5 posturas sexuales en la ducha

20 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
El baño puede convertirse en el lugar más erótico de la casa, si la pareja deja volar su imaginación y derriba las barreras de la vergüenza en las relaciones sexuales. Conoce las posturas más excitantes para tener un encuentro inolvidable.

Algunos tal vez ya hayan añadido la ducha a la lista de lugares para tener sexo dentro de la casa. Otros, por su parte, se conforman con ver esas escenas en las películas. Tanto los que lo practican a menudo como los que quieren probar cosas nuevas, deben saber que esta práctica tiene varias posturas para lograr un nivel de placer sumamente elevado.

Está claro que las posiciones sexuales en la ducha no son aptas para los más tímidos, ya que no hay opción para ocultar zonas corporales o imperfecciones. Se trata de una manera de hacer el amor con plena entrega y confianza. Para disfrutarlo como se debe, te mostramos 5 posturas que te ayudarán a alcanzar el clímax en pareja. ¡Conócelas!

Posturas sexuales en la ducha que puedes hacer a partir de hoy

Hay días en los que entregarse al sexo en la cama se hace tedioso, ya sea por las condiciones climáticas o la invasión de niños en la habitación. O, simplemente, porque ya se torna aburrido. Entonces, ¿por qué no probar otro lugar para dejar volar la imaginación? A continuación, detallamos 5 posturas sexuales que puedes hacer en la ducha.

1. El lobo

Posturas sexuales la ducha: el lobo

Para realizar esta postura, ambos deben estar de pie bajo la ducha. Ella se coloca de espaldas, delante de él. Al momento de iniciar la penetración, las opciones son que la mujer sea quien una los genitales. Asimismo, ella puede tirar su torso hacia adelante para facilitar la acción. Mientras tanto, pueden utilizar jabón, esponjas u otros elementos para acariciarse.

Quizás te pueda interesar: 4 posturas para practicar sexo con la regla

2. En su regazo

Esta posición es, literalmente, de película. Ella se cuelga del cuello de su pareja rodeándolo con sus piernas. Está claro que el hombre necesita fuerza y equilibrio para no terminar lesionado. En esta posición se pueden sumar besos apasionados en el rostro. Además, la penetración es más profunda y las sensaciones son extremas.

3. Sentados

Sexo en la ducha

A veces, sumar elementos también ayuda a la diversión. Un asiento dentro de la ducha puede convertirse en protagonista de una gran escena de pasión. La mujer se sienta sobre su pareja y los juegos son interminables. Además, de esta manera, los riesgos de caerse disminuyen.

4. El perrito

El perrito es una de las posturas sexuales preferidas por los hombres, aunque en la ducha tiene un gran encanto, puesto que el agua cae como lluvia sobre los amantes. ¿Querías un encuentro más romántico?

La mujer se apoya sobre sus manos y rodillas (como si estuviese a 4 patas), mientras que el hombre se queda de pie y la penetra a sus espaldas. Él puede tomar a su compañera por la cadera con ambas manos y guiar el ritmo mientras se lleva a cabo la penetración.

5. Pierna arriba

Hacer el amor en la ducha

Si la mujer tiene suficiente flexibilidad, esta postura sexual le permitirá llegar al éxtasis total. Parada contra la pared de la ducha, eleva la pierna hacia el hombro de su amado. Él, de frente, hará su trabajo suavemente, mientras ella se toma de su cuello para tener más equilibrio.

Lee también: 6 posiciones sexuales más excitantes y placenteras

Ventajas de las posturas sexuales en la ducha

Hacer el amor bajo el agua es una experiencia gratificante en la que los cuerpos de los amantes están al descubierto. Esto hace que el encuentro sea aún más sensual y se experimente un placer mayor. Adicional a esto, estas son otras ventajas de tener sexo en la ducha.

  • Es una buena opción para aumentar la confianza en la pareja. Ambos se encuentran en su estado más natural y puro. Además, dependen del otro en la mayoría de las posturas para no lastimarse.
  • También hay espacio para la diversión. Si es la primera vez que lo hacen o si van a experimentar con una de las posturas mencionadas en la lista anterior, esta situación puede generar algunas risas y momentos divertidos en pareja. Claro está, el placer viene después.
  • Incentiva la creatividad. Es un buen ejercicio para poner a trabajar la imaginación. Si bien, existen muchas posturas sexuales en la ducha que se conocen, en ese momento se comienza a improvisar.
  • Las posturas sexuales en la ducha se adaptan a las condiciones físicas de cada uno. Las pueden modificar e, incluso, crear nuevas. Lo esencial es animarse a conocer nuevas formas de amar, sin dejar de lado el cuidado personal y tomando las medidas necesarias para la seguridad íntegra de ambos mientras se entregan al placer.
  • Sea el lugar que sea: ducha o bañera, hay juguetes sexuales que pueden agregarse a la experiencia. Depende de cada pareja cómo y cuándo ir por un poco más.

El sexo es una fuente de placer en todos los ambientes. Las posturas sexuales indicadas para cada uno son aquellas que los hacen sentir cómodos y felices. Para poder identificarlas hay que experimentar sin miedos. Un último consejo: no olvides practicar sexo oral en la ducha. Es realmente una manera muy higiénica de ejercerlo.