3 exfoliantes corporales con azúcar para combatir la piel seca

Debido a la textura del azúcar, al combinarla con otros ingredientes, conseguimos un producto apto para las pieles secas. Además, no podemos olvidar hidratarnos después de cada exfoliación.
3 exfoliantes corporales con azúcar para combatir la piel seca
Maria del Carmen Hernandez

Revisado y aprobado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 24 noviembre, 2022

Los exfoliantes corporales con azúcar son uno de los productos cosméticos de elaboración casera más populares. Se trata de fórmulas sencillas en las que se usan ingredientes habituales en muchos hogares. Además, se pueden adaptar a los gustos o requerimientos personales.

Su aplicación ayuda en la renovación natural de las células de la piel. Por este motivo, puede aliviar problemas de sequedad y mejorar su aspecto.

La sal, la avena o el azúcar pueden servir muy bien para este propósito. No obstante, este último suele ser poco agresivo. A continuación descubrimos 3 formas diferentes de usarlo.

Características de la piel seca

Cómo reducir la piel seca en el rostro

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. Sin embargo, no siempre le prestamos la debida atención. De hecho, es importante mantenerla hidratada y limpia para prevenir consecuencias graves.

Si bien la piel es un órgano más del cuerpo humano, desempeña funciones importantes. La más conocida es la de defensa frente a factores externos como los rayos ultravioleta, las bacterias o algunas sustancias químicas.

No obstante, también se encarga de regular la temperatura corporal, asegurar un correcto balance hídrico y ejercer un rol sensorial muy relevante (mediante terminaciones y receptores nerviosos).

Existen diferentes tipos de piel, cada una con características específicas y posibles afectaciones. Si bien suele venir determinada por la genética, existen otros factores que la condicionan como la edad, las agresiones externas, la humedad o la temperatura ambiental.

Si bien en algunas personas se da con mayor frecuencia, la piel seca suele ser una condición temporal. Esta debe cuidarse, ya que es más sensible a la aparición de problemas cutáneos como eccemas o infecciones.

Los signos y síntomas de este tipo de piel son variables según la causa, la edad o el estado de salud. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Sensación de tirantez y aspereza. 
  • Aparición de descamación y pequeñas grietas.
  • Falta de elasticidad.
  • Tendencia a arrugas.
  • Irritabilidad constante, enrojecimiento y picor.
  • Alergia a ciertos jabones.
  • Sensibilidad a la temperatura.

¿Para qué sirve un exfoliante?

La exfoliación es un proceso mediante el cual se eliminan las células muertas de las capas más superficiales de la piel. Su realización ayuda a manejar la piel seca y puede mejorar otros aspectos:

  • Retirar la suciedad que hay en la piel: espinillas, puntos negros y granos. 
  • Facilitar la circulación de la sangre. 
  • Elevar el nivel de oxigenación en la epidermis.
  • Mejorar la textura de la piel.
  • Ayudar a que otros tratamientos penetren con más facilidad. 

Existen diferentes métodos para llevarla a cabo y es recomendable elegirlos en función del tipo de piel. Entre las técnicas mecánicas se encuentra el uso de exfoliantes, que se pueden encontrar en el mercado o hacer en casa.

A continuación te proponemos varios exfoliantes naturales para elaborar en casa con un ingrediente principal: el azúcar. Estos te ayudarán a acabar con las impurezas y mejorar el aspecto de la piel. 

No olvides hacer una prueba en una zona pequeña para descartar alergia al producto.

1. Exfoliantes con azúcar y aceite de oliva

Azúcar y aceite de oliva

El azúcar puede brindar una apariencia fresca y juvenil a nuestra piel. El aceite de oliva, por su parte, es un hidratante natural, repara los tejidos y equilibra la oleosidad.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de azúcar (40 gramos).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 gramos).

Preparación

  • Para empezar agrega el azúcar en un recipiente.
  • Enseguida añade el aceite y mezcla durante un minuto.
  • ¡Listo! Prepárala para la ducha.

Modo de uso

  • Mientras estés en la ducha, aplica el exfoliante en todo el cuerpo.
  • Posteriormente, masajea con movimientos circulares.
  • Al final enjuaga con agua tibia.

2. Exfoliantes con azúcar y aloe vera

De acuerdo a una publicación de BioMed Research International, las propiedades regeneradoras del azúcar se complementan con el efecto calmante y cicatrizante del aloe.

Ingredientes

  • 2 o 3 cucharadas soperas de gel de aloe vera.
  • 2 cucharadas de azúcar.

Preparación

  • Mezcla el gel de aloe con el azúcar. Añade este último poco a poco. Las cantidades son variables, cuanto más azúcar más consistente quedará la combinación y más fuerte y agresiva será su acción. 
  • Las cantidades totales son variables dependiendo de la zona del cuerpo a tratar.

