7 remedios para limpiar tus pulmones tras dejar de fumar

Después de fumar el último cigarrillo, tu cuerpo comienza a recuperarse del daño que le ha dejado el tabaco. Con una buena alimentación, ejercicios y deliciosas tazas de té puedes ayudar a tus pulmones a limpiarse.
7 remedios para limpiar tus pulmones tras dejar de fumar
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Escrito por Thady Carabaño

Última actualización: 25 julio, 2022

Si ya lograste apagar tu último cigarrillo sin caer en la tentación de prender uno nuevo, lo primero que debemos decirte es: ¡Felicidades! Ahora la meta será limpiar tus pulmones tras dejar de fumar.

Desde el primer cigarrillo y hasta la última cajetilla que ha fumado, tu organismo padeció un deterioro lento y progresivo en muchos sentidos. Los pulmones, por supuesto, han sido afectados de forma especial por la nicotina y demás agentes tóxicos que contiene el cigarrillo.

Así que, aplaudimos tu esfuerzo por ese gran logro en beneficio de tu salud y la de tus seres más cercanos. Y te invitamos a seguir leyendo algunas recomendaciones que te ayudarán a progresar de manera satisfactoria.

Nunca es tarde para dejar de fumar

El cigarrillo no solo daña el sistema respiratorio, sino también pone en riesgo todo el organismo. Sin embargo, al dejar de fumar el cuerpo comienza la recuperación casi de inmediato.

A los 20 minutos después del último cigarrillo, la presión arterial y el ritmo cardíaco comienzan a recuperar la normalidad. A las 8 horas, el nivel de nicotina en la sangre disminuye en más del 90 %; y a las 12 horas, se elimina el exceso de monóxido de carbono de los pulmones y se recuperan los niveles de oxígeno.

Haber fumado toda una vida no es excusa para seguir fumando. Un estudio realizado en Alemania encontró que fumadores de hasta 70 años se beneficiaban al dejar el cigarrillo. A pesar de la edad, los riesgos a sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral disminuían en un 40 % después de 5 años de haber dejado de fumar.

Abandonar este hábito es muy positivo para el organismo. No te engañes con los cigarrillos electrónicos: son solo un paliativo para disminuir el humo y el olor, pero las toxinas siguen dañando tu organismo.

Puedes limpiar los pulmones tras dejar de fumar con las recomendaciones que te dejamos a continuación.

¿Qué daños causa el tabaco en los pulmones?

Los efectos nocivos del tabaco en los pulmones vienen producidos por distintos mecanismos y causan daño pulmonar e inflamación. Entre otros, se ven afectados los cilios, las vías respiratorias de gran calibre y las células del pulmón.

Se conocen cerca de 100 sustancias nocivas en el humo del tabaco que pueden ser tóxicas. Las más perjudiciales son la acroleina, los compuestos oxidantes, el óxido de nitrógeno, el cadmio y el cianuro.

Como consecuencia de su inhalación, se ha relacionado el tabaquismo con el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o la bronquitis crónica. Además, también aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer: pulmón, garganta, esófago, boca, estómago o páncreas.

Como se ha comentado, dejar de fumar conlleva beneficios tanto a corto como a largo plazo. De forma progresiva disminuyen la tos y la producción de flemas, mejora la respiración y la capacidad de hacer esfuerzos. Pero además también aumentan la calidad y la esperanza de vida.

Cómo limpiar tus pulmones tras dejar de fumar

A partir de la segunda semana después de apagar el último cigarrillo arrecian los molestos síntomas de abstinencia. Después de la cuarta semana, tienden a desaparecer, mientras tu función pulmonar comienza a mejorar. Para limpiar tus pulmones tras dejar de fumar apunta los siguientes consejos.

1. Aumenta el consumo de antocianinas

Los flavonoides son una amplia gama de fitonutrientes presentes en las frutas y vegetales. Son reconocidos por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. La inflamación está presente en todas las enfermedades pulmonares y su inhibición podría mejorar mucho la función pulmonar.

Dentro del grupo se encuentran las antocianinas, que son muy efectivas para disminuir la mucosidad de las vías respiratorias. Estas se concentran en los vegetales y bayas de color rojo, azul y morado.

