¿Por qué tengo la piel pálida?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Karina Valeria Atchian
La palidez de la piel suele ser secundaria a un mejor flujo sanguíneo, pero también puede deberse a la presencia de anemia. Descubre en este artículo cuáles son las causas más frecuentes.

Al hablar de piel pálida nos estamos refiriendo a hecho de tener el cutis más blanco o con menos color que el habitual. En este caso, no estaría asociado a un cambio en la pigmentación, sino a que por alguna causa se experimenta una menor irrigación sanguínea.

Esta situación puede darse de forma repentina y, algunas veces, requerir una atención médica urgente. También es común que se presente de manera gradual. Además, la palidez puede ser generalizada o localizada, según se trate de una situación que afecte a todo el organismo o a un problema focal.

Al valorar la palidez, no solo se tendrá en cuenta la piel, sino que también se prestará atención a la coloración de los labios, el interior de la boca, la parte interna de los párpados y palmas de las manos. Veamos por qué puede suceder esto.

Causas de piel pálida

La piel pálida tiene como protagonista principal a la anemia. Pero esta no es la única enfermedad con este síntoma, aunque sí la más frecuente. Aquí te vamos a contar varios orígenes del trastorno que requieren evaluación médica.

Anemia

Esta es una situación bastante común donde, por definición, existe una reducción en la cantidad de glóbulos rojos (células sanguíneas encargadas de transportar oxígeno a los tejidos) o en la concentración de hemoglobina (proteína que se encuentra en el interior del glóbulo rojo, cuya función es el transporte de oxígeno). Ambos parámetros pueden medirse con una analítica.

La presencia de anemia puede deberse a múltiples causas, algunas de ellas triviales. Incluso, puede suceder que sea un hallazgo por parte del médico al realizar un laboratorio de rutina. Pero habrá otros orígenes en los que formará parte de enfermedades más serias, por lo que siempre debe ser estudiada.

Dentro de las posibles causas están, por un lado, las anemias secundarias a sangrados o a la deficiencia de hierro. Por el otro, alteraciones en los glóbulos rojos con una baja producción de los mismos o por exceso de destrucción.

Sea cual fuere el origen de la anemia, la persona presentará la piel pálida en forma generalizada y también las mucosas (labios, interior de la boca, lado interno de los párpados). Sin embargo, esta situación se hace más evidente en los casos graves, pudiendo pasar desapercibida en las situaciones leves o crónicas.

Médico con tubo de sangre por anemia
La anemia puede ser un hallazgo casual tras una analítica sanguínea solicitada por otras razones.

Síncope

El síncope se refiere a la pérdida de conocimiento repentino por una baja en el flujo sanguíneo cerebral transitorio. Puede tener una duración de entre algunos segundos a varios minutos. Se produce a cualquier edad y las causas son muy variadas.

Esta pérdida de consciencia traerá aparejada una caída por debilitamiento del tono postural. La recuperación es espontánea y completa siempre, lo que lo distingue de otros cuadros clínicos.

Siempre se deberá consultar ante esta situación, dado que es importante descartar la posibilidad de que se trate de una convulsión y no de un síncope como tal. Asimismo, será necesario evaluar si se trata de un simple desmayo o una situación más seria.

Lo más frecuente es el llamado desmayo o síncope vasovagal, donde la palidez será generalizada, precediendo a la caída. En la recuperación, la piel se vuelve rosada de nuevo por la circulación que se restituye. Puede acompañarse de sudoración, visión borrosa y palpitaciones.

Hipoglucemia

La hipoglucemia es la situación que se produce cuando la cantidad de glucosa en la sangre es baja. El paciente presentará una palidez generalizada que podrá acompañarse de sudoración, taquicardia, ansiedad y temblores. En la mayor parte de las situaciones requiere una atención inmediata.

Sus causas son múltiples, pero el cuadro más frecuente es el secundario al uso de insulina en personas diabéticas. También puede darse en otros contextos, como puede ser el abuso de alcohol, la inanición y la sepsis (infección generalizada).

