Síndrome de fragilidad: ¿en qué consiste y cuáles son sus causas?

La fragilidad se identifica con una disminución de la reserva fisiológica, lo que expone a las personas mayores a un riesgo elevado de contraer diversas enfermedades. Descubre cómo identificarla y tratarla.
Síndrome de fragilidad: ¿en qué consiste y cuáles son sus causas?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Jonatan Menguez

Última actualización: 03 febrero, 2022

El envejecimiento es un proceso natural de los seres humanos. Los cambios que se producen con el tiempo llevan a un deterioro inevitable de los procesos fisiológicos. Esto se relaciona con el síndrome de fragilidad, mediante el que una persona se vuelve más vulnerable a ciertas enfermedades y trastornos de la vejez.

Sin embargo, no existe una forma única de envejecer. Aspectos como el estilo de vida y la situación socioeconómica intervienen en el proceso. Con frecuencia, el término fragilidad se asocia a las personas mayores, pero existen varias maneras de definirlo.

Se ajusta a quienes tienen un riesgo de muerte más elevado. Además, es posible identificar algunos síntomas y realizar tratamientos para reducir el deterioro.

¿En qué consiste el síndrome de fragilidad?

El proceso de envejecimiento se desarrolla de diferentes maneras alrededor del mundo. En ciertos lugares, la esperanza de vida es mucho más alta que en otros. Esto se debe a diversos motivos, como la situación socioeconómica, el acceso a la salud y la alimentación de calidad.

Dichos aspectos se traducen en una tasa más elevada de padecimiento del síndrome de fragilidad en países sudamericanos, en comparación con los asiáticos o los europeos. Este síndrome es entendido por los expertos como una disminución de la reserva fisiológica en personas de edad avanzada. También es común relacionarlo con una menor resistencia al estrés.

Se identifica gracias a una acumulación de déficits en el sistema fisiológico. Los mismos van desde la pérdida de peso hasta la dependencia motriz, pasando por una marcha errática que aumenta el riesgo de caídas, lesiones y hospitalizaciones.

Causas del síndrome de fragilidad

Se trata de un síndrome asociado al envejecimiento y sus efectos en el sistema fisiológico. Un déficit en la reserva fisiológica logra que una persona sea más vulnerable a contraer enfermedades de gravedad. Además, potencia y acelera el proceso de deterioro.

Si bien el paso del tiempo está vinculado a una pérdida generalizada de todas las funciones del organismo, la fragilidad dispone a la persona a riesgos más elevados. Esto aumenta las probabilidades de sufrir diferentes trastornos.

Consulta por síndrome de fragilidad.
Los profesionales médicos saben que una persona con síndrome de fragilidad se encuentra más expuesta a las patologías, por lo que toman medidas puntuales con estos pacientes.


Síntomas y complicaciones

Se relaciona al síndrome de fragilidad con diferentes síntomas, que a su vez aumentan el riesgo de padecer enfermedades más graves:

  • Pérdida de peso.
  • Caídas repetidas.
  • Alteraciones en la marcha.
  • Mala autopercepción de la propia salud.
  • Sarcopenia o disminución de la masa muscular.
  • Uso de medicación abundante y hospitalizaciones frecuentes.

La identificación del síndrome de fragilidad no es sencilla ni uniforme, ya que puede manifestarse mediante un cúmulo de afecciones diferentes. Pero existen algunos patrones que incrementan las posibilidades de padecerlo. Entre ellos se encuentra el hecho de ser residente de un hogar de ancianos y aquellas personas que son pacientes oncológicas.

Además, intervienen aspectos socioeconómicos, como los bajos recursos, la edad avanzada y la viudez reciente. Personas con sobrepeso o anemia se muestran más expuestas a la fragilidad.

¿Qué dicen los estudios?

En general, quienes padecen síndrome de fragilidad duplican el riesgo de muerte, que puede ser causada por diversos motivos. También aumenta la posibilidad de padecer alguna discapacidad.

Diferentes estudios se encargaron de especificar mejor qué es la fragilidad, así como de identificar patrones comunes. Por ejemplo, uno publicado en la revista especializada The Journals of Gerontology, que elaboró una tabla con 5 criterios asociados a este trastorno:

  1. Pérdida de peso involuntaria de 4,5 kilogramos anuales o mayor.
  2. Sensación de agotamiento general.
  3. Velocidad de caminata reducida.
  4. Bajo nivel de actividad física.
  5. Debilidad y menor fuerza.