El alto consumo de flavonoides en general, y de las antocianinas en particular, está asociado con la reducción del deterioro pulmonar, tanto en los no fumadores como entre los que han dejado de fumar. También ayudan a aliviar síntomas no físicos como la ansiedad, que aparecen tras dejar de fumar.

Incorpora en tu dieta alimentos que te aporten estos flavonoides como:

  • Fresas.
  • Cerezas.
  • Arándanos.
  • Frambuesas.
  • Ciruelas.
  • Moras azules.
  • Grosellas negras.
  • Col morada.
  • Papa morada.

2. Mantente hidratado

Es importante beber mucho líquido para mantener los pulmones hidratados y ayudar en la eliminación de la mucosidad. Una de las bebidas más recomendables es el agua, así como los caldos, sopas o infusiones calientes.

3. Para ayudar a limpiar tus pulmones tras dejar de fumar, suma vitaminas a tu alimentación

Para limpiar tus pulmones tras dejar de fumar tienes que incrementar el consumo de vitaminas. Estas beneficiarán la recuperación de tu sistema inmunitario para que puedas prevenir enfermedades infecciosas de las vías respiratorias.

  • Puedes encontrar vitaminas A y C en los cítricos.
  • Los beta-carotenos que se encuentran en las frutas y verduras de color naranja, ayudan a bajar los riesgos de contraer infecciones respiratorias.
Dieta mediterránea.

Nota: Aunque la mejor fuente de vitaminas proviene de los alimentos, si estás en la etapa de recuperación por los daños que dejó el consumo de cigarrillos, es buena idea recurrir a los suplementos alimenticios.

4. Ejercita tu capacidad respiratoria

Después de dejar el cigarrillo, el exfumador comienza a experimentar un aumento de la tos. Mientras fumaba, los capilares que rodean los bronquios, los cilios, se paralizaban y dejaban de cumplir su función de eliminar la mucosidad. Apenas a las dos semanas de dejar de fumar, los cilios comienzan a crecer de nuevo y empiezan a hacer su trabajo. Por eso aparece la tos.

Para poder eliminar esa mucosidad y limpiar tus pulmones tras dejar de fumar es necesario hacer actividades que te permitan ejercitar y aumentar tu capacidad respiratoria. El yoga y la natación son dos ejercicios fundamentales.

Si has tenido un estilo de vida más sedentario, también puedes comenzar con rutinas de caminatas en las que aceleras el ritmo por intervalos breves.

5. Descubre las bondades del té

Un estudio publicado en marzo de 2018 por la Sociedad Americana de Química descubrió que en las hojas de té pueden encontrarse nanopartículas que ayudan al sistema inmune a luchar frente las células de cáncer de pulmón.

Del mismo modo, otros datos muestran que el consumo frecuente de té verde se asocia con un riesgo reducido de sufrir enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 mililitros).
  • 1 cucharada de hierba de té verde (15 gramos).
  • 1 cucharada de hojas de hierbas expectorantes (flor de sauco, hinojo, mejorana, malva, llantén, anís o eucalipto) (15 gramos).
  • Miel de abejas (opcional) (al gusto).

Preparación

  • Hierve el agua y agrega las dos hierbas seleccionadas.
  • Tapa la olla y aparta del fuego.
  • Agrega la miel. Esta no solo endulza, sino que también potencia las propiedades expectorantes de este té.
  • Toma dos o tres veces al día para ayudar a tus pulmones a limpiar la mucosidad acumulada.

6. Terapia de vapor

El aire seco y frío puede resecar las membranas de los pulmones. En cambio la humedad y el calor que aporta el vapor al aire puede ayudar a respirar mejor, aflojar la mucosidad y facilitar su eliminación.

La terapia de vapor consiste en inhalar el vapor de agua para con el fin de mejorar la salud pulmonar. El alivio obtenido puede ser inmediato y facilita en gran medida la respiración.

Se puede hacer en casa de forma segura inhalando los vapores que emergen tras calentar agua en un cazo. A esta se le pueden añadir unas hojas de eucalipto para mejorar su efectividad. 

Es importante tener mucho cuidado al aproximar la cara para no quemarse con el calor del vapor. Asimismo antes de hacer la inhalación es imprescindible sacar el recipiente con el agua caliente del fuego.