Ver también: Tratamiento de la hipoglucemia: causas y peligros

Hipotermia y congelamiento

La hipotermia se produce cuando la temperatura corporal desciende por debajo de 35 grados centígrados, con el fallo consiguiente de múltiples mecanismos para conservar el calor corporal. Casi todos los casos se presentarán en climas fríos y meses invernales.

Hay palidez generalizada, cianosis (coloración azulada) en extremidades y escalofríos. En un principio, la frecuencia cardíaca aumenta, para luego comenzar a descender, pudiendo progresar hacia el coma (estado de inconsciencia).

Fenómeno de Raynaud

El fenómeno de Raynaud es por exposición al frío, produciéndose una isquemia (disminución de la circulación sanguínea) transitoria. Suele ser más frecuente en mujeres.

Sigue una secuencia que, por lo general, comienza con la aparición de palidez localizada, luego cianosis y, por último, enrojecimiento. Puede darse en dedos de las manos, lo que suele ser más típico, o en los pies.

Será importante consultar al clínico, dado que es necesario realizar un diagnóstico diferencial, ya que puede ser un fenómeno acompañante de diversas enfermedades, sobre todo autoinmunes. Se lo ha registrado como signo del lupus, la esclerodermia y la artritis reumatoidea.

Fenómeno de Raynaud con piel pálida
La palidez focalizada en los dedos de la mano puede ser por el fenómeno de Raynaud, y éste por enfermedades autoinmunes.

Te puede interesar: ¿Por qué hay personas más sensibles al frío?

Arteriopatía periférica y claudicación intermitente

La enfermedad arterial periférica ateroesclerótica es por el depósito de placa de colesterol dentro de los vasos sanguíneos. A la larga, esto conduce a la obstrucción de arterias e isquemia de las extremidades.

Puede provocar dolor en los grupos musculares afectados que se alivia con el reposo, en la llamada claudicación intermitente. También se forman úlceras en las extremidades con palidez localizada y frialdad en los miembros inferiores.

¿Qué se debe hacer si se presenta la piel pálida?

Se deberá prestar especial atención si la palidez se produce de manera repentina, se acompaña de algún tipo de sangrado, palpitaciones, presión baja, cansancio o algún otro síntoma que nos alarme. En esos casos, procurarse atención médica es urgente.

Por otro lado, puede que la piel pálida se desarrolle de forma crónica, progresiva. Allí, la causa más usual es la anemia, que nos da tiempo para tomar medidas, pero que tampoco puede demorarse en su abordaje médico.

Una vez visitemos a un profesional, de seguro se nos solicitará una analítica sanguínea para evaluar el estado de los glóbulos rojos y de la hemoglobina. En base a ello, se continuará con los protocolos correspondientes.

  • Neschis D., Clinical features and diagnosis of lower extremity peripheral artery disease, retrieved on 23 July 2020, Evidence-based Clinical Decision Support- UpToDate. https://www.uptodate.com/contents/clinical-features-and-diagnosis-of-lower-extremity-peripheral-artery-disease?search=piel%20p%C3%A1lida&source=search_result&selectedTitle=10~150&usage_type=default&display_rank=10
  • Kasper y col., Principios de medicina interna de Harrison, edición número 19, Editorial McGrawHill.
  • Hernando, Francisco J. Serrano, and Antonio Martín Conejero. "Enfermedad arterial periférica: aspectos fisiopatológicos, clínicos y terapéuticos." Revista española de cardiología 60.9 (2007): 969-982.
  • Sullivan, Kevin M., et al. "Haemoglobin adjustments to define anaemia." Tropical Medicine & International Health 13.10 (2008): 1267-1271.
  • Clarke, Lisa, and Anthony J. Dodds. "Iron deficiency anaemia: causes, symptoms and treatment." (2014).
  • da Silva, Rose MFL. "Syncope: epidemiology, etiology, and prognosis." Frontiers in physiology 5 (2014): 471.
  • Paal, Peter, et al. "Accidental hypothermia–an update." Scandinavian journal of trauma, resuscitation and emergency medicine 24.1 (2016): 111.
  • Silva, I., et al. "Raynaud phenomenon." Reviews in Vascular Medicine 4 (2016): 9-16.