13 remedios caseros para tratar la disfunción eréctil

Incluir algunos alimentos y remedios caseros en la rutina, como la miel y el jugo de granada, puede ser una buena práctica para combatir la disfunción eréctil. Te contamos más alternativas y otros consejos útiles.
13 remedios caseros para tratar la disfunción eréctil
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 09 mayo, 2024

La disfunción eréctil trae consecuencias tanto físicas como psicológicas y provoca cambios en la dinámica de pareja. Al menos la mitad de los hombres mayores de 40 años tienen problemas de erección. Aunque hay distintos métodos convencionales disponibles, muchos deciden probar remedios caseros.

Desde suplementos naturales hasta ginseng o miel, son múltiples las alternativas a los fármacos vasodilatadores. Hacer cambios en la rutina diaria y poner en práctica estos remedios caseros puede resultar útil en el tratamiento de la impotencia sexual. A continuación, te contamos las estrategias más usadas. ¡Sigue leyendo!

Remedios caseros para la impotencia sexual

La disfunción eréctil es la incapacidad de obtener o mantener una erección para una relación sexual satisfactoria. Este trastorno sexual puede afectar a hombres de cualquier edad, aunque es más frecuente en mayores de 40 años, según StatPearls.

El envejecimiento, obesidad, tabaquismo, diabetes, estrés, depresión, hipertensión, problemas vasculares, traumatismos pélvicos y el uso de medicamentos son algunas causas. Dependiendo de ello, existen diferentes terapias, desde cambio de hábitos, consumo de fármacos, o incluso cirugías. Por eso es importante asistir con un médico para que evalúe la situación.

Como complemento del tratamiento principal, o para los casos leves, estos remedios caseros y suplementos pueden ser beneficiosos para tratar la disfunción eréctil. Si tienes dudas, no olvides consultar con un médico.

1. Raíz de maca

La maca es un tubérculo originario de Perú. Uno de sus beneficios es mantener la buena salud sexual del hombre y la mujer. Es conocida como un afrodisiaco natural para mejorar el deseo sexual, incrementar la calidad del semen y favorecer la salud mental.

Una revisión publicada en la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública detalla que la maca puede tener efectos sobre la disfunción eréctil leve. Además, la maca negra puede mejorar la producción de espermatozoides y la resistencia física. A pesar de esto, la evidencia es limitada.

¿Cómo consumirla?

La maca forma parte de distintos suplementos alimenticios, aunque también puedes conseguirla en formato de harina o cápsulas. Es seguro consumir hasta 3 gramos diarios por un máximo de cuatro meses.



2. L-arginina

Este aminoácido actúa como vasodilatador, por lo que aumenta el diámetro de los vasos sanguíneos. De este modo, puede favorecer la erección. Un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine detalla que su uso en forma de suplemento puede ser efectivo para tratar la disfunción eréctil leve a moderada.

En general, la L-arginina se considera un complemento seguro, aunque no debería usarse si se toman medicamentos para la presión arterial, anticoagulantes, diuréticos y antidiabéticos o si se padece una enfermedad renal. Sus efectos oscilan entre ligeros y moderados.

¿Cómo usarla?

Suele indicarse la toma como suplemento alimentario de entre 2.5 y 5 gramos por un máximo de 18 meses. Sin embargo, siempre es recomendable consultar con un médico antes.

No la consumas si tienes problemas estomacales o presión arterial baja.

3. Ginkgo biloba

La principal virtud del ginkgo biloba es la capacidad de aumentar el flujo sanguíneo genital. Este efecto se generaría por la inhibición de la activación de las plaquetas y podría tener un efecto positivo en la función sexual. Por este motivo, el ginkgo biloba se receta como una posible solución para la erección débil.

Muchos suplementos naturales para la disfunción eréctil utilizan este extracto en su composición, aunque los estudios muestran efectos contradictorios. Por eso, es mejor consultar con un médico.

¿Cómo consumirlo?

Está disponible en extracto, cápsulas o suplementos dietarios. Se suele recomendar una dosis de entre 60 a 240 miligramos por un máximo de 6 meses, aunque un médico debe indicar la cantidad adecuada. No lo consumas si tienes trastornos hemorrágicos o padeces convulsiones y controla el nivel de azúcar en sangre si tienes diabetes.

Existe la posibilidad de que aparezcan efectos secundarios tras su consumo, como malestares digestivos, hemorragias o convulsiones. En tal caso, suspende su uso de inmediato.

4. Avena silvestre

Otro de los remedios caseros recomendados para tratar la disfunción eréctil es la avena silvestre. Esta variedad de avena aporta saponinas esteroides que modulan el equilibrio hormonal y podrían aumentar la testosterona, como detalla un estudio en Translational Andrology and Urology.

En líneas generales, la avena puede ayudar de dos maneras complementarias. Por un lado, combate trastornos como el estrés y la ansiedad. Por el otro, aporta una gran cantidad de energía y vitalidad, sin estimular en exceso.