7. Evitar otros contaminantes

Aunque puede parecer una obviedad, no queremos dejar de comentar la importancia de la calidad del aire en la recuperación de la capacidad pulmonar tras dejar de fumar.

Los tóxicos que contiene el tabaco no son los únicos que pueden dañar los pulmones y dificultar la respiración. Estudios recientes en animales han encontrado que el aire filtrado disminuye la producción de moco.

Por este motivo es importante evitar (en la medida de lo posible) el humo de otros fumadores, el moho, el polvo y todo tipo de gases tóxicos. También puede ser positivo el uso de una mascarilla adecuada en los días de muy mala calidad del aire o para manejar productos de limpieza agresivos.

Además es aconsejable no realizar ejercicio físico al aire libre en lugares con mucho tráfico. Cuando se practica deporte se respira más profundo y los pulmones se ensanchan. De este modo el contacto con los elementos nocivos del aire aumenta y el perjuicio es mayor.

Sigue estas recomendaciones para ayudar a limpiar tus pulmones tras dejar de fumar

Dejar de fumar es una decisión importante y resulta clave para mejorar tu salud en general. Una vez abandonado el hábito, los pulmones tienen sus propios mecanismos reparadores que se ponen en marcha de forma inmediata. Eso sí, la velocidad a la que sanan dependerá del tiempo que se haya fumado y del daño sufrido.

Estas funciones de reparación se pueden apoyar con algunas recomendaciones basadas en la dieta, el ejercicio y la hidratación. Además, es importante evitar la contaminación en la medida de lo posible, pues representa otro gran enemigo de la salud pulmonar.

Del mismo modo existen algunas técnicas para ayudar a expulsar la mucosidad, como el control de la tos, el uso de purificadores y humidificadores de aire en el hogar o algunas terapias manuales.

No dudes en consultar con tu médico cuáles son las mejores opciones para mejorar tu salud al dejar de fumar.



  • Chan-Mo Oh, In-Hwan Oh, et al. Consuming green tea at least twice each day is associated with reduced odds of chronic obstructive lung disease in middle-aged and older korean adults. The Journal of Nutrition. Enero 2018. 148 (1).
  • Díez Piña, J. M., Fernández Aceñero, M. J., Álvaro Álvarez, D., Pérez Rojo, R., Bilbao-Goyoaga Arenas, T., & Flórez Horcajada, A. (2010). Spirometric lung age: Before and after smoking cessation. Revista de Patologia Respiratoria. https://doi.org/10.1016/S1576-9895(10)70014-X
  • Ellis, H. (2011). The lungs. Anaesthesia and Intensive Care Medicine. https://doi.org/10.1016/j.mpaic.2011.08.007.
  • Fundación Europea del Pulmón. Tabaquismo y pulmones. Noviembre 2021.
  • Instituto Nacional del Cáncer. Consumo de cigarrillo: riesgos para la salud y cómo dejar de fumar. U. S. Department of Health and Human Services. Mayo 2021.
  • Lago J. H, Toledo-Arruda A. C, et al. Structure-activity association of flavonoids in lung diseases. Molecules. Marzo 2014. 19 (3): 3570-35-95.
  • Müezzinler A, Gellert C, et al. Impact of smoking and smoking cessation on cardiovascular events and mortality among older adults: meta-analysis of individual data from prospective cohort studies of the CHANCES consortium. BMJ. 2015; 350.
  • Shivaji K, Mani S, et al. Green-synthesis-derived cds quantum dots using tea leaf extract: antimicrobial, bio imaging and therapeutic applications in lung cancer cells. ACS App. Nano Mater. 2018. 1 (4): 1683-1693.
  • Wu, D., Yang, T., Cottrell, R. R., Zhou, H., Yang, X. Y., & Zhang, Y. (2015). The effects of tobacco-related health-warning images on intention to quit smoking among urban Chinese smokers. Health Education Journal. https://doi.org/10.1177/0017896914535377.
  • Wu Ch-W, Yau T, et al. Long-term sequelae of smoking and cessation in spontaneously hypertensive rats. Toxicologic Pathology. Abril 2020. 48 (3): 422-436.