo lo referido a los huertos, requiere dedicación.

Te podría interesar...
Dieta de la alcachofa: ventajas y desventajas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Dieta de la alcachofa: ventajas y desventajas

La dieta de la alcachofa es un plan que puede ayudar a limpiar el organismo para bajar de peso. Descubre en detalle sus ventajas y desventajas.


Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.