4 razones por las cuales no debes dejar de bailar

Más allá de los beneficios que aporta en el plano físico, bailar también puede ser muy adecuado para cuidar de la memoria, e incluso para favorecer diferentes conexiones hormonales. Conoce por qué es una actividad tan recomendada.
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 26 Septiembre, 2020.

Escrito por Katherine Flórez, 15 Agosto, 2017

Última actualización: 27 Enero, 2021

Bailar es una de esas actividades que nos hacen sentir completamente vivos. ¿Quién no ha experimentado la inmensa alegría que transmite un buen paso en una pista o en una clase de baile? ¡E incluso en casa o en el baño!

No importa si este ejercicio se realiza completamente solo o con compañía. Bailar es un verdadero sinónimo de diversión y armonía entre el cuerpo y el lugar donde nos disponemos a danzar. Además, como vamos a explicar a continuación, es sumamente beneficioso para la salud.

El baile llega a todos los rincones

El baile representa al ser humano en todo su esplendor, desde pequeños hasta mayores. Llega a todos los rincones del mundo, con las peculiaridades y características que distinguen a cada uno del de otros lugares.

Este método de expresión corporal es considerado como una actividad cultural y social arraigada al ser humano desde tiempos inmemorables. De hecho, los primeros pobladores del mundo se apoyaban en la danza para realizar diversos rituales.

El baile ha evolucionado a través de la historia para convertirse en lo que es ahora. No obstante, gracias a la globalización y otro tipo de acontecimientos, todas sus variables pueden practicarse según los gustos de cada persona.

¿Por qué no debemos dejar de bailar?

Lo divertido del baile es practicarlo, vivirlo en carne propia. Sin embargo, no está de más saber por qué lo hacemos, más allá de la diversión y la alegría que produce, y qué consecuencias positivas conlleva para el organismo.

1. El corazón sale fortalecido

Una de las actividades físicas más recomendadas por los profesionales médicos es el baile. Realizar esfuerzos físicos es sumamente importante para el bienestar del organismo, debido al incremento del ritmo cardiaco.

Con el paso del tiempo, los diversos sistemas del organismo comienzan a perder eficiencia y funcionalidad; esto ocurre, por ejemplo, con el sistema cardiovascular. No obstante, según un estudio publicado en Journal of Aging and Physical Activity, bailar contribuye a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, entre muchos otros beneficios.

Según los especialistas de la Organización Mundial de la Salud, para obtener beneficios para la salud con el ejercicio físico —como el baile—, bastan 30 minutos tres veces por semana, aunque es más recomendable que sean cinco. En este caso, todo depende de qué tan intensa sea la actividad realizada.

Bailar

Realizar este ejercicio de forma regular contribuye en la prevención de enfermedades coronarias y periféricas. Por otra parte, también ayuda a fortalecer las arterias y venas. Además, al mejorar el estado de este sistema, la oxigenación del organismo en general se favorece considerablemente.

Una publicación de la Fundación Española del Corazón explica que el componente cardiorrespiratorio es el factor más importante para determinar la forma física de una persona. Además, a este se le suman otros como la capacidad aeróbica, la fuerza y resistencia muscular, la flexibilidad y la composición corporal.

2. Mejora la memoria

Los problemas de memoria comienzan a hacerse visibles con el paso del tiempo, y también por los malos hábitos. Por eso, deben ponerse en práctica actividades que prevengan estos efectos nocivos. Una de ellas es el ejercicio físico, y el baile aparece entre las alternativas.

No solo por el incremento de la oxigenación, sino por la diversión que este ofrece, el baile es una buena forma de proteger la salud del cerebro. De acuerdo con una investigación que publicó Frontiers in Aging Neuroscience, el baile ayuda a mejorar ciertas áreas del cerebro relacionadas con la memoria espacial, importantes para aprender las coreografías, por ejemplo.

Mejora la memoria

3. Bailar contrarresta el estrés

Para despejar cualquier duda, basta con observar la actitud y el rostro de aquellas personas que lo practican con regularidad. La música presente en cada danza invita al ser humano a moverse.

Además, cada movimiento se encarga de estimular la función hormonal, específicamente de las endorfinas y la serotonina, las cuales favorecen la felicidad. Este es un efecto relativo al ejercicio físico en general, según detalla un estudio publicado en Sports Medicine.

Las endorfinas y la serotonina están relacionadas con las emociones de una persona —la ansiedad, intranquilidad e ira, entre otras—, así como con su estado de ánimo. Los niveles de serotonina disminuyen con el estrés, y es por eso que es importante potenciar su sintetización a través del ejercicio.

4. Ayuda a las capacidades físicas

Las capacidades físicas son un pilar importante en el desarrollo humano, y son determinantes desde el nacimiento. El problema es que algunas de ellas comienzan a perderse con el envejecimiento.

Ayuda a las capacidades físicas

¿Cuáles son estas capacidades? De acuerdo con una publicación de la Revista de Investigación Cuerpo, Cultura y Movimiento, podemos diferenciar dos tipos de capacidades físicas.

El primer grupo está compuesto por las capacidades condicionales: fuerza, velocidad, resistencia, flexibilidad; y el otro, por las coordinativas: ritmo, adaptación, equilibrio, orientación, sincronización, reacción, diferenciación.

Según una investigación que publicó el Journal of Aging and Physical Activity, bailar con regularidad favorece todas estas capacidades durante la adultez mayor, pero en especial el equilibrio, fuerza, orientación y flexibilidad. Estas consecuencias positivas para el organismo podrían replicarse también en otras etapas de la vida.

Bailar es siempre una elección favorable para la salud

Con todo lo anterior, queda claro que bailar es un tipo de actividad física que repercute de manera muy positiva en la calidad de vida y en la prevención de enfermedades a futuro. Además, otra de sus ventajas es que hay muchos estilos y son aptos para todo tipo de personas.

Todo dependerá, claro está, del tipo de baile practicado. Lo mejor es que los pruebes todos y elijas cuál te gusta más y con cuál notas más beneficios.



  • Keogh, J. W. L., Kilding, A., Pidgeon, P., Ashley, L., & Gillis, D. (2009). Physical benefits of dancing for healthy older adults: A review. Journal of Aging and Physical Activity. Human Kinetics Publishers Inc. https://doi.org/10.1123/japa.17.4.479
  • Quiroga Murcia, C., Kreutz, G., Clift, S., & Bongard, S. (2010). Shall we dance? An exploration of the perceived benefits of dancing on well-being. Arts & Health, 2(2), 149–163. https://doi.org/10.1080/17533010903488582
  • Merom, D., Grunseit, A., Eramudugolla, R., Jefferis, B., Mcneill, J., & Anstey, K. J. (2016). Cognitive benefits of social dancing and walking in old age: The dancing mind randomized controlled trial. Frontiers in Aging Neuroscience, 8(FEB). https://doi.org/10.3389/fnagi.2016.00026
  • Marich, J., & Howell, T. (2015). Dancing mindfulness: A phenomenological investigation of the emerging practice. Explore, 11(5), 346–356. https://doi.org/10.1016/j.explore.2015.07.001
  • Keogh, Justin & Kilding, Andrew & Pidgeon, Philippa & Ashley, Linda & Gillis, Dawn. (2009). Physical Benefits of Dancing for Healthy Older Adults: A Review. Journal of aging and physical activity. 17. 479-500. 10.1123/japa.17.4.479.