¿Cómo consumirla?

Lo ideal es consumir la semilla cocida con frecuencia durante los desayunos o cenas. También se puede moler para elaborar harina y emplearla en todas las formas en que se usa la avena tradicional. Para mejores resultados, agrega miel a su preparación.

5. Miel

La combinación de miel de abeja y canela es un antiguo remedio para abordar diferentes síntomas. Un estudio publicado en Heliyon señala que la miel aumentaría el nivel de testosterona sérica en los hombres. Los niveles altos de esta hormona pueden favorecer la excitación sexual y mejorar la disfunción eréctil.

¿Cómo consumirla?

Puedes agregar miel a tus preparaciones, pero evítala si tienes diabetes o tomas anticoagulantes. También, unirla con canela o jengibre para aprovechar los beneficios energéticos de estos ingredientes.

Para hacer una preparación natural con efectos afrodisiacos, mezcla 5 cucharadas de miel de abeja y 5 cucharadas de canela de Ceilán. Conserva en un frasco de vidrio cerrado. Toma media cucharada antes de cada comida.

6. Zinc

Llevar una dieta saludable puede ser clave en la mejora de los síntomas de disfunción eréctil. En particular, el zinc es un nutriente que juega un papel importante en la buena función sexual del hombre.

Esto se debe a que el zinc interviene en la capacidad del cuerpo para formar testosterona. Por eso, en caso de deficiencia de zinc, incorporarlo tendría efectos en la función eréctil, según el World Journal of Nephrology. Sin embargo, los estudios son contradictorios, por lo que es mejor consultar con un médico.

¿Cómo incorporarlo?

Los alimentos ricos en este oligoelemento, como carnes, mariscos, frijoles, nueces, cereales integrales, huevos y lácteos, pueden ser beneficiosos como remedios caseros para apoyar el tratamiento de la disfunción eréctil.

Es posible consumir suplementos nutricionales que lo contengan. Se recomiendan 11 miligramos diarios y tener precaución si se toman medicamentos, porque podría disminuir su efecto.

Dosis muy altas de zinc podrían causar dolor de estómago y vómitos, entre otros síntomas. Suspende de inmediato en tal caso.

7. Rhodiola rosea

La Rhodiola rosea, conocida como «raíz dorada», es una planta con usos medicinales milenarios. Es rica en vitaminas, taninos y antioxidantes.

Mantiene la salud del sistema nervioso y ayudaría a combatir la fatiga, el estrés y la ansiedad, así como detalla un estudio en Molecules. Dada esta función, puede ayudar en el tratamiento de la disfunción eréctil de origen psicológico.

¿Cómo usarla?

Es posible encontrarla en extractos, cápsulas o a través de suplementos que la contengan. Se recomienda de 100 a 600 miligramos diarios por un máximo de 12 semanas.

Evítala si tienes alguna enfermedad autoinmune y úsala con precaución si tomas medicamentos.

8. Ginseng

El ginseng es otro de los remedios caseros para ayudar a tratar la impotencia sexual. Entre sus beneficios más reconocidos se encuentra un ligero efecto sobre la disfunción eréctil, como indica la Biblioteca Cochrane.

Las mejoras en la actividad sexual se dan gracias a la cantidad de ginsenósidos, que tienen un efecto similar a la testosterona en el organismo. Debido a los efectos vasodilatadores de esta planta, se emplea también para la eyaculación precoz.

¿Cómo consumirla?

Su consumo hasta por 3 meses no suele traer efectos adversos, como sí puede suceder con otros remedios caseros para la disfunción eréctil. Puedes consumir un máximo de 3 gramos diarios. Para ingerir esta raíz en forma de infusión, incorpora trozos en una taza de agua caliente. Deja que repose por 5 minutos antes de colar y beber.

No lo utilices si tienes alguna enfermedad autoinmune, enfermedad hemorrágica, condiciones cardíacas, insomnio, sistema inmunológico deprimido o esquizofrenia.

9. Granada

La granada es un gran antioxidante natural y aumenta la producción de óxido nítrico. Este metabolito ayuda a mejorar el estado de los vasos sanguíneos y la circulación corporal, en particular, en la zona pélvica, lo que favorecería la erección.

Beber jugo de granada una vez al día durante cuatro semanas podría mejorar el flujo sanguíneo al pene y favorecer la función eréctil. Sin embargo, se necesita más investigación para determinar los mecanismos precisos por los cuales el jugo de granada puede ayudar a la función sexual.

¿Cómo prepararlo?

Para realizar el jugo, parte 2 granadas a la mitad. Extrae el interior con ayuda de una cuchara y procésalo en una licuadora. Por último, puedes colarlo antes de beber una vez al día.

