Síndrome del ocaso en el adulto mayor: ¿cómo se puede tratar?

Personas de la tercera edad con demencia senil o alzhéimer tienen mayor probabilidad de padecer el síndrome del ocaso en el adulto mayor. La intensidad de los episodios depende del deterioro cognitivo.
Síndrome del ocaso en el adulto mayor: ¿cómo se puede tratar?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 22 octubre, 2021.

Escrito por Luz Marina Carpio Hernández, 22 octubre, 2021

Última actualización: 22 octubre, 2021

Comienza el atardecer y con él, síntomas desesperantes para ancianos diagnosticados con el síndrome del ocaso en el adulto mayor. Es así como se conoce a la afección geriátrica de pacientes con demencia, depresión o enfermedad de Alzheimer.

Quienes padecen el trastorno experimentan ansiedad, desesperación, agitación, irritabilidad y pesimismo. La condición también se identifica con el nombre en inglés sundowning, e impacta entre las 4:30 horas de la tarde y las 11:00 horas de la noche. En tanto la luz del sol desaparece, se producen alteraciones del comportamiento que empeoran según el estado cognitivo.

Síntomas del síndrome del ocaso

Aunque algunas personas presentan varios indicios del síndrome, otras apenas si muestran uno. Por lo general, evidencian gritos, nerviosismo, tristeza, llanto, susurros, testarudez, frustración y sensación de peligro. Hay quienes repiten frases, se esconden, actúan con violencia, alucinan, ocultan objetos o deambulan de más.

Una investigación publicada en la Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica correlaciona los estados anímicos de ancianos con la incidencia del ocaso. El estudio precisa que la confusión y la desorientación se expresan a través de ansiedad, miedo, irritabilidad, apatía y depresión.

Los episodios inician a la misma hora todos los días y duran lo que dura el ocaso.

¿Qué lo puede causar?

Un potencial desencadenante biológico del sundowning es la alteración del ritmo circadiano. Esto se refiere al desajuste de ciclos diarios que corresponden a la luz y la oscuridad, provocando cambios físicos, mentales y conductuales.

Además, el seguimiento de patrones ha permitido precisar los siguientes factores:

  • Poca o mucha luz, lo que deriva en desconcierto y temor, en especial en personas con problemas de visión.
  • Agotamiento al terminar el día, sobre todo cuando quedan cosas por hacer.
  • Aislamiento social, detonado por la movilidad limitada.
  • Desconocimiento del entorno, así como los cambios inesperados de ambientes.
  • Necesidades físicas no satisfechas, como hambre, sed, sueño o higiene.
  • Desequilibrios hormonales e interrupciones del reloj biológico interno.
Anciano con síndrome del ocaso del adulto mayor.
Las últimas horas del día acumulan las tensiones de la jornada y una reducción de la luz solar que altera el reloj biológico.


¿Cómo actuar en caso del síndrome del ocaso?

Es necesario conocer a quien padece el síndrome para ayudarle. Por ejemplo, el establecimiento de conductas a una hora puntual permite actuar de modo adecuado.

Lleva a la práctica medidas ambientales, como cambiar de habitación al paciente o graduar la luz, también son de ayuda. Puedes planificar actividades que impliquen poco esfuerzo para que el anciano se ocupe durante el día y mejore el sueño nocturno.

De igual modo, es fundamental aplicar una rutina para comer. La Fundación Alzheimer España explica que los pacientes tienden a comer menos y con el progreso de la enfermedad deambulan largos períodos, lo que conlleva a la agitación.

En cuanto al tratamiento farmacológico, se considera de utilidad cuando hay síntomas de depresión, trastornos del sueño o niveles muy elevados de ansiedad. Un médico debe aprobar los remedios y el cuidador tiene que prestar atención a los posibles efectos secundarios.

¿Cuándo es necesario ver a un médico?

Apenas se asomen los indicios de intranquilidad o desesperación con el atardecer, hay que buscar asistencia médica. Durante los primeros episodios, el sundowning suele confundirse con cuadros delirantes.

La diferencia es que los delirios ocurren en cualquier momento del día. Con ayuda del especialista, además de distinguir las condiciones, se sabrá qué medicamentos sirven para relajar al paciente.



Estilo de vida y recomendaciones

Los encargados de vigilar a las personas de tercera edad con síndrome del ocaso deben colaborar para minimizar las alteraciones con las pautas que mencionaremos a continuación:

  • Evitar las siestas diurnas: mientras menos duerman en el día, mejor será el descanso por las noches. No obstante, si se nota que dichas siestas favorecen, entonces no hay que desalentarlas.
  • Hacer seguimiento a la dieta: tomar nota de los cambios o patrones vinculados a ciertos alimentos. Balancear la comida, evitando grandes proporciones de azúcares y cafeína. Perjudican el alcohol, los refrescos y las sustancias que alteran el sueño.
  • Planificar actividades: programa caminatas o excursiones cuando el paciente esté más activo, pero procura que no sean tantas actividades por día para no abrumarlo.
  • Ejercitar: los deportes moderados que aumentan la fuerza muscular favorecen el control de la conducta agresiva, despiertan el apetito, alivian la tensión y reducen el estrés.
  • Minimizar ruidos: sustituir el sonido de radios, teléfonos y televisores por música relajante. Todo lo que implique ruido tiene que alejarse cuando se aproxima el ocaso.
  • Trabajar la iluminación: iluminar las habitaciones mengua los efectos de la noche. Al amanecer, hay que exponer al paciente a luz artificial o natural, de manera que no despierte rodeado de oscuridad. La terapia lumínica es una alternativa para el tratamiento del insomnio en la edad avanzada.
  • Anticipar las sorpresas: si creas una rutina en la que anticipas lo que sucederá, posiblemente el impacto sea menor.
  • Cumplir con la medicación: el sundowning es más llevadero sin saltarse la medicación.
Cuidador para anciana con síndrome del ocaso.
El rol de cuidador domiciliario es fundamental para reducir los efectos del síndrome del ocaso.

El papel del cuidador en el síndrome del ocaso

El cuidador requiere paciencia y saber reaccionar ante un episodio. Es básico mantener la calma y no discutir, ya que el adulto mayor no tiene control del síndrome y sus actitudes no son intencionales.

Lo recomendable es validar los sentimientos del paciente, explicarle que lo escuchas, transmitirle tranquilidad y conducirlo a alguna actividad que le devuelva la calma. Es necesario que la familia o quienes habiten en casa se apeguen a las medidas para mejorar la comodidad.

Y lo más importante, si el cuidador necesita ayuda, tiene que pedirla. Instituciones como la Confederación Española de Alzhéimer o la Fundación de Alzhéimer de América orientan en estos casos.

Te podría interesar...
20 hobbies para entretener a los adultos mayores
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
20 hobbies para entretener a los adultos mayores

Tener un hobbie ayuda a entretener a los adultos mayores, por lo que disminuye el estrés, mejora el ánimo y se minimizan problemas de salud.