Vérnix caseosa: origen, función y recomendaciones

La vérnix caseosa es una especie de crema natural de color blanco grisáceo que está presente parcialmente en la piel del recién nacido. Detallamos a continuación sus muchos beneficios.
Vérnix caseosa: origen, función y recomendaciones
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 16 septiembre, 2021.

Escrito por Ana Núnez, 16 septiembre, 2021

Última actualización: 16 septiembre, 2021

Tras el parto y al entrar en contacto inmediato con tu bebé, es muy probable que notes su piel recubierta de una capa blanquecina llamada vérnix caseosa. Se trata de una película que comienza a formarse alrededor de la semana 20 de embarazo, cuya función principal es actuar como una barrera exterior.

En el útero, protege al feto de la maceración del líquido amniótico y ayuda en las diferentes etapas de maduración de la piel. Una vez que el bebé nace, continúa favoreciéndolo, pues lo mantiene hidratado y sirve de aislante para evitar infecciones o lesiones.

Por esta razón, es comprensible que muchos centros de salud se estén decantando por posponer el baño del bebé unas horas. La prioridad está enfocada en mantener esta capa de crema natural intacta sin que sea un impedimento para el primer contacto piel a piel que defiende el parto humanizado.

¿Qué es la vérnix caseosa?

Esta capa es una especie de manto que cubrirá la delicada piel del bebé desde el último trimestre del embarazo hasta unos días después de nacido. La produce la secreción de las glándulas sebáceas y los restos de la epidermis fetal.

Está compuesta por 81 % de agua, 9 % de lípidos y 10 % de proteínas, tal como señala la investigación “Desvelando el misterio de vérnix caseosa”. El 39 % de las proteínas identificadas son componentes de la inmunidad innata y el 29 % tienen propiedades antimicrobianas.

La vérnix caseosa puede cubrir la totalidad del cuerpo del bebé, como también notarse solo en la espalda, el pecho o los pliegues. La semana en la que se encontraba la gestación para el nacimiento tiene mucho que ver, ya que hacia el final del embarazo va desapareciendo. Viceversa, mientras más pronto ocurra el alumbramiento, más cantidad tendrá el recién nacido.

Según se describe en un estudio, funciona como sistema de defensa, ya que contiene proteínas antimicrobianas que otorgan protección antifúngica e inhibición de las proteasas, así como inactivación de parásitos.

Baño del recién nacido.
El baño del recién nacido cada vez se prolonga más en el tiempo, ya que se busca mantener esta capa protectora para su desprendimiento natural.


Beneficios de la vérnix caseosa

Entre los principales beneficios de la vérnix están los de servir como protección espontánea del bebé desde el vientre de la madre hasta unos días después de nacer. Pues también es un medio de adaptación en el mundo extrauterino, lo que permite regular la temperatura.

En la vida intrauterina, esta capa cumple las siguientes funciones:

  • Al ingerir vérnix, se promueve el desarrollo del intestino del bebé por los aminoácidos que contiene.
  • Facilita el crecimiento epidérmico.
  • Tiene un efecto impermeabilizante en el feto.

A partir del nacimiento, lo más destacable es lo siguiente:

  • Es un antioxidante, puesto que contiene melanina y alfa-tocoferol (vitamina E).
  • Protege la piel del recién nacido, que carece de flora bacteriana.
  • Actúa como cicatrizante ante cualquier lesión o rasguño, ya que posee glutamina entre sus aminoácidos.
  • Mantiene humectada la piel del bebé, debido a su constitución acuosa.
  • Favorece la termorregulación en el recién nacido, en el período de adaptación a la temperatura extrauterina.

¿Cuándo debe ser el primer baño del bebé?

Sobre este punto no hay un lapso estipulado de manera oficial. Dependerá de la decisión de los padres, según las recomendaciones del pediatra.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda esperar unas seis horas. Alargar el baño promueve los beneficios de la vérnix caseosa, dando tiempo a que sea reabsorbida por la piel del bebé.

Por eso, dependerá del criterio de quien esté a cargo de la orientación familiar. Tratar de desprender la vérnix caseosa puede generar una innecesaria lesión en la piel, pues de manera natural desaparecerá pocos días después del parto. Se le puede asear cuidadosamente con una toalla húmeda para quitar los otros residuos.

Bañarlo, incluso una semana después de nacer, no traerá ningún inconveniente que comprometa la salud del bebé. Los especialistas recomiendan no iniciar la higiene hasta tanto no sea estable la temperatura. Así como bañar a los recién nacidos con jabones neutros, no con los perfumados.

Vérnix caseosa en un recién nacido.
La capa que recubre al recién nacido cumple funciones de regulación de la temperatura corporal para adaptarse al medio fuera del útero.


Retrasar el primer baño

En conclusión, no se recomienda eliminar de inmediato la vérnix caseosa como medida higiénica del bebé. Con limpiarlo de forma superficial es suficiente, sobre todo si hay manchas oscuras indicativas de restos de meconio.

Contrario al baño al que se acostumbraba para presentar al recién nacido con la madre, cada vez los estudios apuntan a que es más provechoso no hacerlo. Dejar que progrese con naturalidad este manto protector biológico para una mejor hidratación de la piel del bebé es lo ideal.

Se garantiza así una mayor posibilidad de protección ante las bacterias y, por lo tanto, una menor exposición ante el ambiente contaminante tras el parto.

Te podría interesar...
¿Cómo bañar a un bebé recién nacido?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo bañar a un bebé recién nacido?

Si estás aquí, es porque te has preguntado cómo bañar a un bebé recién nacido. Sigue leyendo y aprende a tener un momento mágico con tu bebé.