14 causas del dolor de garganta persistente

Un dolor de garganta persistente puede ser algo bastante molesto. Si bien en ocasiones puede aliviarse con remedios caseros, otras veces es necesario acudir al médico. Sigue leyendo y conoce cuáles son sus causas comunes.
14 causas del dolor de garganta persistente
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 07 febrero, 2022

Un dolor de garganta persistente, con ronquera y sensación de ardor al tragar, puede ser algo bastante incómodo y molesto. Nos impide o nos afecta al comer, hablar y hasta cantar (aunque solo seamos cantantes aficionados en la ducha).

En estos casos, se recomienda consumir bastante líquido, incluyendo sopas, tés o infusiones, chupar caramelos, hacer gárgaras (por ejemplo, con agua salada) y, eventualmente, tomar algún analgésico, como acetaminofeno o ibuprofeno.

Por otra parte, son diversas las causas por las que se puede presentar un dolor de garganta persistente. Entre estas se encuentran: la amigdalitis, la mononucleosis, las alergias, las gripes y los resfriados, fumar y otras más que veremos a continuación.

Causas del dolor de garganta persistente

Dolor de garganta persistente
Son muchas las causas del dolor de garganta persistente.

Como se mencionó, son diversas las afecciones que pueden ocasionar que un dolor de garganta se haga persistente. Entre todas las posibilidades, destacan aquellas que abordaremos a continuación.

1. Gripes y resfriados

Aun cuando hay diferencias entre gripes y resfriados, también tienen varias características en común: son enfermedades infecciosas causadas por virus. Asimismo, se contagian de forma similar y se manifiestan con síntomas respiratorios. A propósito de esto, en ambas afecciones no solo puede haber dolor de garganta persistente, sino que a menudo este es uno de los primeros síntomas.



2. Goteo postnasal

Se llama goteo postnasal a ese exceso de mucosidad que se siente en los senos nasales y fluye hacia el fondo de la nariz y por la garganta. Entonces, sentimos una necesidad de tener que tragar o carraspear todo el tiempo. A menudo, también sobrevienen accesos de tos.

Puede deberse a alguna enfermedad, como los pólipos nasales, pero también ser producto de una reacción a las bajas temperaturas, al aire reseco, al humo u a otros elementos que son irritantes o que desencadenan alergias.

Incluso, está relacionado con los cambios hormonales y hasta con las desviaciones en el septo nasal. Cuando hay goteo postnasal, el exceso de mucosidad que se drena puede causar irritación y dolor persistente en la garganta.

3. Amigdalitis

La amigdalitis es otra de las causas más frecuentes del dolor persistente en la garganta. Junto con este síntoma, se pueden presentar otros, tales como:

  • Inflamación en y alrededor de las amígdalas.
  • Dificultad para tragar.
  • Dolor al hacerlo, incluso con alimentos blandos.
  • Ronquera.
  • Dolores de cabeza.
  • Fiebre.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Presencia de pus.
  • Mal aliento.

3. Absceso en las amígdalas

Como su nombre lo da a entender, un absceso periamigdalino es una afección en las amígdalas cuyo origen es bacteriano. Se presenta cuando una amigdalitis no es tratada adecuadamente y se propaga la infección. Además, se forman bolsas de pus. Cursa con dolor de garganta persistente. Puede llegar a ser grave.

4. Mononucleosis

La mononucleosis infecciosa es causada por el virus de Epstein-Barr. Sus síntomas pueden parecerse un poco a los de una gripe o una amigdalitis, e incluyen: dolor persistente de garganta, fiebre, ganglios y amígdalas inflamadas, dolor de cabeza. Además, se presente fatiga y debilidad muscular.

5. ETS

Cuando se ha practicado sexo oral sin protección, se pueden contraer algunas enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea. Esta puede afectar los genitales y causar irritación y dolor persistente en la garganta.

6. Contaminación ambiental

En lugares con altos niveles de contaminación ambiental, hay humo producto de la combustión de los coches, procedente de fábricas o de quema de residuos, así como partículas de polvo provenientes de la industria de la construcción.

Todos estos factores pueden desencadenar diversos síntomas que incluyen la irritación de la vista y la nariz, el dolor persistente de garganta, la resequedad, la tos y la dificultad para respirar, entre otros.



7. Alergias

En las alergias, el cuerpo reacciona a ciertas sustancias llamadas alérgenos. Pueden ser elementos como el polvo, el moho y los ácaros; también, algunos alimentos, sustancias químicas y otros.

Entre los síntomas que se manifiestan en las reacciones alérgicas, debidas a sustancias que se inhalan, se tiene: estornudos, secreción nasal, tos, ardor en los ojos, inflamación, dolor de garganta persistente.

8. Fumar

Tanto el fumador activo como el pasivo, que está expuesto y también inhala el humo del cigarrillo, sufren diversas afecciones de la salud, cuyos síntomas incluyen tos y ardor de garganta, en los casos más leves. En los más graves, se presentan bronquitis, enfisema, EPOC y cáncer de pulmón o garganta.

9. Respirar por la boca

Respirar por la boca es algo que puede causar dolor de garganta persistente y recurrente. Esto suele ocurrir cuando la persona duerme. Posiblemente, se debe a una congestión nasal o a la apnea del sueño. También, puede pasar cuando se hace ejercicio a un alto nivel de intensidad, solo que un poco más leve.