10. Acupuntura

La acupuntura es una técnica de la medicina tradicional china que consiste en la inserción de agujas finas en la piel en diferentes puntos estratégicos. Su uso es frecuente para tratar distintos problemas de salud. Y por su capacidad de mejorar el flujo sanguíneo, se considera una opción natural para apoyar el tratamiento de la disfunción eréctil.

Una revisión publicada en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine detalla que la acupuntura sería efectiva en el tratamiento de la disfunción eréctil, en especial de la disfunción eréctil funcional. No obstante, la evidencia es bastante escasa.

11. Canela

Los efectos afrodisiacos de la canela son conocidos por muchos. A pesar de que aún hacen falta más estudios, existen datos sobre que el aceite de canela y, en particular, el componente cinamaldehído podrían mejorar la función eréctil.

¿Cómo consumirla?

Puedes incorporar canela a tu dieta o preparar una infusión con una rama de canela y una taza de agua caliente. Deja que la canela repose por 10 minutos, cuela y bebe una vez al día. En el caso de los suplementos, se recomienda entre 120 miligramos y 6 gramos diarios por un máximo de 4 meses.

Ten precaución si tienes diabetes o consumes algún medicamento.

12. Tongkat ali

La tongkat ali es una planta asiática utilizada de forma popular como afrodisiaco. Sus extractos pueden aumentar la testosterona en el cuerpo y, por lo tanto, influir en la disfunción sexual.

Como indica un estudio de Maturitas, casi la mitad de los hombres que consumieron el extracto de la planta notaron una mejoría en la función eréctil. Además, los efectos fueron aún más significativos en quienes lo combinaron con actividad física.

¿Cómo consumirla?

Es posible conseguirla en forma de extracto en polvo o cápsulas. Es seguro consumir entre 200 y 400 miligramos diarios. Sin embargo, debes ser cauteloso con su uso porque aún está bajo análisis y consultar con un médico, sobre todo si tomas alguna medicación.

Algunos suplementos de tongkat ali podrían tener mercurio o plomo, por lo que tomar demasiado ocasionaría intoxicaciones o efectos secundarios.

13. Cayena

La pimienta de cayena podría actuar como vasodilatador. Así, puede favorecer la circulación de la sangre en la zona abdominal y pélvica y aumentar la libido, según Recent Advances in Male Reproductive System.

Por eso, existe la creencia de que es una solución para la erección débil, ya que ayudaría a lograr erecciones duraderas y más eyaculaciones. A pesar de ello, todavía son necesarios estudios al respecto.

¿Cómo usarla?

Puedes utilizar los pimientos de cayena para condimentar las comidas, como carne y pescado, o en salsas. No te excedas con el consumo, ya que podría ocasionar malestar estomacal o acidez.

Debido a uno de sus principales componentes, la capsaicina, puede interactuar con los medicamentos anticoagulantes, la aspirina, los antiácidos o inhibidores de la ECA.


Más consejos para ayudar a tratar la disfunción eréctil

Además de los remedios caseros para la disfunción eréctil que hemos presentado, existen consejos para prevenir la disfunción y también tratarla que puedes incluir en tu rutina diaria. Te dejamos algunas recomendaciones al respecto:

  • Evita la ingesta regular de alcohol: beber mucho alcohol aumenta el riesgo de padecer esta afección y de que empeore. Por eso, modera su consumo.
  • Considera asistir a terapia psicológica: si la disfunción tiene un origen psicológico, la terapia sexual para los problemas de erección es una opción.
  • Deja de fumar: la ingesta de tabaco aumenta el riesgo de padecer disfunción eréctil. Por eso, intenta reducir o eliminar por completo este hábito.
  • Duerme 8 horas diarias: la falta de sueño nocturno es un predictor de disfunción eréctil. Intenta dormir ocho horas continuas y, en lo posible, en un horario regular.
  • Controla tus niveles de estrés: el estrés crónico puede desencadenar episodios de impotencia sexual. Puedes buscar actividades de relajación o practicar algún deporte.
  • Realiza ejercicio físico: según Sexual Medicine, el ejercicio aeróbico moderado a vigoroso de 160 minutos semanales por al menos 6 meses puede ser efectivo en ciertos casos de disfunción eréctil.
  • Pierde peso: los hombres con sobrepeso que padecen disfunción eréctil pueden beneficiarse de un programa de reducción de peso, según lo detalla Andrología. Lo ideal es incluir actividad física regular y complementarla con una dieta.

Disfunción eréctil y las alternativas naturales

Como hemos visto, algunos remedios caseros pueden ayudar a mejorar la disfunción eréctil. En el mercado se encuentran estos productos naturales alternativos al tratamiento convencional. No obstante, es importante tener precaución al escogerlos, pues pueden resultar contraproducentes.

Recomendamos consultar con un especialista sobre estos métodos antes de usarlos. Esto es importante si sigues un tratamiento médico o si sufres alguna enfermedad crónica, como diabetes o hipertensión arterial.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.