Modo de uso

  • Aplica en la ducha dando un suave masaje.
  • Deja actuar durante unos minutos.
  • Enjuaga con agua abundante tibia.

3. Exfoliantes con azúcar y coco

Avena y almendra

Los exfoliantes pueden personalizarse con aceites esenciales para obtener un aroma extra y aprovechar otros beneficios que estos tienen en la piel. En este caso, con la menta, obtendrás un resultado final muy refrescante y activador.

Ingredientes

  • Media taza de azúcar.
  • 1/4 de taza de aceite de coco.
  • 10 gotas de aceite esencial de menta.

Preparación

  • Coloca el azúcar, el aceite de coco y la esencia de menta en un cuenco o recipiente adecuado.
  • Si la temperatura ambiente es fría y el aceite de coco está solidificado, se puede calentar al baño maría para que sea más fácil la elaboración del exfoliante.

Modo de uso

  • Aplica sobre las partes del cuerpo a tratar con un suave masaje. 
  • Enjuaga con agua tibia. 

Qué más debes saber acerca de los exfoliantes con azúcar y su aplicación

El uso de exfoliantes elaborados con azúcar se considera seguro para la mayoría de personas. Sin embargo, American Academy of Dermatology Association recomienda tener en cuenta una serie de consejos para hacerlo de forma fiable y sin riesgos.

La textura áspera de los cristales del azúcar pueden ser un poco irritantes. Así que no se aconseja la utilización en áreas irritadas, con erupciones, quemaduras solares y heridas o cortes abiertos.

La mejor forma de ponerlo en práctica es mediante un masaje suave, con movimientos circulares pequeños. Estos pueden durar unos 30 segundos.

Después de su aplicación los productos se retiran con agua tibia, nunca caliente. Acto seguido es imprescindible usar cremas, aceites o lociones hidratantes.

Si bien la exfoliación es una técnica positiva para mejorar la piel seca, no se puede abusar de ella. Una vez a la semana o cada dos veces al mes podría ser suficiente. De lo contrario podría afectarse la integridad de la barrera natural de protección y padecer descamación o rojez más intensos.

Para preparar estas elaboraciones caseras se puede usar azúcar blanco o moreno. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuanto más gruesos sean los granos, más fuerte y agresiva resultará la exfoliación.

Las personas con la piel muy sensible, con rosácea, eccemas o problemas inflamatorios de la piel no deberían usar exfoliantes. Tampoco aquellas que tomen medicamentos para el acné.

En general, lo más recomendable es consultar con un dermatólogo ante un problema de sequedad para optar por el mejor método de tratamiento.

Cómo completar el tratamiento de la piel seca

Para empezar a tratar una piel seca es importante la higiene diaria, ya que hay que eliminar las impurezas que se forman por la contaminación, sudor, sebo y gérmenes.

Es necesario emplear productos suaves y que contengan ingredientes hidratantes. Cuidado con el exceso de químicos, ya que podrían resultar contraproducentes. Por ello se recomienda el uso de productos orgánicos.

Además, se recomienda hacer duchas cortas y con agua tibia para evitar la pérdida de grasa cutánea. 

La aplicación posterior de humectantes forma una capa «selladora» en la piel que retiene la humedad. Por ende, las cremas o aceites deben aplicarse por lo menos una vez al día, y siempre después de la ducha.

Estas medidas se deben combinar con una serie de hábitos diarios que son muy positivos para cuidar las pieles secas:

  • Vestir ropa y tejidos suaves para la piel como el algodón o la seda. Asimismo, se recomienda lavar la ropa con detergentes que no tengan colorantes ni perfumes.
  • Mantener el ambiente húmedo con la ayuda de un humidificador si es necesario. También es preferible evitar los cambios de temperatura bruscos.
  • Usar protector solar todos los días.
  • Mantener una correcta hidratación, y el agua es la mejor bebida para conseguirlo. Además, en la dieta no pueden faltar las frutas, las verduras y las grasas de fuentes saludables.
  • Disminuir el consumo de alcohol y tabaco.
  • Realizar actividad física y mantener el estrés bajo control. 

Si padeces sequedad en la piel, prueba estos exfoliantes con azúcar

Exfoliar la piel cada 15 días puede ayudar a mejorar su aspecto cuando se padece piel seca de forma ocasional o regular.

Es un cosmético que se puede elaborar en casa de forma sencilla y con pocos ingredientes. Sin embargo, antes de usarlo siempre es aconsejable consultar con un especialista ante cualquier duda acerca de su aplicación y consecuencias.

Te podría interesar...
5 recetas para tratar la piel seca en las diferentes partes del cuerpo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 recetas para tratar la piel seca en las diferentes partes del cuerpo

Puedes tratar la piel seca con algunas recetas de origen natural. Son mucho más económicas y tan efectivas como los productos convencionales.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.