10. Laringitis

El uso excesivo e inadecuado de la voz, sin el debido entrenamiento, y la acción de algún elemento irritante o una infección pueden desencadenar una laringitis. Como se sabe, en la laringe se encuentran las cuerdas vocales; razón por la cual entre sus síntomas más notorios están la ronquera o la disfonía, así como el dolor persistente de la garganta, la sensación de ardor o cosquilleo, la resequedad y la tos.

11. Cáncer de garganta

Cuando se habla de cáncer de garganta, por lo general se hace referencia tanto al de faringe como de laringe. Entre sus síntomas se cuentan la ronquera, la tos, la dificultad para tragar, la inflamación, las llagas y el dolor de garganta y de oído, entre otros.

12. Candidiasis oral

La candidiasis es producida por un hongo conocido como Candida albicans. Este se puede alojar en diversas partes de la boca, incluyendo las encías, y alcanzar incluso las amígdalas y la parte posterior de la garganta.

13. Reflujo esofágico

En la enfermedad por reflujo gastroesofágico, también conocida como ERGE, los ácidos del estómago regresan y suben por el esófago. Esto puede crear una sensación de ardor en el pecho y dolor en la garganta, así como sabor ácido o amargo en la boca.

14. Lesiones al tragar

En ocasiones, se tiene la sensación de que un objeto duro está atascado en la garganta; por ejemplo, al deglutir una pastilla grande o un trozo de pan. Es posible que tal sensación se acompañe de ardor o dolor. Puede  ocurrir cuando ya hay una enfermedad, como alguna de las referidas anteriormente, y se tiene sensibilidad en la zona.

Cómo aliviar el dolor de garganta persistente

Dolor de garganta persistente
Alivia el dolor de garganta bebiendo abundante agua o tomando miel.

El tratamiento del dolor de garganta persistente dependerá de la causa. Por ejemplo, en las amigdalitis de origen bacteriano se recetan antibióticos; en la candidiasis oral, antimicóticos; y si se debe a una alergia, antihistamínicos.

En ocasiones, se puede realizar cirugía, si hay un absceso en las amígdalas. En los casos de cáncer, se requiere de otro tipo de tratamiento, como la radioterapia o la quimioterapia.

Para reducir los síntomas asociados, otros medicamentos que también se pueden consumir son acetaminofeno o ibuprofeno para el dolor, antiinflamatorios de aplicación tópica, antiácidos para reducir el reflujo e, incluso, colutorios.

Es posible paliar los síntomas con remedios caseros, tales como:

  • Tomar abundante agua.
  • Consumir tés o infusiones, así como sopas.
  • Chupar pastillas o caramelos de menta.
  • Comer helados.
  • Hacer gárgaras con agua salada.
  • Tomar una cucharada de miel.
  • Colocar pañitos o compresas calientes alrededor del cuello.

Otras medidas que puedes tomar

  • Como complemento, puedes hacer lavados nasales con una solución salina para evitar el goteo.
  • Asimismo, puedes hacer inhalaciones o vaporizaciones.
  • Si vives en un ambiente muy seco, considera utilizar un humidificador.
  • Evita la exposición a los alérgenos.
  • Deja de fumar o evita el contacto con personas que fuman.
  • Si vives en una zona donde hay elementos contaminantes (humo, partículas), usa tapabocas al salir.
  • Abrígate bien si hace frío y usa bufanda.
  • Dale descanso a tu voz.

Cuándo consultar a un médico

Si bien es posible aliviar en casa algunos casos de dolor persistente en la garganta, es recomendable acudir al médico en alguna de las siguientes situaciones:

  • Si el dolor dura más de tres días,
  • Si se incrementa el dolor o es muy agudo,
  • Cuando hay fiebre alta (38 ˚C o más),
  • Se tienen los ganglios inflamados,
  • Hay dificultad para girar la cabeza.
Te podría interesar...
7 remedios caseros para el dolor de garganta
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 remedios caseros para el dolor de garganta

Para controlar ese incómodo dolor de garganta puedes emplear remedios caseros con propiedades antibióticas y antiinflamatorias. ¡Descúbrelos!



  • Díez J, Gómez García T, Puente Maestu L. Comorbilidades de la EPOC. Archivos de Bronconeumología. 2010; 46(11): 20-25.
  • Jenson H. Epstein-Barr Virus. Pediatr Rev. 2011; 32 (9): 375–384.
  • Jiménez Antonio C, Macías Escalada E, Díaz Esnal B. Physiopathology of obstructive sleep apnea. RCOE. 2002;  7(4): 369-374.
  • Mederos Mollineda K, Escobar Baquerizo M, Guaman Chisaguano B. Alergias respiratorias y su relación con la contaminación ambiental. Milagro, Ecuador: Universidad Estatal de Milagro, 2018.
  • Menéndez Tuñón S. Me gotea la nariz. Actualización en Medicina de Familia. 2014; 10 (3): 161-165.
  • Olmos J, Piskorz M, Vela M. Revisión sobre enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Acta Gastroenterológica Latinoamericana. 2016;  46(2): 160-172.
  • Sánchez Chóez G, Castro Sánchez J, Sánchez Castro M. Pólipos nasales: diagnostico y tratamiento. RECIAMUC. 2020; 4(1), 220-228.
  • Seva-Izquierdo I, Flores-Dorado M, Martínez-Martínez F. Automedicación previa a la indicación farmacéutica en gripe o resfriado. Vitae. 2014;  21(1): 30-37.