Ejercicio físico y rehabilitación del síndrome de fragilidad

Si bien se trata de un trastorno posible de prevenir, intervienen factores ligados al sistema sanitario de cada país. Aunque no existen programas de rehabilitación específicos, se identificaron avances y beneficios derivados de la actividad física.

El síndrome de fragilidad puede abordarse desde múltiples perspectivas, pero el ejercicio es uno de los métodos más eficaces para disminuir la discapacidad funcional.

Algunos beneficios posibles de hacer deporte en la vejez son los siguientes:

  • Aumento de la autofagia, mecanismo de regeneración a nivel celular.
  • Mejora del sistema cardiovascular.
  • Mayor fuerza y potencia.
  • Reducción del estrés oxidativo.
  • Favorecimiento de la estabilidad y la flexibilidad.

Algunas prácticas saludables intervienen de manera favorable para no sufrir este trastorno. Por ejemplo, no caer en la inactividad, practicar ejercicio de forma regular y mantener un peso sugerido según el metabolismo. Hay que evitar las caídas y las reacciones adversas a medicamentos, pues estimulan un círculo vicioso que aumenta la fragilidad.

No existen tratamientos específicos una vez instaurado. Algunos especialistas recomiendan caminatas extensas y otros indican ejercicios físicos de más intensidad, incluso en personas mayores de 80 años.

Caminata para el síndrome de fragilidad.
Las caminatas prolongadas parecen ser una alternativa válida para quienes padecen este síndrome.


El estilo de vida influye

Si bien la fragilidad es un síndrome en proceso de investigación y asociado a patologías ineludibles de la vejez, existen algunas estrategias que reducen el riesgo de morbilidad y mortalidad. Entre ellas, la adopción de un estilo de vida saludable que incluya la práctica de ejercicio físico y una alimentación acorde.

Esto contribuye a no ingresar en el círculo de la fragilidad y el deterioro. Con una población cada vez más envejecida, la prevención se vuelve capital en este sentido.

Te podría interesar...
Beneficios del entrenamiento de resistencia para adultos mayores
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Beneficios del entrenamiento de resistencia para adultos mayores

El entrenamiento de resistencia en adultos mayores mantiene los huesos sanos, desarrolla la fuerza y ayuda a vencer el sedentarismo.



  • Romero Cabrera, Ángel Julio,  Fragilidad: un síndrome geriátrico emergente. MediSur [Internet]. 2010;8(6):81-90. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=180019804014
  • Coelho-Junior, H J et al. “Prevalence of Prefrailty and Frailty in South America: A Systematic Review of Observational Studies.” The Journal of frailty & aging vol. 9,4 (2020): 197-213. doi:10.14283/jfa.2020.22. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32996556/
  • Rivadeneyra-Espinoza, Liliana, Sánchez-Hernández, Cristina del Rocio,  Síndrome de fragilidad en el adulto mayor en una comunidad rural de Puebla, México. Duazary [Internet]. 2016;13(2):119-125. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=512164587007
  • Roberto, Silva, and Mayán José Manuel. “Beneficios Psicológicos de Un Programa Proactivo de Ejercicio Físico Para Personas Mayores.” Escritos de Psicología / Psychological Writings 9.1 (2016): 24–32. Disponible en: https://doi.org/10.5231/psy.writ.2015.2212
  • Alonso Galbán, Patricia, Sansó Soberats, Félix J., Díaz-Canel Navarro, Ana María, Carrasco García, Mayra,  Diagnóstico de fragilidad en adultos mayores de una comunidad urbana. Revista Cubana de Salud Pública [Internet]. 2009;35(2):1-14. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=21418846016
  • Fortuño-Godes, Jesús. “Relación Entre Ejercicio Físico y Procesos Cognitivos En Las Personas Mayores.” Ágora para la Educación Física y el Deporte 19.1 (2017): 73–87. Disponible en: https://revistas.uva.es/index.php/agora/article/view/670
  • QUEVEDO-TEJERO, ELSY DEL CARMEN, ZAVALA-GONZÁLEZ, MARCO ANTONIO, ALONSO-BENITES, JANYF ROSALÍA,  Síndrome de fragilidad en adultos mayores no institucionalizados de Emiliano Zapata, Tabasco, México. Universitas Medica [Internet]. 2011;52(3):255-268. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=231022506002